Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

¿Qué ayudas a Pymes y autónomos ha aprobado el Gobierno por el coronavirus?

La crisis sanitaria que ha provocado el COVID-19 ha obligado al Gobierno a tomar medidas para contrarrestar el impacto económico y sanitario del coronavirus. Las diferentes ayudas pretenden apoyar tanto a las pequeñas y medianas empresas (pymes) como a autónomos.

Son muchas las dudas y preocupaciones que atañen a pymes y autónomos, por lo que vamos a desarrollar de qué forma el Gobierno va a ayudarte para que puedas hacer frente a tu situación financiera.

Ayudas económicas para pymes y autónomos por el coronavirus

 

Prestación extraordinaria por cese de actividad para los autónomos

Todos aquellos trabajadores por cuenta propia o autónomos, cuyas actividades queden suspendidas como consecuencia de la crisis sanitaria o hayan visto reducida su facturación mensual en un 75 por ciento respecto del semestre anterior, tendrán derecho a la prestación extraordinaria por cese de actividad.  Esta prestación extraordinaria, tendrá una duración de un mes, ampliándose, en su caso, hasta el último día del mes en el que finalice el estado de alarma.

Para poder solicitarla se deben cumplir una serie de requisitos:

  • Estar afiliados y dados de alta, en la fecha de la declaración del estado de alarma, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia.
  • Acreditar la reducción de su facturación en, al menos, un 75 por ciento, en relación con la efectuada en el semestre anterior.
  • Hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social. En caso de que en la fecha de la suspensión de la actividad o de la reducción de la facturación, las mismas estuvieran impagadas, dispones de treinta días naturales para realizar el ingreso.

Cuando no se acredite el período mínimo de cotización para tener derecho a la prestación, la cuantía de la prestación será equivalente al 70 por ciento de la base mínima de cotización.

Cabe mencionar que la percepción será incompatible con cualquier otra prestación del sistema de Seguridad Social.

 

 ERTE: suspensión de contratos “por fuerza mayor”

Las suspensiones de contratos que tengan su causa directa en pérdidas de actividad como consecuencia del COVID-19, tendrán la consideración de provenientes de una situación de fuerza mayor. Por lo que las empresas podrán llevar a cabo un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, más conocido como ERTE.

El procedimiento se iniciará mediante solicitud de la empresa, que se acompañará de un informe relativo a la vinculación de la pérdida de actividad.

La Tesorería General de la Seguridad Social exonera a la empresa del abono de la cuota, mientras dure el periodo de suspensión de contratos o reducción de jornada si dicha empresa tiene menos de 50 trabajadores dados de alta. En caso de tener una cifra superior, la exoneración de la obligación de cotizar alcanzará al 75% de la aportación empresarial.

 

Aplazamiento en el pago de deudas tributarias

El BOE, en referencia al aplazamiento de las deudas tributarias, indica que “se podrá aplazar el ingreso de la deuda tributaria correspondiente a todas aquellas declaraciones-liquidaciones y autoliquidaciones” cuyo plazo de presentación e ingreso finalice desde el 13 de marzo hasta el día 30 de mayo de 2020, ambos incluidos. El plazo de dicho aplazamiento será de seis meses y no se devengarán intereses de demora durante los primeros tres.

El principal requisito necesario para la concesión del aplazamiento es que el volumen de operaciones del deudor no sea superior a 6.010.121,04 euros en el año 2019.

 

Aplazamiento en el pago de préstamos

Los beneficiarios de los préstamos que hayan sido concedidos por la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa tienen a su disposición el “aplazamiento del pago de principal y/o intereses de la anualidad en curso, siempre que su plazo de vencimiento sea inferior a 6 meses a contar desde la entrada en vigor del real decreto-ley, cuando la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 haya originado en dichos beneficiarios periodos de inactividad, reducción en el volumen de las ventas o interrupciones en el suministro en la cadena de valor que les dificulte o impida atender al pago de la misma.”

La solicitud de dicho aplazamiento deberá efectuarse antes de que finalice el plazo de pago en periodo voluntario y deberá incorporar:

  • Una memoria justificativa que explique la dificultad de atender al pago, explicada de forma cualitativa y cuantitativa mediante una imagen de las cuentas justo antes de que se produjese tal situación.
  • En el caso de que el plazo de realización de las inversiones no hubiera finalizado, deberá incluirse una memoria técnica y económica que justifique las inversiones realizadas con cargo al préstamo hasta ese momento y desglosado por partidas.
  • Una declaración responsable de que la empresa está al corriente de sus obligaciones tributarias y con la seguridad social, de que no tiene deudas por reintegros de ayudas o préstamos con la Administración, y de que ha cumplido con sus obligaciones de presentación de cuentas ante el Registro Mercantil.  

No se autorizará ninguna modificación en el calendario de pagos si no se cumplen los requisitos anteriores descritos.

A contar desde la presentación de la solicitud, el plazo máximo para la resolución del procedimiento y su notificación es de un mes.

 

Deberemos esperar unos meses para poder ver de qué forma y en qué magnitud esta crisis sanitaria va a afectar a la economía.

¿Consideras que son suficientes estas ayudas?

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar