La importancia de gestionar el flujo de caja para el éxito de tu empresa

La importancia de gestionar el flujo de caja para el éxito de tu empresa

Una de las partes más importantes de las finanzas empresariales es el flujo de caja de una empresa. Llevar un correcto control del flujo de caja será lo que impulse a nuestro negocio hacia el crecimiento y mejora de resultados. Por si tienes dudas sobre cómo gestionar correctamente el flujo de caja de tu empresa, en este artículo vamos a ver algunos consejos para mejorar este aspecto.

Cómo gestionar el flujo de caja de tu empresa

 

 

Qué es el flujo de caja de una empresa

El flujo de caja, o cash flow, se refiere a las entradas y salidas netas de dinero en la empresa en un lapso determinado de tiempo, información que a su vez se registra y refleja la capacidad de pago que tiene la empresa ante las deudas y gastos que tenga. El análisis del flujo de caja es indispensable para verificar el “estado de salud” de la empresa y es una excelente herramienta para medir su liquidez.

Es por esto que tener una correcta gestión del flujo de caja de tu empresa te permitirá mantener números positivos en tu contabilidad, y por ende te permitirá crear nuevos proyectos que la hagan crecer. Algo que puede ayudar a llevar una correcta gestión del flujo de caja puede ser contar con productos bancarios que no solo sean eficientes en cuanto a costes sino que, además, te ofrezcan herramientas que faciliten la contabilidad y el buen manejo del flujo de caja.

Cómo gestionar el flujo de caja de tu empresa

Cuando tienes una empresa, uno de los primeros aspectos que debes tener en cuenta es el establecer un modelo de gestión de flujo de caja, es decir, un proceso que te te permita organizar tus ingresos y distribuir de manera ordenada tus gastos, de manera que tengas un completo control sobre tus movimientos. Aplicar un modelo de flujo de caja te permitirá diseñar estrategias que mejoren tu liquidez, y la idea es que este sea lo más eficiente posible.

En este sentido, es importante saber que existen tres tipos de flujo de caja y cada uno refleja distinta información sobre la viabilidad de nuevos proyectos:

  • Flujo de caja de operaciones: Son los ingresos y gastos directamente relacionados con actividades de la empresa.
  • Flujo de caja de inversión: Se refiere a los ingresos y gastos asociados a las inversiones de las que se espera obtener un beneficio futuro.
  • Flujo de caja financiero: Ingresos y gastos que son resultado de operaciones relacionados con el dinero de la empresa, como compra y venta de acciones, pago de préstamos, etc.

Gestionar correctamente el flujo de caja de tu empresa te permitirá calcular ratios importantes como la TIR (Tasa Interna de Retorno), la cual es la tasa de rentabilidad que genera una inversión en un plazo determinado, o el VAN (Valor Actual Neto), un cálculo que permite establecer cuánto se va a ganar o perder en una inversión utilizando los cobros y pagos asociados a dicha inversión.

Consejos para la correcta gestión de flujo de caja

Administrar la tesorería de una empresa es más que solo aplicar algunas fórmulas y, en algunas ocasiones, puede complicarse si no se establece un modelo de gestión desde el principio. A continuación veremos algunos consejos que pueden ser de utilidad a la hora de llevar el flujo de caja:

  • Prever tu flujo de caja: Mantenerte alerta en cuanto a los cambios, tanto positivos como negativos, de la empresa es fundamental para ajustar las finanzas en base a estos cambios, ya sea solucionando debilidades de liquidez o aprovechando fortalezas en las ventas, por ejemplo. Todo esto se verá reflejado en el flujo de caja y analizar estos factores te permitirá establecer objetivos de corto, medio y largo plazo.

  • Realizar un seguimiento de cobros y pagos: Uno de los aspectos más importantes en la gestión de flujo de caja es el orden en el que se registra cada movimiento. En este caso, mantener un orden correcto en el pago de las facturas evitará que te retrases, mientras que mantener un orden en los cobros mantendrá los ingresos circulando para hacer frente a los gastos y evitar llegar a la falta de liquidez.

  • Obtener financiación de forma responsable: Solicitar préstamos o créditos, en ocasiones, se puede volver necesario si queremos hacer crecer la empresa. Lo más importante será tener un control sobre la capacidad de endeudamiento de la empresa y no exceder los límites del flujo de caja. En ocasiones las inversiones requieren tiempo para percibir el retorno por lo que deberás asegurarte de tener ingresos suficientes para hacer frente a una nueva obligación.

  • Controlar los gastos: Los gastos y pagos son obligatorios en el flujo de caja, pero la diferencia está en si la empresa cuenta con la liquidez suficiente para hacerles frente, sin recurrir al endeudamiento. Limitar los gastos e incluso eliminar aquellos que sean innecesarios será la clave para que el saldo negativo del flujo caja no se eleve por encima de los ingresos.

  • Controlar las existencias: Un buen control de inventario os permite saber de qué dispones y qué hace falta en tu empresa, evitando los gastos innecesarios y la pérdida de materias primas o materiales.

Teniendo en cuenta estos puntos, se hace necesaria la aplicación de un modelo de gestión que genere resultados positivos y que además esté enfocado en el uso eficiente de las herramientas de administración de tesorería de la empresa. En este sentido, existen algunas aplicaciones, como puede ser Qonto, que podrá ayudarte con la gestión del flujo.

¿En qué se basa la gestión de flujo de caja de Qonto?

Como mencionamos anteriormente, llevar un registro del flujo de caja te permite evaluar el estado de tu empresa, pero en muchos casos las personas que comienzan con un negocio o proyecto pasan por alto los beneficios que deben obtener, priorizando los gastos y deudas, lo cual puede llevar a gastar la totalidad de los ingresos de la empresa y al final quedar sin ganancias.  

Existen muchas formas de llevar la gestión de flujo de caja y cada empresa se decantará por la o las que más le convengan según su negocio. Por ejemplo, existe el flujo de caja operativo, que sólo evaluará los gastos e ingresos de la compañía durante un periodo determinado, pero no tendrá en cuenta otros aspectos como las inversiones o impuestos a los que debe hacer frente el negocio.

Otro flujo de caja será el proyectado, cuya finalidad es la de anticipar ingresos y gastos futuros y en el cual no se tendrán en cuenta cantidades que se hayan ingresado o retirado del presupuesto total de la empresa.

El más utilizado por las empresas es el flujo de caja directo, que es igual que el flujo operativo pero incluyendo otras variables como son los ingresos y gastos relacionados con las actividades comerciales.

Otro modelo de flujo de caja puede ser el de la priorización de los beneficios frente a los gastos, haciendo que estos últimos sean el resultado de las ventas menos los beneficios obtenidos. Es decir, primero se establece cuánto beneficio generaron las ventas, para luego determinar cuánto queda para gastos. A su vez, este saldo debe ser lo suficiente para cubrir todos los conceptos de egresos de la empresa. De esta manera, los beneficios están primero, y el saldo del flujo de caja te debe permitir hacer frente a todos los gastos de la actividad o empresa.

En otras palabras, si solo te enfocas en cubrir gastos y deudas dejando de lado tus beneficios, no contarás con los fondos suficientes para hacer crecer tu empresa, y eventualmente todo tu flujo de caja estará enfocado solo en pagar deudas.

Cómo te puede ayudar Qonto a gestionar el flujo de caja

Como ya mencionamos anteriormente, contar con herramientas que te ayuden en determinados procesos puede ser beneficioso para la correcta gestión de tu empresa. 

Para este fin, Qonto, el neobanco para pymes y autónomos, ofrece sus cuentas múltiples, que te permitirán separar tu cuenta de empresa en varios conceptos, a los cuales podrás asignar una cantidad de dinero específico del total de los ingresos de tu actividad. Este tipo de cuentas te permitirán separar del total de tus ventas los beneficios que deberían generar, y el saldo restante distribuirlo en cada subcuenta destinada a gastos y pago de deudas.

 

¿Quieres abrir tu cuenta Qonto?
Cuenta 100% online, transferencias gratuitas, digitalización de recibos, acceso contable...

Características de las cuentas múltiples de Qonto

El sistema de cuentas múltiples de Qonto te permitirá administrar tu tesorería de manera que todos los conceptos de tu empresa tengan un espacio propio. Esta funcionalidad te permite crear hasta 5 cuentas corrientes con un IBAN diferente cada una, todo dentro de la misma cuenta de empresa. De esta manera podrás gestionar tu flujo de caja con orden y donde cada concepto tiene su espacio.

Estas cuentas son personalizables, por lo que podrás asignar a cada una su propio nombre y uso. El hecho de que tengan un IBAN diferente te permitirá recibir los pagos en la cuenta correspondiente, sin necesidad de pasar los fondos de la cuenta de empresa a la subcuenta.

De igual forma, podrás domiciliar pagos a cada subcuenta por separado, con lo que podrás controlar tu flujo de caja, sin mucho esfuerzo y sin papeleo que termine ocupando espacio en tu oficina o estudio.

De esta manera, todos los elementos de tu flujo de caja tienen un uso específico y los fondos no se mezclan, lo que a su vez fomenta la buena organización en las finanzas de tu empresa y las buenas prácticas económicas. Al separar cada categoría puedes controlar mejor tus egresos, sin gastar lo que no tienes o endeudarte para cubrir determinada necesidad, priorizando siempre tus beneficios y dejando el resto para los gastos.

¿Conocías este sistema de flujo de caja? ¿Lo pones en práctica en tu empresa?

 

 

¡Sé el primero en comentar!