Jazztel o la crónica de una muerte anunciada

En línea con los co-bloggers de Rankia, no quería dejar pasar la oportunidad de compartir unas cuantas sencillas reflexiones sobre Jazztel. Recuerdo con poco cariño, y eso que recuerdo con cariño las collejas de mis profesores y los tortazos con la moto, los tiempos dorados de las .com, el nacimiento del Ibex Nuevo Mercado y todas las pamplinas que se decían sobre las tecnológicas, Jazztel forma parte de aquella leyenda, aunque de leyenda no tiene nada porqué dejo a mucha gente cuasi arruinada y a me dieron bien a mi modesta cartera.
Corría el año 99 y Jazztel empezaba a cotizar en el Nasdaq, de allí a los 21 euros una carrera impresionante, desde allí hasta ahora, siete años de fracasos, con alguna falsa alegría y los 30 centimazos a los que cotiza, ¡ caballero, en bolsa a largo plazo siempre se gana!.
Jazztel fue la puerta de entrada de muchas de las personas de mi generación a la bolsa con sus primeros ahorrillos, junto con otras como Terra y fondos de los que yo mismo conservo participaciones simbólicas como el BBVA Nuevas tecnologías, con el que en poco más de tres o cuatro meses logré doblar mi capital y luego dividirlo por cinco para el resto de mi vida.

Tras una larga época de infierno, paso al purgatorio de la "cuna durmiente" durante años y en octubre de 2004 con la llegada de Pujals prometió llegar a 1.000 millones de facturación en 2007, con un beneficio de 50 millones. En junio de 2005 pronosticó que su cifra de clientes de ADSL al cierre de este año superaría el millón. Jamás lo cumplió
Si hay algo que aprendí con Jazztel, es que una acción no tiene porque valer algo, es más, puede tener un valor teórico muy negativo, pero en cambio puede subir y bajar con alegría si el casino tiene ganas. En cualquier caso esas experiencias me llevaron a entender (en cartera ajena por suerte esta vez) que jamás hay que comprar valores porque hayan bajado mucho o porque vengan buenas noticias en forma de nuevos inversores.
No sé si aquellos que me leen habrán experimentado ésta sensación que les describo, pero yo no me haré cliente de Jazztel jamás, durante una época fui accionista y cuasi comercial por el interés, pero la sensación de hastío por el bajón de los precios, por la política de atención y casi desprecio al accionista, crean una sensación negativa en mi cabeza cuando oigo o pienso "Jazztel".

Es cierto que tras haber leído hasta aquí, habrán observado que no puedo ser objetivo en mis pensamientos, pero, ¿Cuantos cientos de miles de personas deben pensar como yo?
Otros factores que reflejan la perdida de interés por el valor es el bajón de Jazz en el ranking de foros más activos de Invertia (cuarto puesto), ¿Recuerdan la época en que Invertia era demonizada por su versión interesada de las noticias concernientes a Jazztel?.

Como últimamente vengo aplicando el Anís Análisis del mono a los valores, lo aplicaré a Jazztel en su máxima expresión y contundencia, esperando no molestar a nadie:

1 Jazztel no ha dado 1centimo de beneficio a sus accionistas jamás.
2 Jazztel se dedica a un modelo de negocio con tasas de crecimiento inferior a 2 dígitos.
3 Jazztel no tiene una posición de liderazgo en su mercado.
4 Jazztel no ofrece un servicio mejor que sus competidores.
5 Jazztel lleva compuesta y esperando a un novio años, algunos se han acercado y han salido zumbando.
Por todo lo anterior el Análisis del Mono nos da señal de venta con la figura "Aunque la mona se vista de seda mona se queda". No es ninguna broma, mis previsiones de futuro para la compañía son absolutamente negativas y dudo mucho que logre salir algún día de perdidas.
OJALÁ me equivoque.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar