Mi república bananera

Después de un largo fin de semana toca abrir el blog y escribir sobre un personaje al que sigo desde hace años. Se trata de Santiago Niño Becerra y es, para que nos entendamos, otro de esos augureros apocalípticos que predijo en pleno boom inmobiliario lo que iba a pasar y nadie le hizo caso. Hace unos días le hicieron una entrevista en XLSemanal que podeis leer completa aquí. Si bien no dice nada que no hayamos comentado alguna vez, cierto es que me quedo con algunas anotaciones que explican con gran simplicidad el negro panorama bancario que se avecina:

Entrevistador. Pero dicen que nuestros bancos son de los más preparados del mundo para afrontar la crisis.
Santiago Niño Becerra. Le doy un dato: entre 2010 y 2012, bancos y cajas españoles tendrán que devolver 412.000 millones de euros. ¿Podrán? No. Es casi el 40 por ciento del PIB español.

E. ¿Y por qué tienen esas deudas acumuladas?
S.N.B. Porque la mitad de lo que las entidades financieras han dado estos últimos años en créditos hipotecarios lo pedían prestado fuera. Era tanto que en España no había suficiente.

E. Pero los bancos están saneados. No tienen subprime.
S.N.B. Eso es una falacia.

E. ¿Tienen?
S.N.B. No.

E. ¿Entonces? ¿Cuál es el problema?
S.N.B. Los bancos tienen un tomate de deuda. Hay un montón de gente a la que le han concedido créditos e hipotecas que van a perder el trabajo y no las van a poder pagar. ¿Qué hará la banca?

E. Soy todo oídos.
S.N.B. Pues desahuciarlos y deberían provisionar los impagos a pérdidas. De momento, están capeando el temporal porque las inmobiliarias morosas están pasando bloques enteros y urbanizaciones a los bancos. Los bancos las han contabilizado a valor de mercado, pero es ficticio.

E. Pero las casas están ahí.
S.N.B. Sí, pero sobrevaloradas. En Europa llaman a este fenómeno las spanish subprime. La banca española no ha mentido, pero hay que hilar muy fino entre mentir y no decir toda la verdad.

Lo de spanish subprime da verdadero miedo. Cada día está mas claro que lo nuestro es un castillo de naipes construido en el tejado de un campanario un día de viento. Empezamos el baile jugando a las fusiones, lo cual demuestra la sinvergonzonería y el mamoneo que ha habido en los últimos años. Cuando empiecen los verdaderos tortazos el show será espectacular. Lo mejor de todo es que todos los gañanes y chupatintas que crearon en su momento este panorama saldrán inmunes y con los bolsillos llenos. Bienvenidos a la república bananera de España.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar