¿Qué ocurre si no puedo cumplir con las condiciones de mi cuenta nómina?

¿Qué ocurre si no puedo cumplir con las condiciones de mi cuenta nómina?

Contratar una cuenta nómina suele acarrear ciertas vinculaciones o requisitos, a cambio de poder beneficiarnos de unas mejores condiciones y rentabilidades. No obstante, puede ser que tu situación económica en un momento determinado no sea la misma que cuando contrataste la cuenta, y ya no puedas hacer frente al cumplimiento de estos requisitos. ¿Qué sucede en estos casos?

requisitos cuenta nómina incumplir

 
 

No puedo cumplir con las vinculaciones de mi cuenta nómina, ¿cómo actuar?

Contratar una cuenta nómina puede suponer para el cliente unas mejores condiciones: promociones y descuentos, devolución de recibos, remuneración en la cuenta, etc. Un ejemplo lo encontramos en la Cuenta Nómina de Bankinterque se caracteriza principalmente por ofrecer una rentabilidad del 5% TAE durante el primer año (saldo máximo a remunerar de 5000€); y un 2% TAE a partir del segundo año. Se ofrece sin comisiones, y las tarjetas de crédito y transferencias son gratuitas, todo ello cumpliendo una serie de condiciones.

Otro ejemplo lo encontramos en la Cuenta Expansión del banco Sabadell, que devuelve el 1% de tus recibos domiciliados de luz, gas, teléfono fijo, móvil e Internet, hasta 20 € brutos al mes; y te ofrece descuentos en carburantes; también a condición de cumplir unos requisitos determinados. 

¿Cuáles suelen ser estos requisitos? Domiciliar tu nómina por un importe mínimo, realizar movimientos con la tarjeta, domiciliar recibos... Éstos varían según la entidad, pudiendo ser más o menos estrictos para los clientes, pero siempre requieren un esfuerzo que quizás no podamos mantener en el tiempo. Puede ser que por curiosidad, o porque te encuentres en esta situación, te preguntes qué ocurre cuando dejas de cumplir con las condiciones de una cuenta nómina, y qué puedes hacer para solucionarlo. 

Alternativas cuando no puedes cumplir con los requisitos de tu cuenta nómina

La principal consecuencia de no cumplir con los requisitos asociados a la cuenta nómina es precisamente la pérdida de las ventajas que suele ofrecer el banco en el momento de contratar, al no poder hacer frente a las vinculaciones que se te exigen. Esto quiere decir que el cliente pasaría a pagar ciertas comisiones, abonar cuotas por sus tarjetas, o percibir menor rentabilidad que la inicialmente ofrecida por la entidad. 

Existen varias alternativas a las que podemos acudir cuando nos encontramos ante esta situación. Supongamos que a mitad de año nos hemos quedado en paro, y la cuenta que tenemos contratada no tiene permanencia. En este caso, una solución sería contratar una cuenta que no te cobre comisiones ni te exija vinculaciones, de forma que puedas tener más independencia respecto de tu banco. Otra opción es intentar negociar con la entidad, de manera que podamos sustituir los ingresos que se nos piden por otra vinculación. 

En el caso de que tu cuenta sea con permanencia, el problema puede ser mayor, ya que si te ves con la necesidad de cancelarla lo más probable es que tengas que hacer frente a algún tipo de comisión o penalización, de manera que lo más interesante sería negociar con el banco para llegar a una solución. 

 

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar