Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Cuál es la diferencia entre solvencia y liquidez en un negocio

En el mundo de los negocios existen conceptos que son fundamentales para describir la salud de una empresa, entre los que se encuentran la solvencia y la liquidez. Es común que estos dos términos se asocien y se asuman como lo mismo, pero no lo son, por lo que en el siguiente artículo veremos cuál es la diferencia entre solvencia y liquidez en un negocio.

diferencia entre solvencia y liquidez

 

¿Qué es solvencia y liquidez en un negocio?

Antes de ver cuál es la diferencia entre solvencia y liquidez es importante repasar qué significa cada uno de estos conceptos:

  • Solvencia: Se refiere a la capacidad de una empresa de pagar sus obligaciones financieras, es decir, su capacidad de pago presente o futuro ante las deudas que ha contraído o que quiere contraer. De manera que la solvencia es un factor clave a la hora de que un posible acreedor acceda a facilitar financiación a dicha empresa, y también sirve para conocer la situación actual de la empresa con respecto a las deudas que ya ha adquirido.
  • Liquidez: Por su parte, la liquidez es la capacidad que tienen los activos para convertirse en dinero que cubra los gastos inmediatos de la empresa, siendo el dinero el activo que proporciona en sí mismo liquidez: mientras más dinero produzca la empresa más liquidez tendrá.  

Como vemos, ambos conceptos sirven para valorar el desempeño económico de una empresa de manera expresa y precisa en cuanto a su capacidad para asumir obligaciones de pago, y aunque tienen relación entre sí no significan lo mismo. Veamos cuál es la diferencia entre solvencia y liquidez.

¿Cuál es la diferencia entre solvencia y liquidez en un negocio?

Aunque ambos indicadores sirven para analizar qué tan capacitada está una empresa o negocio para asumir sus responsabilidades de pago presentes o futura, la diferencia entre la solvencia y la liquidez es que la liquidez suele expresar esta capacidad para hacer frente a los compromisos de corto plazo o de pago inmediato, como facturas, proveedores, sueldos, impuestos, publicidad, etc., es decir, para el pago de pasivos corrientes. De manera que la liquidez está asociada a la cantidad de activos corrientes que posee la empresa, siendo el dinero el activo más líquido.

Por otra parte, la solvencia sirve para determinar si la empresa está en capacidad de adquirir deudas a largo plazo, por ejemplo créditos bancarios u otras formas de financiación, y de atender los compromisos de pago ya adquiridos con los acreedores, es decir, mientras más capacidad de pago a largo plazo tenga más solvente será. Por tanto si una empresa no cuenta con los activos suficientes para respaldar sus pasivos no corrientes, es decir, las deudas de largo plazo, quiere decir que no es solvente.

¿Por qué se confunde la liquidez con la solvencia?

Muchas personas pensarán que mientras más liquidez tenga una empresa o negocio entonces más solvente será, pero esto no es así. Una empresa puede tener liquidez inmediata, pero no tener una buena solvencia; y también puede darse el caso de que una empresa tenga una buena capacidad de pago a largo plazo aun cuando no tiene dinero en sus cuentas bancarias, esto porque los activos de la empresa servirían como garantía de pago.

Es decir, la falta o exceso de liquidez no tienen que ver con cuán solvente es una empresa. Una empresa puede tener 5 millones de euros en las cuentas pero tener pocos activos no corrientes, por lo que esto no le da solvencia. Mientras que otra puede tener 100 mil euros de dinero en cuentas pero poseer un amplio stock de activos no corrientes que funcionen como garantía ante un compromiso de pago.

 

Entonces, para resumir un poco, la diferencia entre la liquidez y la solvencia en un negocio o empresa es que la liquidez expresa qué tantos activos corrientes tiene la empresa para hacer frente a sus pasivos corrientes, es decir, su capacidad de pago inmediata o de corto plazo. Mientras que la solvencia refleja solidez ya que expresa qué tan solvente es una empresa para asumir obligaciones de pago a largo plazo, sustentado en sus activos no corrientes. Dependiendo del punto de vista desde el que se esté evaluando a la empresa o negocio se deberá tomar en cuenta determinada magnitud.

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar