Vuelta a los problemas de la deuda periférica

Vuelta a los problemas de la deuda periférica

Día insulso en las bolsas, pese a la existencia de razones para mayor convulsión. El hecho de que la tendencia a largo plazo siga siendo alcista, y el sentimiento positivo sea el decorado de fondo, resta peso a la tendencia secundaria, bajista, para llegar a un pacto de lateralidad desde comienzos de marzo. En el Ibex, los niveles que se barajan en estos momentos son 10.450 – 10.650. Sin embargo, hemos descendido desde el escalón superior de 10.800 – 11.100 puntos. Y no sólo en el Ibex.

En este contexto, dos polos de efecto negativo están convergiendo:

  • Por un lado, la tensión en Libia  no cesa.  En las últimas horas, se daba por hecho el aumento de producción de crudo por parte de algunos países de la OPEP (en torno a un millón de barriles diarios), pero en el día de hoy, la propia organización ha negado que vea necesaria una reunión para debatir una subida de la oferta de crudo. Tras esto, el Brent ha vuelto a subir con fuerza hasta los 116 dólares, sin que las bolsas hayan mostrado tanta sensibilidad a esta subida como en jornadas anteriores. La subida de inflación y consiguiente subida de tipos de interés en Europa, fruto de estas tensiones, apenas se ha descontado en las bolsas. Una asignatura pendiente para las próximas semanas – meses.

 

  • El segundo polo de atención consiste en una vuelta a los problemas de deuda periférica, que ya se habían empezado a manifestar antes de la crisis Libia, con subidas de spreads y CDS. Las bajadas de outlooks y de ratings a España y Grecia, la mala subasta en el país heleno del martes, la sorprendente subasta sindicada de España en la jornada de ayer, y la muy mala subasta de Portugal de hoy (con un aumento de la rentabilidad a pagar del 46%, y disminución de la demanda) se encuadran en los prolegómenos de las reuniones europeas de este viernes, en las que se espera que se elabore un borrador de modificación del sistema de rescate europeo, de cara a las cumbres del 24 y 25 de marzo. Sin embargo, existen varias razones para no ser optimista sobre esta posibilidad, razones que se resumen en dos:

-          Merkel se va a mostrar bastante inflexible, con una opinión pública alemana contraria a cualquier ampliación en las ayudas, como han demostrado las elecciones en Hamburgo.

-          La amenaza inflacionista ha cambiado el discurso del BCE, hasta convertirlo en restrictivo, lo que resta posibilidades de que a nivel político no se siga esta línea en los próximos meses.

Así pues, unos índices que aún conservan tintes optimistas, pese a que desde hace más de dos semanas  se encuentren corrigiendo, se encuentran  por delante dos factores de gran envergadura, que apenas han comenzado a absorber, encima de niveles técnicos estratégicos (en EE. UU., la pérdida de los 1.300 puntos del S&P500 y de los 2.300 en el Nasdaq está siendo muy vigilada).

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar