Rankia España
Acceder
Blog Mejores cuentas
Las mejores cuentas de ahorro, nómina y corrientes del momento

Mayor transparencia en los contratos de cuentas corrientes

A buen seguro que a todos los usuarios de servicios bancarios les ha ocurrido alguna vez el hecho de observar, sin una previa notificación personal por parte de la entidad financiera, una modificación de las condiciones de sus cuentas corrientes o libretas de ahorro en forma de mayores comisiones o menores intereses remuneratorios.

Por desgracia resulta demasiado habitual que los clientes vean, por ejemplo:
- que las entidades cobren una comisión al realizar una transferencia cuando anteriormente eran gratuitas,
- que la comisión de mantenimiento de la cuenta pase de 3 a 12 euros trimestrales o
- que los intereses acreedores de la cuenta se reduzcan de un 1% a un 0,1%
y todo ello sin que las entidades les hayan avisado previamente y de forma que tengan la posibilidad de conocer efectivamente dicha modificación.

Si, ante dicha inesperada modificación, el cliente pregunta sobre ese nuevo apunte que desconocía, la entidad se limitará a responder lacónicamente algo así como que “las condiciones han cambiado” o, como mucho, que dicho cambio se ha publicado en su tablón de anuncios o en tal periódico en la forma que aparece en la condición general X de su contrato.

Evidentemente, si el cliente no lee los abrumadores documentos que cuelgan de los tablones de anuncio de la entidad o no se compra habitualmente el periódico en cuestión, no podrá tener conocimiento de la existencia de una nueva condición más onerosa hasta que el banco le aplique la nueva o mayor comisión o el menor interés.

Sin embargo, un contrato de cuenta corriente no deja de ser un contrato bilateral entre una parte denominada cuentacorrentista (el que deja su dinero) y una entidad financiera (la que recibe el dinero), sin que el mero hecho de que ésta última posea una capacidad económica infinitamente superior a aquél impida que las relaciones dimanantes del contrato sean mantenidas con un equilibrio entre los derechos y obligaciones de ambas partes.

En esa línea se ha pronunciado recientemente la Audiencia Provincial de Málaga en una Sentencia por la que, confirmando otra dictada por un Juzgado de Primera Instancia, se declara la nulidad de una condición general de un contrato de cuenta que el que suscribe tiene con Banco Atlántico que facultaba a la entidad a modificar las condiciones mediante una simple publicación en sus tablones de anuncio.

La cláusula en cuestión omitía cualquier referencia a la norma sexta, párrafo 8, de la Circular 8/1990, de 7 de septiembre, del Banco de España, es decir, la disposición que precisamente protege a los usuarios de las modificaciones sorpresivas de condiciones. Dicha norma dispone que “Sin perjuicio de lo dispuesto en los párrafos anteriores (los que posibilitan a la entidad a publicar la modificación en los tablones de anuncio o periódicos) la información sobre modificaciones deberá facilitarse a la clientela afectada en la primera comunicación que, en el marco de la relación contractual, se dirija al cliente”.

Por ello, la meritada Sentencia declara en uno de sus fundamentos de derecho que “el banco, que es una parte contratante, está facultado, por el tipo de contratación indefinida y porque las circunstancias pueden variar, a modificar las condiciones ofertadas en un concreto momento, pero para que pueda hacerlo no debe de valerse de prepotencia, sino que ha de hacérselo saber al cuentacorrentista en su primera comunicación de las muchas que suelen enviar los bancos, muchas de ellas sin tener nada que ver con lo que se tiene contratado, para que cuando menos a éste, que al fin y al cabo es la otra parte contratante, le quepa la posibilidad de resolver el contrato y acudir a otra entidad crediticia que le ofrezca mejores condiciones”.

Dicha Sentencia, que es firme y contra la que no cabe recurso alguno, abre una senda de incalculables consecuencias económicas para las entidades financieras. ¿Cuántas cuentas corrientes o libretas de ahorro existen en España que han cobrado indebidamente comisiones o retribuido con menores intereses, sin que se haya notificado las nuevas y onerosas condiciones a la clientela afectada por la modificación?

Los tiempos, al igual que las condiciones, cambian y afortunadamente la cultura financiera de los ciudadanos no es igual a la de hace 30 años cuando los bancos administraban los ahorrillos de los ciudadanos sin ninguna restricción. Por ello y sin dejar de reconocer que las entidades financieras son un pilar fundamental del sistema económico actual, animo a los usuarios que ejerciten sus derechos sin complejos.

Condenan al Banco Atlántico por no avisar del cambio de condiciones en una cuenta (Fuente: Diario Sur Digital)

Antonio Castillo Gómez. Abogado. Colegiado 4.830 del I.C.A. de Málaga.

¿Cuál es mi cuenta ideal?

Comprueba cuál es la cuenta bancaria que se adapta mejor a tu perfil. En función de unas breves preguntas para saber qué tipo de cuenta necesitas. Te ofreceremos una serie de resultados para que decidas cuál es la cuenta que más te interesa. El estudio es gratuito y sin compromiso.

Autor del blog
Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar