¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Fondos de inversión
Los mejores fondos de inversión

Fidelity: "China, un país que evoluciona en medio de una transición económica"

Fidelity
 
Ya hemos visto que la revalorización de las inversiones no va necesariamente de la mano del crecimiento del PIB y en países como China (con frecuencia considerada como el motor del crecimiento asiático) esto ha sido especialmente cierto en 2012, año en el que las acciones chinas se han situado entre las de peor comportamiento en Asia, a pesar de que el país tiene una de las tasas de crecimiento del PIB más elevadas del mundo. No obstante, creemos que China sigue siendo atractiva como propuesta de inversión a largo plazo debido a varios factores de larga evolución, entre ellos el aumento de la urbanización, el auge de las clases medias, la transición desde un modelo económico orientado a la exportación hasta un modelo basado en el consumo interno y el proceso continuo de liberalización económica gradual.
 

Estabilización del crecimiento

La mayoría de los que invierten en China estarán familiarizados con sus motores fundamentales a largo plazo: una de las tasas de crecimiento del PIB más altas del mundo, fuertes crecimientos de los beneficios, aumento de la urbanización, auge de las clases medias, auge del consumo interno, grandes programas de inversión en infraestructuras y gran potencial de crecimiento en decenas de sectores con bajas tasas de penetración impulsados por la población más grande del planeta. Sin embargo, en fechas recientes los inversores han tenido que aceptar tasas de crecimiento anual que han pasado de los dos dígitos a unas cifras más prosaicas en torno al 7-8%. Esto refleja en parte las incertidumbres externas, como la crisis de deuda pública en la zona euro y la preocupación por el endeble crecimiento de EE.UU. y su “abismo fiscal”, pero también es un reflejo del cambio de prioridades de los dirigentes chinos. Después de reducir formalmente su objetivo de crecimiento para 2012, parece que los dirigentes chinos están dispuestos a abrazar un crecimiento más equilibrado y de calidad y alejarse del frenesí exportador de la pasada década. Sin embargo, tras una andanada de malos datos económicos, las autoridades también parecen estar preparadas para apoyar el crecimiento y cuentan con mucho más margen para hacerlo que sus homólogos de Europa. En cualquier caso, las autoridades serán reacias a poner en marcha un gran paquete de estímulos fiscales como el que aplicaron en 2008 tras la quiebra de Lehman, por miedo a desencadenar otra espiral inflacionista.
 
Crecimiento población urbana de China
 
En septiembre de 2012, China aprobó planes de inversión en infraestructuras por valor de 1 billón de yuanes (158.000 millones de dólares). Estos planes englobaban carreteras, plantas de tratamiento de aguas residuales, puertos y modernización de instalaciones de almacenamiento y vías navegables, y su objetivo es apoyar el crecimiento y reforzar la confianza. A la vista de las dificultades en el 
plano internacional y las presiones bajistas sobre la economía china, el gobierno ha señalado la necesidad de mejorar las infraestructuras para conseguir un crecimiento más estable. Muchos observadores de la realidad de China esperan nuevas medidas de estímulo tras el cambio de gobernantes -el único que habrá esta década- anunciado en el XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista de China en noviembre para reforzar el optimismo y dar un impulso a ciertos sectores. Sin embargo, el país pondrá mucho cuidado en no repetir errores pasados y los controles sobre la demanda especulativa de viviendas seguirán siendo una constante a largo plazo. Lo que probablemente veamos serán paquetes de gasto específicamente dirigidos a impulsar aquellos sectores de la economía más necesitados y restricciones continuadas en otros sectores que en el pasado se han sobrecalentado.
 
China se reorienta hacia el crecimiento basado en el consumo
 

Sectores que nos gustan 

No hay duda de que las acciones chinas se han visto afectadas por la reciente desaceleración del crecimiento y el endurecimiento monetario aplicado para luchar contra la inflación descontrolada entre 2009 y 2011. Sin embargo, las acciones chinas cotizan actualmente con valoraciones históricamente bajas, lo que presenta una buena oportunidad de compra para los inversores con un horizonte a largo plazo. En concreto, a nuestros analistas les gustan los sectores relacionados con el consumo, como los medios de comunicación y la publicidad, algunas empresas de Internet (como Tencent), alimentación y bebidas (en especial las marcas fuertes, como la cervecera Tsingtao) y algunas empresas de transporte tras las reformas en el marco reglamentario y de competencia. Las aseguradoras son otra apuesta atractiva por el aumento de la riqueza, ya que cada vez más chinos optan por contratar seguros de vida privados. Nos gustan algunas empresas de medios de comunicación, ya que prevemos que las empresas de consumo tendrán que gastar mucho más en publicidad en el futuro para captar clientes conforme los mercados vayan madurando. En cuanto a la alimentación y las bebidas, seguimos pensando que el consumo medio per cápita es bastante bajo comparado con los niveles que se observan en las economías desarrolladas y, por lo tanto, vemos mucho margen de crecimiento siempre que las empresas tengan un buen poder de fijación de precios, una amplia red de distribución y un equipo directivo capacitado. Nos siguen gustando algunas empresas de Internet, siempre que sus modelos de negocio sean sostenibles y sus prácticas de gobierno corporativo aceptables. 
 
La otra cara del menor crecimiento de China ha sido el impacto negativo sobre las empresas que han suministrado materiales para el boom anterior, como las mineras, los productores de metales y los fabricantes de maquinaria pesada de Europa, EE.UU., Australia y Brasil. China es una importante fuente de demanda internacional en estos mercados. Este impacto negativo ha sido especialmente fuerte en Australia, al que el gigante asiático compra actualmente el 25% de sus exportaciones totales, lo que significa que su menor crecimiento ha afectado a los beneficios, los salarios, el empleo y el dólar australiano.
 

Crecimiento del mercado Dim Sum 

Nuestros analistas de renta fija también están ampliando la cobertura de los denominados bonos Dim Sum, un mercado que está creciendo con fuerza. Creemos que los bonos Dim Sum (denominados en yuanes y emitidos en Hong Kong en el mercado externo) son atractivos porque se caracterizan por una menor volatilidad y una correlación relativamente más baja con otras monedas asiáticas; así, las rentabilidades potenciales dependen tanto de los flujos de renta como del componente divisa. Recientemente la liquidez se ha ampliado gracias a una mayor diversidad de emisores que salen al mercado. También se considera de forma general que el yuan va a revalorizarse con el tiempo debido al compromiso de China de liberalizar progresivamente su moneda y al mayor potencial de crecimiento económico comparado con otros mercados desarrollados, aunque la apreciación de la divisa no está garantizada. Nuestros analistas apuestan por un enfoque de inversión prudente y por eso nos centramos actualmente en los bonos de alta calidad crediticia, debido a las frecuentes estructuras crediticias opacas, las garantías difusas o inexistentes y al hecho de que este mercado todavía tiene que pasar una prueba de fuego en forma de un impago. Mirando más allá del mercado de bonos Dim Sum, creemos que el “nivel de protección al inversor” en los mercados asiáticos de renta fija necesita más atención (especialmente el tratamiento equitativo de todos los acreedores) para estar al nivel de los mercados desarrollados. 
 
Las acciones chinas cotizan actualmente con valoraciones históricamente bajas, lo que presenta una buena oportunidad de compra para los inversores con un horizonte a largo plazo. 
 

El fondo de Fidelity FF China Consumer Fund

China se encuentra a las puertas de una nueva era: Esta gigantesca región se está convirtiendo a pasos agigantados en el líder de la economía mundial. Los chinos están listos para adelantarse a las economías más importantes del mundo. China alcanzará la siguiente fase de su crecimiento económico a través del consumo, espoleado por 1.300 millones de consumidores chinos.

El consumo es el motor económico que está a punto de marcar el preludio de una nueva era de prosperidad duradera en China; se trata de la liberación de una demanda contenida de proporciones épicas.

Desde cepillos de dientes y lavadoras hasta bolsos de lujo: 1.300 millones de chinos desean mejorar su nivel de vida y convertir sus sueños y deseos en realidad, lo que significa que están ávidos de consumir. Además, por primera vez cuentan con los medios económicos necesarios para hacerlo.
Consumo China
 
El FF China Consumer Fund es el único fondo que invierte en este nuevo mercado. Otros fondos invierten principalmente en sectores ya desarrollados del mercado de valores chino o adquieren nombres de marcas globales de países occidentales industrializados, en lugar de acciones del sector de bienes de consumo de China.
 
Los consumidores chinos se inclinan por los productos locales. Por eso, muchas marcas mundiales fabrican una versión china para el mercado local. No obstante, las marcas locales ofrecen ventajas claras. Están específicamente hechas a la medida de las necesidades chinas, estás subvencionadas por el gobierno y son asequibles para la gran mayoría de la población. 
 
Territorio virgen para inversores privados: Las nuevas y prometedoras empresas chinas son casi desconocidas en Europa. Sin embargo, Fidelity cuenta con expertos radicados en China que están familiarizados con las empresas chinas más prometedoras. La inversión en el nuevo fondo de Fidelity concede la oportunidad de participar en este mercado aún ignoto.
 
 

Fondo Fidelity FF China Consumer Fund

¿Quieres conocer tu perfil de riesgo?

Rellena nuestro test y descubre cuál es tu perfil de riesgo.

Descubrir mi perfil


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar