Rankia España
blog Mejores cuentas
Las mejores cuentas de ahorro, nómina y corrientes del momento

¿Qué es la MIFID II y cómo nos afectará?

A partir del próximo año 2017, entrará en vigor la MIFID II, una norma que pretende regular el asesoramiento financiero. Debido al interés que ha despertado esta nueva normativa, nos hemos puesto en contacto con Salvo La Porta, Director Comercial de Banco Mediolanum, para que nos de una visión de lo qué es la MIFID II y cómo afectará, ya que Banco Mediolanum es un banco especializado en el asesoramiento financiero. 

Os dejamos la visión de Banco Mediolanum sobre la MIFID II

Visión de Banco Mediolanum sobre la MIFID II

 

La MiFID es una directiva europea sobre mercados de instrumentos financieros que tiene entre sus principales objetivos proteger a los inversores. En 2017 está previsto que entre en vigor la MiFID II, que está generando muchas preguntas a los ahorradores. Desde Banco Mediolanum queremos hacer algunas reflexiones sobre cómo afectará esta directiva y dar nuestra visión como banco especializado en el asesoramiento financiero.

Para entender la MiFID II, tenemos que mirar un poco hacia atrás… Cuando un cliente va a un banco para contratar un producto financiero pueden pasar dos cosas: que le “vendan” un producto o que le “asesoren”. Estar más o menos protegido como inversor dependerá de esto: de si te “venden” o de si te “asesoran”, sobre todo porque los productos financieros son cada vez más complejos. Por ello, los supervisores se preguntaron si el cliente conocía suficientemente dichos productos para contratarlos e introdujeron la obligación de evaluar la conveniencia de estos antes de la contratación. También se preguntaron si los productos recomendados eran idóneos para cada cliente e introdujeron la obligación de evaluar la idoneidad de las recomendaciones; esto último implica contemplar todas las circunstancias personales del cliente: conocimientos financieros y experiencia inversora, objetivos de inversión, propensión al riesgo, horizonte temporal y situación financiera. Tener en cuenta todos estos requisitos es “asesorar”.

Así nació la directiva MiFID I, que entró en vigor en 2007 para proteger al inversor y, entre otros aspectos, diferenciar entre:

  • “Comercialización” (o sea, venta), que en determinados casos requiere de un test de conveniencia. Solo evalúa los conocimientos financieros y la experiencia inversora del cliente.
  • “Asesoramiento”, con un requisito previo de recomendación fehaciente y un test de idoneidad relativo a todas las circunstancias personales del cliente.

Ante este nuevo escenario, las entidades tuvieron que decidir si querían vender o asesorar. Es evidente que asesorar conlleva cumplir muchas más reglas, más procedimientos y una mayor organización interna. Supone un cambio de cultura, sobre todo para las oficinas bancarias donde se suelen ofrecer (vender) productos sin realizar un análisis exhaustivo del cliente más allá de sus conocimientos financieros o su experiencia inversora.

Para Banco Mediolanum el escenario no era nuevo. No lo dudamos ni un segundo, porque nuestro modelo estaba claro antes de la MiFID. Éramos (y seremos siempre) una entidad especializada en el asesoramiento. De hecho, ya nacimos así.

Pero los supervisores decidieron que con la MiFID I no era suficiente, así que llega la MiFID II, que abarcará muchos aspectos del sector financiero, entre ellos el asesoramiento, con el objetivo de proteger aún más al inversor, regular la figura del asesor financiero y aumentar la transparencia para que el cliente entienda qué contrata. Un ejemplo claro de ello es la venta de preferentes. Si los clientes hubiesen entendido bien los riesgos de estos productos seguramente no los hubiesen contratado…

¿Cómo afectará la MIFID II a la entidades de asesoramiento financiero?

Para proteger al cliente, las novedades más destacadas que incorpora la MiFID II son:

  1. Una mayor regulación de los conflictos de interés entre asesor y cliente: el asesor siempre tiene que realizar recomendaciones en función de las necesidades del cliente, no según las comisiones que puede ganar. La MiFID II establece que un producto es idóneo si encaja con el mejor interés del cliente, nunca si solo lo hace con el interés del asesor.
     
  2. Una elevada y continua formación de los asesores: todo apunta a que deberá certificarse dicha formación previa y permanente. Se evidencia la importancia de tener amplios conocimientos técnicos y financieros (y, más concretamente, del producto que se va a recomendar) para poder asesorar adecuadamente a los ahorradores.
     
  3. Una revisión exhaustiva por parte de quien crea el producto de que este responde al público objetivo (tipo de cliente) al que va dirigido.
     
  4. Más exigencias contractuales (más documentos para firmar, es decir, más seguridad) y poscontractuales (más información sobre costes, comisiones…, para lograr una mayor transparencia) y entrega de la información con suficiente antelación para que el cliente pueda estudiarla y entenderla.
     
  5. Distinción entre asesoramiento dependiente (el asesor puede cobrar retrocesiones, es decir, de la entidad con la que colabora) e independiente (solo puede cobrar al cliente por el asesoramiento que realiza). Se escoja la opción que se escoja, lo importante es cumplir los requisitos que define la MiFID II y exponerlos al cliente.
     
  6. Ampliación de la gama de productos que cubre esta normativa.
     
  7. Aumento de requisitos para el cobro de incentivos permitidos y obligatoriedad de que queden suficientemente justificados.

Entonces ¿cómo va a afectar esto a los ahorradores? De manera positiva: más exigencias y más regulación para su protección. Para Banco Mediolanum esta es la dirección que tiene que seguir el sector, un mundo donde el cliente contrate solo lo que necesite, entienda dónde invierte y por qué lo hace, donde pueda dormir tranquilo. Así, llegará el día en que sea el mismo cliente quien se dé cuenta de si tiene delante a un vendedor o a un asesor. Para nosotros este es el camino, el único.

 
¿Cuál es mi cuenta ideal?

Comprueba cuál es la cuenta bancaria que se adapta mejor a tu perfil. En función de unas breves preguntas para saber qué tipo de cuenta necesitas. Te ofreceremos una serie de resultados para que decidas cuál es la cuenta que más te interesa. El estudio es gratuito y sin compromiso.

  1. #1

    Rafamacias

    Simple y claro.

    1 recomendaciones
  2. #2

    Valentinnan3

    Tengo varias dudas debido a que soy nuevo en el tema espero me puedan ayudar, estoy por entrar con un broker online en México, sin embargo he buscado y en México no hay entidades regulatorias, lo que vi es que si operan bajo la directiva de MiFid, coómo me puedo informar de que el broker con el que he tenido contacto tiene problemas locales?.
    Saludos!


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar