Draghi no cumple las expectativas

Draghi no cumple las expectativas

Los precios de los activos cotizados habían puesto el guion demasiado alto respecto a la reunión del BCE de hoy.

Las Bolsas europeas, en las dos últimas semanas, habían llegado a subir hasta un 7% tras los atentados de París, pasando por encima de las tensiones geopolíticas que aumentaban los riesgos potenciales del mercado. El Euro también había caído cerca de un 7% en su cambio frente al Dólar desde el 22 de octubre, y la rentabilidad de la deuda europea batía récords por la parte de abajo.

Todos estos movimientos se basaban, principalmente, en un descuento poco prudente de un anuncio masivo por parte del BCE hoy. Dos horas antes de la comparecencia de Mario Draghi, los selectivos europeos se anotaban subidas cercanas al 1%, desafiando aún más las leyes de la gravedad. Cuatro horas después, las caídas llegaban a ser del 4%, en un recorrido neto cercano al 5% en índices como el DAX, con una de las mayores concentraciones de volatilidad que se recuerdan.

Lo cierto es que los mercados, en una postura maximalista, estaban cotizando una clara ampliación del QE, tanto en plazos como en tamaño. Las intenciones del BCE posiblemente coinciden con esa expectativa, pero no la forma del anuncio.

Hoy, Mario Draghi ha anunciado la prolongación de las compras por seis meses más, según lo esperado. Pero ha preferido dejar para más adelante la ampliación del tamaño mensual de las adquisiciones de bonos.

Sobre la tasa de depósitos bancarios, sólo la ha hundido en 10 puntos más, cuando la expectativa estaba más cercana a una disminución de 20 puntos. Pero ésta era una cuestión muy secundaria, y meramente facilitadora de ampliar el espectro de bonos con potencial de ser adquiridos.

Así pues, y pese a la abrupta y exagerada reacción de los mercados en el día de hoy, la postura de Draghi, de preservar la baza del aumento del tamaño mensual de las compras durante algunos meses más, no resulta tan sorprendente ni tan contraria a los intereses del mercado. Más allá de la sobrerreacción de hoy, muy marcada por la especulación, los fundamentos en el corto plazo no cambian demasiado.

El ambiente sigue siendo positivo, y tras los descensos de hoy, es más probable si cabe el ver un movimiento de recuperación en los próximos días que nos permita cerrar el año por encima de los niveles actuales.

Mañana conoceremos el dato de empleo de EE. UU., que también generará una gran volatilidad, pero que tampoco trastocará demasiado los planes de la FED de subir los tipos de interés en un par de semanas.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar