Hoy comemos los seis en Ikea por 8 euros

Respuestas: 64

22/04/12 (19:58)

Hoy comemos los seis en Ikea por 8 euros

Suscríbete a este hilo

Perritos a 50 céntimos, albóndigas a un euro... Personas en apuros recurren a las ofertas de Ikea para comer caliente. Un cliente: «Quien pasa hambre es porque quiere»

La mujer se plantó ante el mostrador de Puri, en la cafetería del Ikea de Murcia, al caer la tarde. En una mano llevaba un billete de cinco euros; en la otra, un repóker de niños hambrientos. Pidió cinco menús infantiles: pasta, yogur y zumo a un euro por cabeza.

-Cocinera, ¡échanos más macarrones, que tenemos hambre!-, aullaban los chavales.

-Hágales caso. Ellos tienen hambre... y yo no tengo más dinero-, terció la mujer.

La cocinera se conmovió ante la escena. Así que, disimuladamente, sirvió un cacito extra a cada niño. «Eso sí, la madre se quedó sin cenar», recuerda.

La cafetería de Puri, como la de las 18 tiendas de Ikea en España, lleva meses a reventar. Y no sólo de clientes que toman un tentempié mientras amueblan la casa. También hay personas en apuros económicos que combaten el hambre con las ofertas de la empresa sueca. «Desde que empezó la crisis, esto es el no parar», resopla la cocinera.

En Ikea se puede comer todo un día por sólo tres euros. De desayuno, café y un bollo: 50 céntimos. De comida, un menú infantil: un euro. De merienda, un perrito caliente: medio euro. Y, de cena, diez albóndigas con puré de patatas y salsa de arándanos: otro euro. Más barato que cocinar en casa.

De ahí que hayan surgido auténticos expertos en exprimir estas ofertas. Como Israel, de 36 años, y Cecilia, de 28, que visitan dos veces a la semana el Ikea de Alcorcón (Madrid), a los que hoy se ha unido la madre de ella, María Luisa. Por sólo 5,80 euros, cenan los tres: dos raciones de albóndigas, tortitas con nata, más pan, café y refresco.

El trío explota todas las rendijas del sistema. El café les sale gratis porque tienen la tarjeta Ikea. El refresco es rellenable, así que comparten un vaso entre todos. Y los días que no hay oferta de albóndigas, se contentan con el menú infantil. «Con eso cenas... Aquí quien pasa hambre es porque quiere».

Así, algunos han convertido Ikea en una especie de comedor social. En el Ikea de Jerez, tres matrimonios con hijos cenan allí casi todos los días. Piden albóndigas más un refresco para compartir. Los días especiales, añaden un cucurucho de helado para los niños. La familia duerme con el estómago lleno por cuatro o cinco euros.

«Ni McDonald´s puede competir con esto», coinciden Silvia y Rubén, dos inmigrantes mexicanos que cenan albóndigas y refresco de cola en el Ikea de Hospitalet. «Es bueno. Es barato. Y el lugar es cómodo».

Cuando fundó Ikea, Ingvar Kamprad solía decir: «Un estómago vacío no compra muebles». Ahora, la crisis ha falseado esta sentencia. Cada vez más clientes utilizan el atajo semioculto que permite saltarse el laberinto de muebles y plantarse directamente en la cafetería. «Muchos sólo vienen a comer», confirman los sindicatos.

En Ikea no facilitan estadísticas sobre este fenómeno. En cambio, sí que confirman que han modificado su política de precios por la crisis. «Este año hemos reducido los precios de nuestros productos de alimentación más vendidos para que todo el mundo pueda comer comida de calidad a buenos precios», dice Kevin Johnson, director del área de restauración de Ikea.

Seis millones de perritos, 16 millones de albóndigas... Las cifras de ventas son colosales. En total, sus cafeterías facturaron 55,67 millones de euros el año pasado, un 23% más que en 2009. Y eso que han recortado sus precios, lo que significa que el volumen de comida que han servido crece todavía más.

En Alcorcón, nada hace intuir esta tendencia. La clientela parece la de siempre: jóvenes que montan su primer hogar, familias cargadas de muebles... Pero, entre el gentío, se detecta a los que sólo han venido a comer. El jubilado que rellena el café tres o cuatro veces. El cuarentón que recicla un vaso de la basura para tomar un refresco gratis. Los clientes que remolonean hasta las 17:00, cuando entra en vigor la oferta de las albóndigas a un euro.

Entre los adictos de los meatballs está la familia Navarro-Sayabera. Por ocho euros, cenan seis: el matrimonio (Ana y Juan Jesús), los niños (Marcos e Irene) y los suegros (Rosa y Simón). Entre todos, dan buena cuenta de una ensalada y seis platos de albóndigas.

-¿Por qué vienen a Ikea?

-Mi mujer está en paro. Yo monto ascensores y ya sabes cómo está la construcción... Hay que ahorrar-, cuenta Juan Jesús.

El fenómeno es cada vez más habitual en España. Aunque, de momento, ha pasado desapercibido. Aquí no se han producido las protestas de Bélgica, donde la patronal de hosteleros invitó a 200 vagabundos a Ikea para denunciar su «competencia desleal». «Tras ver las albóndigas por un euro, la gente tratará los restaurantes normales como ladrones», dijo su presidente.

Muchos restauradores no entienden cuál es el negocio de vender diez meatballs a un euro. Y la respuesta es simple: en realidad, no es un negocio. «Ikea concibe la venta de comida como un servicio, no como una actividad de la que sacar beneficio», explica una portavoz de la multinacional sueca.

Gracias a la cafetería, Ikea consigue que sus clientes se queden más tiempo en su local. Además, los precios ajustadísimos afianzan su imagen low cost. Tras la paliza de recorrer la tienda, lo último que ve el cliente es un perrito a 50 céntimos.

Pese a estas irresistibles ofertas, las cafeterías de Ikea ganan dinero. O, al menos, no lo pierden. «Teniendo en cuenta que en 2011 se vendieron 16 millones de albóndigas, en raciones de 10, 15 o 20 unidades, no es difícil entender que los grandes volúmenes permitan generar lo suficiente para pagar los costes de estructura», explican en Ikea.

Pero esta jerga de MBA no está en la mente de las personas en apuros que visitan sus instalaciones. En el Ikea de Badalona, por ejemplo, un hombre demacrado almorzaba todos los días dos perritos calientes y varios vasos de refresco.

-Señor, que esto no es sano-, le decía la responsable del tenderete.

-Ya, hija, pero no puedo permitirme otra cosa.

Hace semanas que el cliente no aparece a su cita diaria. «Estoy preocupada», admite la camarera.

De vuelta a Murcia, Puri recuerda a la pareja que pidió cuatro raciones de albóndigas: dos para comer en el momento, otras dos para un tupper. O el matrimonio de ancianos que, avergonzados, le pidieron comida gratis. «Saqué dinero de la taquilla, me puse a la cola y les invité a cenar...», recuerda. «A veces, este trabajo te parte el alma».

La España real que sufre el Sistema encabezado por JCB. Una anécdota que se puede elevar a categoría

22/04/12 (20:08)

Re: Hoy comemos los seis en Ikea por 8 euros

A lo que estamos llegando. Gracias, Sr. Rajoy.

22/04/12 (21:22)

Re: Hoy comemos los seis en Ikea por 8 euros

Me extraña esa historia... Esta gente tan necesitada, ¿cómo se desplaza hasta IKEA...? Porque al IKEA no se va en metro o en autobús. Esos centros suelen estar en las afueras, a bastantes km del centro urbano más cercano, y hay que ir en auto. No me cuadra que personas que no tienen para comer tengan en cambio dinero para mantener un automóvil y echarle gasolina. Eso, sin tener en cuenta que las comidas son baratísimas cuando se preparan en casa, y muy caras cuando se compran en una cafetería, aunque sea de IKEA.

Ya será esa 'noticia', realmente, publicidad encubierta de IKEA...

Igarcipu
en respuesta
a Xxavier
22/04/12 (21:57)

Re: Hoy comemos los seis en Ikea por 8 euros

No dudes q es publicidad pura y dura. Ya sabemos lo complices q son los medios con quien paga las campañas de publicidad en los medios. Y eso q ganan dinero no se lo creen ni ellos.

saludos

Alcalde67
en respuesta
a Empecinado
23/04/12 (00:16)

vRe: Hoy comemos los seis en Ikea por 8 euros

No oy a entrar en la veracidad o no de la notica; lo que si sé es ¿qué calidad esperamos que tengan "perritos a 50 céntimos, albóndigas a un euro", o "por sólo 5,80 euros, cenan los tres: dos raciones de albóndigas, tortitas con nata, más pan, café y refresco"?; luego nos quejaremos del colesterol, retortijones, que estoy gordo, que ...
Para guisar en casa y gastar menos dinero que ese, no hace falta estrujarse demasiado la cabeza; sólo hay que tener ganas de pelar patatas o judías verdes, hay que lavar la comida, cocerla o guisarla, limpiar la cocina..., pero eso cansa mucho; es mucho más fácil ir al Ikea, al burguer, o comprar una lasaña precocinada, o congelados precocicnados... que salen infinitamente más caros y tienen una calidad... pero es lo que hemos aprendido: cultura del mínimo esfuerzo, usar y tirar, ganar tiempo para el ocio, no escuchar las pataletas de los niños consentidos y malcriados...

Cachilipox
en respuesta
a Xxavier
23/04/12 (10:32)

Re: Hoy comemos los seis en Ikea por 8 euros

En los IKEA de Badalona y Hospitalet se llega perfectamente a pie desde los barrios cercanos (barrios muy populares, por cierto). Y el acceso via transporte público es muy cercano.
Y si la noticia es publicidad encubierta, ojala nuestros gobernantes tomen nota. Si una empresa privada, con ánimo de lucro, es capaz de instaurar una especie de comedor social con leve copago, y la cosa es digna y no estigmatizante, universal para todo el mundo, y encima ganan dinero...

Rebotada
en respuesta
a Cachilipox
23/04/12 (11:34)

Re: Hoy comemos los seis en Ikea por 8 euros

es cierto, del popular barrio Fondo de Sta. Coloma al Ikea de Badalona, son 5 minutos andando

Antoine
en respuesta
a Alcalde67
23/04/12 (11:42)
X

No oy a entrar en la veracidad o no de la notica; lo que si sé es ¿qué calidad esperamos que tengan "perritos a 50 céntimos, albóndigas a un euro", o "por sólo 5,80 euros, cenan los tres: dos raciones de albóndigas, tortitas con nata, más pan, café y refresco"?; luego nos quejaremos del colesterol, retortijones, que estoy gordo, que ...
Para guisar en casa y gastar menos dinero que ese, no hace falta estrujarse demasiado la cabeza; sólo hay que tener ganas de pelar patatas o judías verdes, hay que lavar la comida, cocerla o guisarla, limpiar la cocina..., pero eso cansa mucho; es mucho más fácil ir al Ikea, al burguer, o comprar una lasaña precocinada, o congelados precocicnados... que salen infinitamente más caros y tienen una calidad... pero es lo que hemos aprendido: cultura del mínimo esfuerzo, usar y tirar, ganar tiempo para el ocio, no escuchar las pataletas de los niños consentidos y malcriados...

Re: vRe: Hoy comemos los seis en Ikea por 8 euros

no sé, no sé, con las últimas subidas del gas y electricidad, y con el precio de los detergentes, y los huevos tal como están ...

y la calidad, pues sin duda muchísimo mejor que la de la rebusca en contenedor ...

Relacionados

Foros temáticos

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.