Argos Capital: Carta a los inversores en abril

Argos Capital: Carta a los inversores en abril

argos capital

El 16 de Diciembre de 2010 inició su camino el fondo Argos Capital FI (en adelante “Argos”) con un valor liquidativo de 10€ por participación. A 31 de Marzo de 2014 su valor liquidativo era de 11,626797€, lo que representa una ganancia del +16,27% sobre el valor inicial y un +3,59% en lo que va de año. El mes de Marzo ha sido bastante movido con los mercados subiendo, bajando y volviendo a subir al final del mes. En todo ese proceso, el Argos se ha comportado como si las cosas no fueran con él y hemos seguido subiendo en el mes y comportándonos mejor que los índices en los recortes,…lo que llevó a uno de los argonautas de Valencia a decirme: “¿cómo es que el Argos no cae?”. Sí cae, evidentemente, pero sí es cierto que “poco”, de hecho, estamos en máximos históricos de valor liquidativo en cierre mensual. Seguimos concentrados en el margen de seguridad y lo que os pueda insistir en la disciplina a la hora de invertir sigue siendo fundamental.
 
 
La siguiente tabla compara el valor liquidativo del Argos con los principales índices:
 

argos capital rentabilidad

Durante el mes de Marzo, los mercados han fluctuado con el miedo a Crimea, Ucrania y Rusia y la posible entrada del mundo en un nuevo conflicto de alcance inesperado,…de momento parece que el poderío militar ruso frente a Ucrania ha sido suficiente para que nadie quiera lanzarse a conflictos de mayor gravedad. Pero los mercados se toman las posibilidades como si ya fueran un hecho y, como os he escrito en otras Cartas, llevan las situaciones al extremo, para lo bueno y para lo malo. En el caso de Crimea para lo malo, por lo que esperándose una escalada bélica, el temor de los cañones y problemas en el abastecimiento del petróleo y gas para Europa hicieron que los mercados cayeran hasta perder lo ganado desde comienzos de año. El Argos en todo ese tiempo se mantuvo siempre en positivo mostrando su fortaleza en las caídas, mientras algunos de los índices se pusieron en negativo desde Enero.
 
Tras la Reunión Anual del Argos en la Cámara de la Propiedad Urbana de León, os transcribí las preguntas y mis respuestas,…espero que todos las hayáis podido leer y que os hayan sido útiles. En ellas, que creo que merece la pena que lo hagamos todos los años dado la buena acogida que habéis mostrado y a las preguntas que argonautas y no argonautas (¡cachis, aún no sois reyes, príncipes o héroes! ) me habéis enviado, creo que tenéis un buen motivo para releerlas de cuando en cuando- lo mismo que os aconsejo que hagáis con la Carta de Lanzamiento y con las mismas Cartas mensuales-, ya que os servirá para ir aprendiendo cada vez más sobre el Argos y su comportamiento.
 
A lo largo de las citas del inicio, en especial la “larga” cita de Seth Klarman, se nos insiste por parte de grandes inversores en mantener la prudencia y la paciencia. Yo os he venido comentando desde hace tiempo que entrábamos en un periodo de disciplina, un periodo en el que la disciplina a la hora de invertir iba a ser más importante que los resultados en sí, un periodo en el que era previsible que los mercados se dispararan y obtuvieran fantásticos resultados y en el que pareceríamos idiotas por no lograr lo que cualquiera podría hacer sin esfuerzo, un periodo en el que la paciencia y el convencimiento de no comprar sin margen de seguridad es tremendamente importante.
 
Como dice Klarman- y Buffett ha comentado parecido en otras ocasiones- los mercados no están aquí para hacernos ricos y aquellos que se están centrando en saltar de ola en ola podrán llevarse un día el disgusto de que se les ha escapado el agua bajo sus pies y vendrán las lamentaciones (el rechinar de dientes que decían en el Antiguo Testamento). Prefiero asumir el riesgo de vender antes de tiempo y contar con suficiente liquidez mientras aún hay gente que quiere pagar precios ridículos por títulos con poco o nulo margen de seguridad y esperar tiempos mejores o mejores alternativas para la liquidez que ahora nos ofrecen.
 
El objetivo de invertir es poner nuestro dinero hoy en aquellos títulos o activos en los que esperamos recuperar, al menos, la misma capacidad de compra dentro de un tiempo y, a ser posible, más. Es muy jugoso en estos tiempos plantearse saltar hacia aquellos títulos que nos prometen una mayor renta, sean plazos fijos, sean bonos del Tesoro a largo plazo, sean SOCIMI sobre las que he escrito alertando contra el peligro de invertir en ellas sin mirar el precio que estamos pagando o sean acciones (parto de la base de que cuando os llamen de las entidades financieras para ofreceros fondos garantizados o estructuras de cualquier tipo, ya sabréis decirles sin problema que “no, gracias”); en todos esos casos es más fácil caer en la tentación del corto plazo y seguir a la masa que el apostar por el camino difícil y solitario.
 
En este último caso incluso podríamos ver cómo nuestro comportamiento no sólo no sigue al mercado sino que resulta en pérdidas,…de momento el Argos las ha venido evitando e incluso a lo largo del mes hemos llegado a tener mayor rentabilidad que todos los índices del mercado. Incluso ahora con una posición en bolsa del 66% hemos venido consiguiendo lo que en el argot financiero se denomina como mayor upside que downside, esto es, cuando el mercado sube subimos bastante y cuando cae, caemos poco. La fuerte recuperación del mercado en los últimos días del mes no nos ha impedido obtener una rentabilidad decente pese a estar poco invertidos en bolsa. (Los argonautas ya sabéis a qué es debido nuestra posición actual, el resto lo entenderéis al seguir leyendo esta Carta).
 
En líneas generales intento comprar buenas empresas, entendiendo por tales aquellas que son saneadas, rentables y bien gestionadas y, por supuesto, a precios atractivos; el Argos puede comprar otro tipo de empresas, las conocidas como deep value en las que resumiendo nos encontramos con empresas no especialmente rentables pero a precios muy ridículos. Ambas alternativas son eficientes y aportan valor y, personalmente, pienso que son complementarias y no antagónicas. El problema actual es que hay pocas de ambas para elegir.
 
Sin embargo, si he de elegir siempre intentaré elegir primero las buenas empresas antes que las deep value, por varios motivos pero el principal que el tiempo es amigo de las empresas excelentes y enemigo de las mediocres, en palabras de Warren Buffett; básicamente la ventaja de las primeras es que son capaces de componer su capital a ritmos elevados, mientras el “truco” o la rentabilidad de las otras depende de que alcancen su valor intrínseco lo antes posible y que seamos capaces de seguir incorporando nuevas empresas de ese estilo a buen ritmo. Si la empresa mediocre dobla su valor en diez años, la rentabilidad media habrá sido del 7% anual,…porca miseria.
 
Si lo vemos en números tenemos el siguiente ejemplo: Imaginad dos empresas, la Guay y la Pobriña. La primera es capaz de conseguir una rentabilidad sobre sus activos tangibles del 18%, cotiza a un PER actual de 11.11 veces y la podemos comprar a un precio sobre valor en libros de 2 veces. Esto se traduce en que con un tangible book igual para ambas compañías de 1.000 millones de euros, tenemos que la empresa Guay SA es capaz de conseguir unos beneficios de 180 millones y estamos pagando por ella 2.000 millones de euros. O lo que es lo mismo, un yield inicial del 9%.
 
Por el contrario, la Pobriña SA, con esos 1.000 millones de valor tangible es capaz de conseguir sólo unos beneficios de 80 millones, cotiza a un PER actual de 8.13 veces y la podemos comprar a un precio de 650 millones, esto es al 65% del valor tangible,…muy por debajo de lo que estamos pagando por ese mismo importe de activos tangibles de la empresa Guay SA. O un yield inicial del 12.31%.
 
Sin embargo, aunque la Pobriña la estamos comprando a un precio sobre valor tangible muy inferior(y a un Per mucho más bajo, también)- a precios especialmente deep value- la ventaja de una u otra tenemos que verla en la rentabilidad que cada una es capaz de conseguir. La Pobriña SA aunque reinvierta el total de sus beneficios sólo es capaz de conseguir que crezcan a ritmos del 8%, lo que significa que suponiendo que en diez años haya logrado seguir generando un 8% sobre su valor en libros (que ha incrementado anualmente) y que para ese entonces en vez de cotizar al 65% de su valor en libros lo hiciera al 100%, tendríamos una rentabilidad anual del 12,75%,….lograda principalmente por la revalorización de su cotización en libros, del 65 al 100%.
 
La empresa Guay, sin embargo, por la que pagamos dos veces el valor en libros y que es capaz de componer su valor al ritmo del 18%, si en diez años estuviera cotizando a sólo 2.1 veces el valor en libros- muy por debajo de la mejora que estamos estimando de mejor valoración por el mercado de la Pobriña-, tendríamos una rentabilidad anual media del 18.58%. Prácticamente generado sólo por la empresa, sin tener en cuenta ninguna ayuda por valoración del mercado. Si supusiéramos que en el futuro cotizará a un PER más razonable de 16 veces, la rentabilidad anual media ascendería al 20.37%.
 
Conseguir encontrar empresas que compremos al 65% del valor en libros y que las vendamos en uno o dos años al 100% implica una revalorización del 54%, lo que en uno o dos años – incluso tres años- nos permitiría tener rentabilidades promedio muy elevadas; pero si hemos de mantenerlas en cartera más tiempo, aunque finalmente el mercado nos dé la razón a nuestros cálculos, si lo hace tarde nuestra rentabilidad se desplomará. En cambio, con la empresa Guay SA, el tiempo nos favorece. Por eso algunas de nuestras empresas las podemos vender cuando han alcanzado cierto nivel sobre su valor intrínseco y otras, merece la pena dejarlas que sigan incrementando su valor mientras las tenemos en cartera.
Y sin embargo, el precio es el elemento fundamental en la comparativa; si por Guay SA estuviéramos pagando un PER de 19,44 veces sus beneficios o lo que es lo mismo 3.5 veces su valor tangible, la rentabilidad en el mismo periodo se nos desplomaría al 12.12% de media anual y si suponemos que cotizaran sus beneficios a 16 veces, la rentabilidad media anual sería del 13.82%. La empresa sigue generando su buena rentabilidad pero si pagamos caro, nuestra rentabilidad disminuirá. Precio es lo que pagas, valor es lo que obtienes.
 
Al igual que en cartas anteriores, para que la comparativa de la evolución de vuestro fondo con los mercados pueda daros algo más de información ya que cada vez pesa más en la cartera, y dado que las primeras decisiones se tomaron el 21-1-2011, puede ser interesante ver qué tal se han valorado por el mercado las compañías que tenemos en la cartera desde esa fecha hasta el 31-3-2014. La evolución de los respectivos índices en ese periodo ha sido el siguiente: -4.51%, +15.25%, +18.17%, +56.32% y +6.43% respectivamente. La selección de bolsa en ese mismo periodo nos ha generado un +14.20%; en el año lleva un +2.39%( en ambos casos sin incluir dividendos en nuestra cartera que rondaría el 5% anual- actualmente entorno al 6.5%, y que varios de los índices sí los incluyen). En este punto os hago un inciso, como sabéis hemos ido vendiendo alguna de las empresas que teníamos con fuertes plusvalías; mientras la teníamos en cartera su “beneficio” se mostraba en la comparativa. Al haberlas vendido y realizar la plusvalía, ya no aparece su efecto en esta comparativa. Al igual que en la carta anterior no os fijéis en los movimientos a corto, tened la vista puesta en el sendero y el objetivo a largo plazo.
 

SOMFY Group

Los argonautas recibisteis en su momento el comentario de actualización donde os indicaba que había vendido las acciones de esta empresa, que es lo que nos ha hecho tener una posición en bolsa del 66% ya que, de momento, lo he mantenido en liquidez.
 
No tengo nada en contra de esta empresa, todo lo contrario, recordaréis que fue como una especie de turrón de chocolate Suchard,…llevábamos un año esperándola, sin embargo desde que la compramos en 2012- fecha promedio 20 de Mayo- hemos conseguido una rentabilidad del 103.08% incluyendo dividendos,…o lo que es lo mismo, una rentabilidad anualizada del 48.11%, no está mal, lo reconozco y espero que os unáis a mí en nuestro agradecimiento a esta compañía y a sus gestores,…y también a la alegría general de los inversores que han estado más que dispuestos a pagarnos una buena cantidad por nuestras acciones.
 
Somfy ha seguido creciendo sin problemas y sigue siendo una empresa que me encanta, lo único que deseo es que se desplome cuanto antes y así poder comprar de nuevo en ella y dejarla que nos siga ofreciendo su buen hacer. Lamentablemente desde que la vendimos sólo ha recortado un cinco por ciento,…tendrá que recortar más- o que su valor crezca mucho más.
 
Básicamente el motivo para venderla no ha sido otro que aprovechar el subidón del mercado para vender esta compañía y realizar la plusvalía que teníamos latente (sólo los dividendos de estos años han sido rentabilidad “efectiva” hasta la venta final). De momento, esa decisión nos ha permitido incrementar la posición en liquidez,…lo que significa que en el corto plazo, si el mercado sigue subiendo- que yo no lo sé- nos veremos “penalizados”,…pero el objetivo real de cualquier proceso de inversión es ganar dinero al menos al ritmo de la inflación, y de ahí en adelante todo lo que se pueda, pero al igual que otros grandes inversores, nuestro objetivo de batir a los mercados en el medio y largo plazo puede suponer un peor comportamiento en el corto plazo.
 
¿Recordáis los cinco años de Klarman o los inicios de Bill Ruane?, yo no seré tan buen inversor como ellos pero me sigo resistiendo a pagar caro simplemente porque está subiendo.

 

Finalmente, el webinar de Rankia fue un placer tenerlo y charlar con los oyentes sobre nuestro Argos y explicarles lo que intentamos hacer,…parece que gustó y así me lo han comentado. Como os comenté, ninguno de los gastos se le aplicará al Argos, por lo que seguimos manteniendo uno de los menores costes ocultos de la industria. Y desde aquí quiero agradecerle tanto a Enrique Roca como a Carla Quinto y al resto del equipo de Rankia, la amabilidad y la atención que me brindaron,…es uno de los foros de inversión de internet que podéis encontrar en español que más merecen la pena; os recomiendo que lo tengáis en vuestra sección de “Favoritos”,…yo suelo entrar a diario y raro es no leer algo interesante.

  1. #1
    13/05/14 21:34

    Saludos; me he alegrado especialmente descubrir en Rankia la carta a los inversores del Argos " Donde Príncipes y Reyes " navegamos por las procelosas aguas del mercado.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar