Contrato de renting: cómo aumentar el inmovilizado sin realizar un desembolso inicial

Contrato de renting: cómo aumentar el inmovilizado sin realizar un desembolso inicial

El renting es un contrato de arrendamiento de bienes muebles a corto y medio plazo, normalmente suele tener una duración superior al año. Entre las partes del contrato, arrendador y arrendatario se pacta la periodicidad de la cuota (mensual, trimestral o anual). La parte arrendataria se compromete a pagar una cuota y la compañía de Renting ofrecerá los servicios relacionados con un bien mueble como son su uso, el mantenimiento y el seguro del bien.

Contrato de renting: cómo aumentar el inmovilizado sin realizar un desembolso inicial

 

¿Qué características tiene un contrato de renting?
 

Las características de los contratos de renting son:

  • La realización de este tipo de contratos no está restringido únicamente a empresas (aunque suele ser lo más habitual), también puede ser realizado por particulares
  • La sociedad de renting compra el bien seleccionado y lo alquila a aquella empresa o particular que lo desee. La propiedad del bien mueble continúa siendo de la empresa.
  • Las coberturas, la duración o posibles indemnizaciones por rescisión anticipada se fijan en las cláusulas del contrato ya que los contratos de renting son libres, siempre respetando el Código Civil y el Código de Comercio.
  • En los contratos de renting no se incluye la opción a compra.
  • El renting está considerado como un producto financiero, por eso es habitual ver que los bancos lo ofrecen.

Normalmente, los arrendatarios suelen ser sociedades anónimas, que podrían clasificarse en tres grandes grupos:

  • Empresas dependientes de un grupo industrial
  • Empresas dependientes de un grupo financiero
  • Empresas individuales

¿Qué diferencias hay entre un contrato de renting y un contrato de leasing?

 

Aunque pueda parecernos lo mismo, el contrato de renting y el contrato de leasing se diferencian en varios aspectos: finalidad, servicios que ofrecen, su contabilización o duración. 

Finalidad 


La finalidad del contrato de renting no es otra que alquilar un bien mueble a una empresa o particular que no puede hacerse cargo del pago inicial del bien, por tanto decide acudir a una empresa de renting o a una entidad financiera que ofrezca servicios de renting y arrendarlo. El alquiler en el renting no tendrá la opción de compra, se busca más la funcionalidad que la inversión. En cambio, la finalidad del contrato de leasing tiene como finalidad la compra final del bien mueble que se esté siendo arrendado. El leasing está considerado más como fuente de financiación que como arrendamiento Por lo tanto, la primera diferencia sería que con un contrato de renting no puedes optar a comprar el bien y con un contrato de leasing sí.

Servicios

En un contrato de renting se incluyen servicios adicionales que un contrato de leasing no tiene y podríamos considerarlas como ventajas. Por ejemplo: el mantenimiento del bien, si tiene algún impuesto que pagar, los seguros... estos servicios se incluyen en un contrato de renting.

Contabilidad 


El renting es considerado como un gasto, mientas que el leasing, como hemos comentado se podría considerar como fuente de financiación y entonces afecta a las cuentas del pasivo por el importe de la deuda y a las del activo inmobilizado. Otra diferencia fundamental sería la forma de contabilizar cada tipo de contrato.

Duración 


En el contrato de leasing la duración mínima que se exige son dos años, mientras que en el contrato de renting no hay periodos mínimos de duración. Por lo tanto, otra diferencia es que el leasing está enfocado al medio y largo plazo y el renting al corto y medio plazo.

Finalización del contrato

En el contrato de renting:

  • Devolver el bien arrendado
  • Prorrogar la duración del contrato

En el contrato de leasing

  • Devolver el bien arrendado
  • Prorrogar la duración del contrato
  • Comprar el bien

 

¿Para qué podemos utilizar el renting?


Los contratos de renting están enfocados al arrendamiento de bienes muebles cuyo desembolso inicial es muy elevado y no se puede o no se quiere hacer frente a su pago, además si se quiere tener una cobertura más completa gracias a los servicios adicionales que ofrece. Los contratos de renting más habituales son con vehículos, equipos informáticos, maquinaria y mobiliario. 

Este tipo de contratos también tienen ventajas a nivel empresarial, ya que permite disponer de inmovilizado sin tener que aumentar el nivel de endeudamiento o disminuir la tesorería de la empresa. Además, los contratos de renting están considerados como gasto fiscalmente deducible siempre y cuando se engloble en el desarrollo de la actividad de la empresa

¿Cómo funciona el renting?

 

Para entender un poco mejor cómo funciona el renting tomaremos un ejemplo basándonos en en el servicio de renting que ofrece Banco Popular. En esta ocasión el arrendador será un banco y el arrendatario una empresa que necesita aumentar el número de vehículos. 

Imaginemos que esta empresa ha contratado a dos nuevos comerciales porque ha añadido dos rutas nuevas. Necesitamos dos coches nuevos, pero las nuevas rutas de esta empresa tendrá una duración limitada, por lo tanto no le interesa adquirir nuevos vehículos, si no que prefiere alquilarlos y para ello utilizará un contrato de renting. 

¿Qué productos le ofrecería Banco Popular?


Banco Popular ofrece 4 modelos de vehículos con un contrato de renting:

  • Land Rover Sport: El contrato tendrá una duración de 48 meses con una cuota mensual de 1.021,22€ 
  • Mazda 6 150 CV: El contrato tendrá una duración de 48 meses con una cuota mensual de 350,00€ 
  • Peoget 308: El contrato tendrá una duración de 48 meses con una cuota mensual de 290€ 
  • Nissan Note 1.5 DCI: El contrato tendrá una duración de 48 meses con una cuota mensual de 245,82€ 

Renting Banco Popular

Cada banco puede tener unas condiciones establecidas, por ejemplo Banco Popular establece que la duración del contrato sea de 48 meses. 

¿Qué servicios adicionales nos ofrecería el contrato de renting con Banco Popular?
 

Como hemos comentado antes, con un contrato de renting, además del alquiler del bien también recibiríamos servicios adicionales, en este caso tendríamos:

  • Seguro a todo riesgo sin franquicia
  • Cambio de neumáticos ilimitados
  • Mantenimientos y reparaciones
  • Asistencia en carretera
  • Matriculación e impuestos de circulación

 

Por tanto, el contrato de renting puede ser interesante para aquellas empresas que necesitan disponer de vehículos, nuevos equipos informáticos, mobiliario...y no pueden hacer frente a un gran desembolso y que, además, no van a necesitar estos bienes durante toda la vida de la empresa sino por un periodo de tiempo determinado. 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar