¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Estrategias con CFDs de CMC Markets
Acciones, índices mundiales, materias primas, divisas y mucho más

Guía para entender el Brexit y sus consecuencias para las empresas españolas

Hoy es 10 de abril de 2019 y, teóricamente, Reino Unido debía abandonar la UE este viernes, día 12, si no se aprobaba el acuerdo al que llegó Theresa May con sus (todavía) socios europeos. Acuerdo vetado ya 3 veces.

Una salida sin acuerdo, sin embargo, sería un caos, no sólo para ellos sino para toda Europa. En eso estamos todos de acuerdo. Por ello el lunes el parlamento británico aprobó por mayoría convertir en Ley la moción que obliga a May a pedir prorroga. Obligatorio por Ley impedir un Brexit sin acuerdo. Primera vez por cierto que se convierte en Ley una moción presentada por los backbenchers (diputados sin cargo) sin el apoyo del gobierno.

En Europa también están de acuerdo en que no puede haber salida desordenada. Es por ello que al final la Unión siempre le saca a May las castañas del fuego. Esta misma mañana se publica que los 27 coinciden en que debe concederse la prórroga sí o sí.

A partir de las 18:00 de hoy habrá cumbre extraordinaria para abordar el tema. Las asperezas a limar vendrán por la duración de la extensión del plazo: mientras Donald Tusk (presidente del Consejo Europeo) propone extenderlo hasta un año, muchos del resto de miembros no quieren ir más allá del 22 de mayo (para evitar que los británicos tengan que votar en las europeas) y la propia May habla del 30 de junio.

En medio de todas estas reuniones, de las idas y venidas, el acuerdo con el que la primera ministra británica ha fracasado hasta en tres ocasiones sigue estando ahí: redactado y sin cambios. He aquí la parte más delicada del asunto: es difícil que los 27 den su brazo a torcer en cuanto a cambiarlo. Así que el bucle vuelve a empezar: ampliación del plazo-presentación del May del acuerdo al parlamento británico-votación en contra-ampliación del plazo.

 

¿Qué es lo que tan poco gusta a los británicos del acuerdo?

 

Esa es la gran pregunta. No gusta ni a los más euroescépticos ni por supuesto a los que se quieren quedar. Algunos de los puntos más polémicos son los siguientes:

 

  1. Frontera con Irlanda:   A la República de Irlanda e Irlanda del norte les separan 500 km de largo, donde reina la paz desde hace tiempo; dicha paz se podría perturbar si de pronto los norirlandeses se toparan con una barrera, puestos de control y una aduana.  Sin embargo, eso es lo que los unionistas conservadores quieren. El acuerdo firmado en Noviembre incluye una “cláusula de salvaguarda”, que establece que se impondría una red de seguridad en lugar de una frontera palpable, pero obligando entonces a UK a permanecer dentro de un “territorio de aduanas único”. Es decir, sin tarifas aduaneras entre Reino Unido y la UE, así como con limites en las tasas a imponer para las importaciones a otros países de la UE. Esto es justo lo que nadie quiere, especialmente los brexiters más radicales, que no quieren cumplir ninguna norma aduanera que venga de Bruselas. Y menos al DUP (unionistas irlandeses) que no quieren que Irlanda del Norte esté integrada de en la Unión Comunitaria ni tener una relación con Reino Unido como si fuera “un tercer país”. Boris Johnson , uno de los conservadores brexiters más radicales decía que “Irlanda del norte podría convertirse en una colonia económica de la UE”.
  2. Factura: el acuerdo estipula que Reino Unido seguirá aportando al presupuesto los dos siguientes años como si aún perteneciese a la Unió; su factura: unos 7.000 millones de euros, así como su participación en los presupuestos que van de 2014 a 2020. A la inversa UK recibirá también fondos de la Unión, para liquidar su participación en diversas instituciones. La cuenta neta final sale a favor de Bruselas.
  3. Los derechos de los ciudadanos: según el tratado los ciudadanos que se encuentren en Londres a 29 de marzo podrán mantener los derechos de residencia, trabajo, asistencia sanitaria, estudio etc. Incluso se respetará para aquellos que lleguen durante “el periodo transitorio”. Esto también aplica a los británicos que residen fuera. Pero el derecho a moverse libremente dejará de existir una vez el Brexit haya entrado en vigor. Ni a los más conservadores ni a los activistas les convence este punto. A los primeros porque eliminarían el proceso de “transición” y a los segundos porque no quieren que su libertad de movilidad “tenga fecha de caducidad”.  

 

La UE ,por su parte, en un documento explicativo sobre el Brexit elaborado por la Comisión Europea deja claro que una de sus prioridades a la hora de negociar ha sido “proteger a los ciudadanos que construyeron sus vidas dentro de los derechos como miembros de la EU” (…). (Ver imagen):

 

 

 

 

¿Cómo afecta a las empresas españolas?: Casos opuestos: Ferrovial vs. IAG

 

Las empresas españolas se verán afectadas, especialmente desde un punto de vista de relaciones comerciales y tramitación aduanera. Las exportaciones de las PYMES serán las que acusen un mayor impacto.

España exporta unos 38.000 millones entre bienes y servicios a Reino Unido. Cómo quedaría la situación después de la salida real (es decir, después del “periodo de transición” que se podría extender hasta el 2.021) es difícil de calibrar. Pueden darse varios escenarios; el peor por supuesto, sería un Brexit sin acuerdo (se antoja a estas alturas bastante improbable), que implicaría que cualquier importación del Reino Unido tendría que pasar los mismos trámites aduaneros que cualquier mercancía llegada de cualquier otra parte del mundo. También tendría que pagar el IVA de importación.

Más probable podría ser adoptar el modelo noruego. Es decir, no pertenecer a la Unión, pero sí al Mercado Común. No hay derecho a voto, pero cumple con gran parte de las normas comunitarias, especialmente las relativas a mercado. Esto a los brexiters más radicales no les convence.

Sea como sea a las PYMES les cambiará la vida. La mayoría no están ni preparadas para afrontar estos posibles nuevos escenarios.

A las grandes también les afecta la salida. Ferrovial, Telefónica, Iberdrola, Sabadell o IAG tienen presencia en UK y alto volumen de negocio.  Ferrovial ha llevado a cabo el traslado de su sede a Holanda desde Reino Unido, con la intención de que pase lo que pase su actividad caerá bajo la legislación de la UE. En cuanto a la actividad afirmaba que dependerá de “cómo decaiga la actividad económica” en el país. Para Ferrovial el Brexit puede suponer incluso una oportunidad ya que la mayoría de sus contratos con UK están vinculados al IPC: si éste aumenta lo hará también la cuantía de las operaciones. Y desde luego cabe esperar incremento de inflación en el país británico, propiciado por una caída de la libra. Todos los bienes y servicios resultarán mucho más caros para el consumidor británico, así como para las empresas, que trasladarán ese coste al consumidor final.

Una de las empresas donde el impacto puede ser mayor es IAG. Su licencia para operar en Europa estaba en la cuerda floja, al no estar claro si la mitad del accionariado pertenece a la UE. Por ello tuvo que vetar a los inversores extranjeros, lo que a su vez derivó en su exclusión de los índices MSCI. El volumen de negocio es muy alto en UK, los pasajeros británicos que dejarían de volar al resto de Europa, los vuelos que sobrevuelan el espacio aéreo británico…Todas estas cuestiones a las que se enfrenta la aerolínea son de nuevo difíciles de responder, dado que no se puede saber qué medidas tomara Reino Unido desde un punto de vista comercial, y tampoco se puede calibrar cómo la separación afectara al turismo, aunque desde luego para los británicos resultara mucho más caro viajar a Europa. Las caídas de IAG rondan el 30% desde el verano pasado.

Al resto de las grandes, la situación les afectara especialmente por como afecte a la propia economía británica la salida. Un descenso del PIB y una mayor inflación afectara al consumo y por tanto a las ventas de todas ellas.

 

Siguientes fechas claves en el Brexit:

 

Esta semana. Con tope el 12 de abril. Esta semana sabremos cual será la extensión de la prórroga.  Sin embargo, no parece que la UE este muy dispuesta a ceder en cuanto al acuerdo, por lo que volvemos al punto inicial. De momento una nueva prórroga dará un respiro a los mercados.

 

 

Conclusión:

 

El peor escenario tanto para las PYMES como para las grandes sería sin duda un Brexit sin acuerdo; a las primeras especialmente por las condiciones y tratados comerciales y a las segundas por cómo afectaría a la situación económica del país. Hoy ya sabemos, y es un adelanto que no habrá Brexit sin acuerdo por lo que tenemos “algo” ganado. Ahora bien, la incertidumbre sigue ahí, ya que los escollos del acuerdo de May siguen estando en el acuerdo, lo que hace que las expectativas no hayan cambiado mucho respecto a Noviembre del 18, cuando se cerró el famoso acuerdo.

 

 

Sara Carbonell

Relationship Manager CMC Markets España 

@Sara__Carbonell

CMC Markets

C / Serrano 21 planta 4ª 28001 Madrid

91 114 07 05

Para descargarte la cuenta demo de CMC Markets y probar su plataforma haz clic en el siguiente botón:

Solicitar demo gratuita

 


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar