Rankia España
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

Blog Cartera Permanente

Para el dinero que no puedes permitirte perder

Etiqueta "Economía": 6 resultados

La Cartera Permanente subió un 13% en 2014

Si en la Nochevieja de 2013 hubieramos estado charlando de inversiones con algún conocido experto en la materia, probablemente nos habría advertido de que los bonos iban a ser una pésima inversión: "Con los tipos de interés actuales la renta fija SOLO puede bajar". Y sin embargo durante 2014 la renta fija subió, subió y no paró de subir. En concreto, para la siguiente Nochevieja nuestro bono alemán de 30 años (ISIN DE0001135481, el más largo en aquellos momentos, aunque ahora hay disponible otro mayor) se habría revalorizado un 34,62%, además de pagarnos un modesto interés del 2,65% (suponiendo su compra al comienzo del año).

Este acierto no tiene nada de extraordinario, la renta fija bien podría haber bajado y puede que lo haga en este 2015, o puede que no. Nada de ello importa si realizamos una diversificación real de activos y siempre contamos con los que podamos necesitar, sea cual sea el estado de la economía. Hay diferentes formas de conseguir este objetivo, pero una de las más sencillas, baratas y efectivas es la Cartera Permanente, según la cual solo necesitamos cuatro componentes repartidos a partes iguales en nuestra cartera: renta variable, oro, bonos y dinero. Y ya está, nada hacer market timing, análisis técnico ni estar al día de las noticias económicas; tan solo comprar tus cuatro activos y asegurarte de vez en cuando de que su peso en la cartera no se ha desviado demasiado del 25% objetivo (y cuando digo de vez en cuando, es que te puedes pasar muchos años sin necesidad de hacer una sola operación). Yo hace años que la utilizo para el grueso de mi patrimonio y os aseguro que desde entonces duermo mejor que nunca, incluso cuando el oro se desplomó en 2013 sabía que los otros activos harían su trabajo.   Leer más

Por qué utilizo la Cartera Permanente, en cuatro gráficos

La Cartera Permanente es una estrategia de inversión pasiva ideada por Harry Browne hace ya más de tres décadas, que durante todo este tiempo ha demostrado ser segura, estable y rentable utilizando una diversificación de activos sencilla pero altamente efectiva. Para su funcionamiento solo se necesitan cuatro componentes que suelen comportarse excepcionalmente bien ante determinados estados de la economía: renta variable para ganar con la prosperidad, oro para ganar con la inflación, bonos de largo plazo para ganar en la depresión y renta fija de corto plazo para soportar las subidas de tipos de interés.

Esta estrategia es tildada de "exótica" por la mayoría de expertos, que no conciben invertir en metales preciosos o bonos de 30 años, y contradice la creencia popular de que con menos de un 50% de renta variable es muy difícil lograr un crecimiento patrimonial por encima de la inflación. Sin embargo, el tiempo ha dado la razón a Harry Browne y se ha demostrado su buen funcionamiento durante décadas ante todo tipo de escenarios económicos.   Leer más

Bonos para ganar en la depresión (YTD +23,5%)

La Cartera Permanente es una estrategia de inversión poco conocida, pero que en las últimas cuatro décadas ha conseguido una rentabilidad similar a la de la inversión pura en renta variable (acciones) con mucha menos volatilidad. Basada en la inversión pasiva, en la diversificación real de activos y en la neutralidad en cuanto a las expectativas sobre el futuro, el secreto de su éxito es contar en todo momento con los activos que podamos necesitar algún día, permitiéndonos proteger siempre nuestros ahorros más preciados mientras crecen de forma sostenida.

Para refrescarte la memoria o conocer más sobre la estrategia, te remito a los anteriores artículos publicados en Rankia:

  1. Cómo invertir en un mundo incierto
  2. Una estrategia simple, segura, estable y rentable
  3. Renta variable para la prosperidad
  4. Oro en la Cartera Permanente

Estos activos que podemos necesitar algún día tienen un comportamiento especialmente bueno en cada uno de los principales estados predominantes de la economía, de forma que sus ganancias normalmente compensan de sobra las pérdidas del resto de activos. Pero lejos de ser una composición compleja, solo necesitamos cuatro activos, que se corresponden con los estados económicos de la prosperidad (renta variable), la inflación (oro), la recesión por escasez de dinero (renta fija de corto plazo) y la deflación/depresión (renta fija de largo plazo).   Leer más

Oro en la Cartera Permanente

El oro es un activo que debería incluirse en la cartera de cualquier inversor, bien sea como "seguro financiero" por si todo lo demás falla o directamente para rebalancear junto al resto de activos, beneficiándonos de su alta volatilidad y descorrelación. En la Cartera Permanente es un componente fundamental y su peso objetivo es del 25% de la misma, al igual que los otros tres componentes que la componen: renta variable, bonos de largo plazo y renta fija de corto plazo. En esta estrategia de inversión, formulada por Harry Browne a finales de los años 70, cada uno de los cuatro componentes es elegido para que tire de la cartera en un estado económico determinado, y en el caso del oro este estado es la inflación.

Muchos inversores descartan el oro sin dudar porque lo consideran un activo especulativo sin valor intrínseco, no genera flujos de caja (no paga dividendos ni intereses) y, en el largo plazo, solo consigue mantener el poder adquisitivo. Lo anterior puede ser o no cierto, pero carece de importancia ante una realidad incontestable: cuando disminuye la confianza en la moneda el precio del oro se dispara. Sí, no se limita a mantener su valor o proteger contra la inflación, si esta se desboca la demanda del oro se desboca igualmente y su precio se multiplica, permitiendo trasvasar esas suculentas ganancias de capital hacia el resto de compontes de la cartera, a la espera de que más adelante lleguen sus días dorados.   Leer más

Una estrategia simple, segura, estable y rentable

Para invertir con éxito en un mundo incierto no necesitamos complejas estrategias de difícil mantenimiento y ejecución, el famoso principio  Keep It Simple (Stupid!) funciona en casi todos los aspectos de la vida y la inversión no es una excepción. Con solo cuatro activos (renta variable, oro, renta fija de largo plazo y renta fija de corto plazo), la Cartera Permanente consigue una seguridad y estabilidad asombrosas, al tiempo que ha demostrado ser muy rentable, con ganancias anualizadas entre un 4,5% y un 5% por encima de la inflación.

 

Contar siempre con los activos que podamos necesitar

La clave del éxito de la Cartera Permanente es contar siempre con los activos que podamos necesitar algún día. Una vez formada, debemos dejarla funcionar sola y olvidarnos de ella 364 días al año (365 si es bisiesto), confiando en que su seguridad nos protegerá ante cualquier amenaza. Si nuestra cartera no puede proporcionarnos esa confianza, no es una cartera segura.   Leer más

Cómo invertir en un mundo incierto

Es fácil creer que el futuro se desarrollará de cierta manera con una alta probabilidad, que los mercados subirán o caerán en el corto o medio plazo, que la inflación o los tipos de interés aumentarán o disminuirán, que la economía europea o norteamericana mejorará o empeorará en los próximos años… pero el futuro invariablemente contradice nuestras expectativas de una u otra forma.
 
La cruda realidad es que las predicciones rara vez se cumplen, los sistemas de trading nunca producen los resultados anunciados y los analistas, gestores y gurús de la inversión con abultados historiales de acierto pierden su toque justo cuando empezamos a actuar según su criterio. Muchas veces la predicción puede ser incluso correcta en términos generales, pero el evento más inesperado o  insignificante puede hacer fracasar nuestras inversiones, por muy concienzudos y lógicos que pudieran ser los análisis.
 
Una y otra vez fallamos al invertir basándonos en expectativas que no se cumplen, o que lo hacen de forma diferente o en un momento distinto al previsto, y aún así volvemos a repetir el error cada vez que creemos haber encontrado una predicción segura. Pero la certeza no existe en el mundo real, inversores, analistas y economistas disfrutan discutiendo de las fuerzas que inevitablemente conducirán a uno u otro resultado. Hablan sobre fundamentales, análisis técnico, movimientos cíclicos, decisiones políticas, etc. pero todo eso no es más que charlatanería, rara vez nos resulta útil para obtener ganancias consistentes.
 

Estrategia de inversión para un mundo incierto

 
¿Por qué seguimos manteniendo la fe en encontrar la forma de invertir con éxito anticipándonos al mercado, cuando la única realidad es que el futuro es impredecible? No existe ninguna forma de eliminar la incertidumbre, así que sólo podemos asegurar el éxito si la aceptamos y dejamos que forme parte de nuestra estrategia inversora.
 
Esta estrategia debe basarse en el hecho de que vivimos en un mundo incierto y el futuro es impredecible, por lo tanto debe poder funcionar bien con cualquier clima económico que nos toque vivir. Además no tiene que requerir predicciones de ningún tipo, la estrategia no debe modificarse sea cual sea el estado en el que creemos que está la economía o estará en el corto, medio o largo plazo. Solo podremos alcanzar la seguridad financiera con una estrategia permanente, que nos permita ocupar nuestro tiempo y nuestra mente en lo que realmente puede hacer crecer nuestra riqueza de forma considerable (nuestro trabajo), o bien en vivir la vida sin preocuparnos constantemente por el devenir de nuestro patrimonio.
 
La pregunta del millón es, ¿qué productos de inversión pueden cumplir esos objetivos? Ningún producto por sí solo puede hacerlo, pero la adecuada combinación de ellos sí. Así que el primer paso para poner en marcha la estrategia es crear una cartera balanceada y permanente, que incluya diversificación real. Para los inversores en renta variable diversificación suele significar comprar una veintena de acciones, o añadir a su cartera unas pocas acciones defensivas, algo de renta fija o, en el mejor de los casos, invertir en todo el mercado mediante fondos indexados. Pero esto es poco más que una parodia de lo que significa diversificar, ya que el éxito de la cartera dependerá únicamente de la prosperidad económica y dará muy poca o nada de protección frente a otros posibles escenarios.
 
 

Diversificación real con la Cartera Permanente

 

Diversificación real significa ir más allá de los productos de inversión tradicionales para cubrir cualquier cosa que nos depare el futuro y, además, que la cartera esté compuesta de tal forma que permita obtener ganancias y crecimiento, sin que las pérdidas de unos productos anulen las ganancias de los otros. No se trata de comprar un poco de esto y otro de lo otro, sino de elegir los productos adecuados para cada clima económico. La clave es seleccionar para cada parte de la cartera un producto muy volátil, que cuando gane lo haga mucho y compense de sobra las pérdidas de los otros. Con el paquete adecuado, en lugar de anularse mutuamente las ganancias lo que se anulará serán las volatilidades individuales, dando lugar a unas ganancias sostenidas y estables.   Leer más

Otros contenidos sobre 'Economía' en Rankia

Maldita Ley de Protección de Datos (y lo mal que la aplican algunos)

Tristán el subastero. El derecho a la protección de nuestros datos personales es un derecho fundamental que tenemos todos y que se traduce en la potestad de control sobre el uso que se hace de los mismos.

Los subasteros le debemos mucho al Lado Oscuro judicial

Tristán el subastero. Por mucho que estas situaciones nos enrabieten y nos hagan echar espumarajos por la boca como me ha sucedido a mi esta mañana, lo cierto es que los subasteros españoles deberíamos estarle muy agradecidos a todos los jueces y secretarios del Lado Oscuro porque sin ellos este negocio no sería la enmarañada selva oscura y salvaje que es

Los subasteros le debemos mucho al Lado Oscuro judicial

Tristán el subastero. Por mucho que estas situaciones nos enrabieten y nos hagan echar espumarajos por la boca como me ha sucedido a mi esta mañana, lo cierto es que los subasteros españoles deberíamos estarle muy agradecidos a todos los jueces y secretarios del Lado Oscuro porque sin ellos este negocio no sería la enmarañada selva oscura y salvaje que es

Uber dice que sólo gana 980.000 euros en España

Juan1980. Uber dice que sólo gana 980.000 euros en España Os lo podéis creer? Sólo gana eso? jajaja  y hacienda no los inspecciona

Uber dice que sólo gana 980.000 euros en España

Juan1980. Uber dice que sólo gana 980.000 euros en España Os lo podéis creer? Sólo gana eso? jajaja  y hacienda no los inspecciona

Uber dice que sólo gana 980.000 euros en España

Juan1980. Uber dice que sólo gana 980.000 euros en España Os lo podéis creer? Sólo gana eso? jajaja  y hacienda no los inspecciona

Uber dice que sólo gana 980.000 euros en España

Juan1980. Uber dice que sólo gana 980.000 euros en España Os lo podéis creer? Sólo gana eso? jajaja  y hacienda no los inspecciona

Autor del blog

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar