"Seguimos positivos a largo plazo en deuda emergente", Pictet AM

"Seguimos positivos a largo plazo en deuda emergente", Pictet AM

Pictet

La deuda de mercados emergentes, tras un inestable comienzo de año, se ha recuperado, con una combinación de factores técnicos y flujos de inversión. Ahora es más vulnerable a la volatilidad a corto plazo, aunque el sentimiento de los inversores es más positivo y algunos países emergentes trabajan para apuntalar sus economías.

Los fondos de deuda de mercados emergentes registraron la primera semana de abril entradas de cerca de 1.000 millones de dólares según EPFR, por primera vez en positivo desde 2013. Además observamos flujos de inversores institucionales, que previsiblemente continuarán, si bien a ritmo más lento, debido a preocupaciones sobre volatilidad de las divisas.

De hecho, a pesar de noticias y datos económicos negativas, los bonos de deuda emergente se han estado mostrado particularmente resistentes, incluyendo algunas de las divisas más frágiles. Hay que tener en cuenta que Brasil, Indonesia y Sudáfrica han podido estabilizar sus posiciones de balanza por cuenta corriente. Estos países han permitido depreciar sus monedas, como mecanismo estabilizador automático. En el pasado las habrían defendido consumiendo reservas de divisas. En concreto el Banco Central de Sudáfrica es de los más creíbles, especialmente respecto a la inflación.

Pero creemos que este rally, más que debido a un verdadero cambio en fundamentales, es atribuible a factores técnicos como la cobertura de posiciones cortas, así como el atractivo de los cupones. De manera que esta deuda es vulnerable a una corrección a corto plazo, lo que justifica una posición cautelosa.

Si la Reserva Federal mantiene su pausado ritmo la deuda de mercados emergentes puede hacerlo bien. Pero si el crecimiento es mayor de lo esperado y el mercado comienza a descontar un incremento de tipos de interés más agresivo, antes de lo previsto, podemos ver las divisas emergentes de nuevo bajo presión.

De todas formas, con la mejora gradual de los datos económicos, seguimos positivos a largo plazo. De hecho, los fundamentales son mejores ahora que en los últimos meses, aunque las exportaciones parece que no han aprovechado tanto como esperamos la debilidad de las monedas. Esto plantea interrogantes sobre una potencial erosión de la competitividad ante el aumento de los costes laborales.

Así que necesitamos progresos significativos en la implantación de reformas estructurales. En promedio estos países han puesto en marcha sólo alrededor de un tercio de los cambios recomendados por la OCDE.

  • México ha desarrollado reformas en energía y educación y reducido barreras a la competencia y la empresa.
  • Brasil, una sorpresa –ha promulgado más reformas de lo previsto, aunque el impulso de las infraestructuras sigue siendo un problema importante-.
  • Rusia, por el contrario, no ha promulgado ninguna de las reformas que necesita y
  • Turquía ha sólo una, en educación. Además vigilamos el ciclo de elecciones de este año, que probablemente no implique cambios en Turquía, pero si algunas reformas adicionales en Brasil, India y tal vez Indonesia.

Hemos llegado a aumentar la exposición a variaciones de tipos de interés en Singapur, donde la autoridad monetaria tiende a la flexibilización para apoyar el crecimiento y en Filipinas, donde los fundamentales han mejorado, como refleja su calificación crediticia grado de inversión. Por el contrario hemos infra-ponderado bonos de Hong Kong, dada su baja rentabilidad y alta correlación con bonos coreanos. Las sobre-ponderaciones recientes en moneda han llegado a incluir peso filipino y renminbi chino y las infra-ponderaciones dólar de Singapur. Hemos infra-ponderado lira turca, que creemos sufrirá por su déficit por cuenta corriente y tensiones políticas hasta las elecciones y sobre-ponderando rand sudafricano -puede estar empezando un ciclo alcista de tipos de interés-. Además estamos empezando a aumentar la infra-ponderación del peso chileno -su banco central está recortando tipos de interés en un entorno de menor crecimiento económico– y real brasileño, vulnerable tras un fuerte rally -las encuestas indican que la presidenta Dilma Rousseff está perdiendo apoyo a su reelección-. En deuda en dólares hemos cerrado infra-ponderaciones en mercados de mejor calificación crediticia con alta correlación con la deuda del Tesoro de EEUU, como bonos de México y Brasil, tras el rally del primer trimestre.  También hemos llegado a infra ponderar bonos de Chile, China, Malasia y Filipinas y sobre-ponderar Venezuela, donde las reformas del sistema monetario han reducido considerablemente el riesgo de un inminente evento de crédito.

Pictet.Emergentes

Mary-Thérèse Barton, CFA, gestor senior de deuda emergente de Pictet AM

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar