Posts de Blogs > Funcionarios: las nuevas nenazas histéricas

Serafín, nadie duda que efectivamente hay ese segmento (minoritario) al que aludes.El

<< Volver al mensaje 'Serafín, nadie duda que efectivamente hay ese segmento (minoritario) al que aludes.El '

7 Anonimo
Anonimo
14 de mayo de 2010 (19:39)

Serafín, nadie duda que efectivamente hay ese segmento (minoritario) al que aludes.

El funcionario, aunque técnicamente es cualquiera que vive del fondo común de dinero deprivado a la población mediante impuestos, cuando hablamos así, más sangrantemente de ellos, es referido a aquellos que ya sabemos.
-No al catedrático o profesor de universidad, fueras de serie, apasionados y vocacionales.
-No al juez fuera de serie, justo, erudito y vocacional.
-No a ese policía honrado, entregado y servicial.
-Ni a ese médico fuera de serie, que probablemente también tiene su consulta por lo privado, y que sería aún más feliz, útil y eficiente en un contexto donde la medicina no estuviera confiscada por el gobierno. Pero también se vuelca en su trabajo. Sin duda los hay.

No. A todos los demás. A casi todo el que está en una ventanilla, más el que luego detrás procesa el papel, más el que luego en el despacho de arriba deja de leer el Marca para decir que no, que deniega lo que solicitas ("ruegos" se llama cuando te diriges a la administración, para más recochineo).

Cada vez que hago una gestión administrativa y veo como me tratan a mí o al de al lado, y luego me acuerdo de estas quejas, pienso "¿y encima os quejás de no gustar?".
Sin embargo la culpa no es exactamente de las personas. Sino del sistema.
No deberían existir funcionarios. No porque ellos sean peores seres humanos (aunque parezca mentira), sino porque esa figura profesional les degrada mientras se mantengan en ella, y aún durante un tiempo después.
Nadie debería estar jamás haciendo nada remuneradamente, tal que el receptor del servicio no esté conforme con la relación calidad/precio. Y la única forma de saber esto es someterlo a libre mercado. Que es donde estamos todos, y la vida misma. Endiosarse por encima de la dinámica de mercado e inmune a ésta vitaliciamente, no necesitar hacerse valer, no hacerse merecer, es un envilecimiento y enviciamento de la conducta y el espíritu, que provoca, no que un país entero de ciudadanos estén equivocados al unísono, sino que una figura, el funcionariado, sea una aberración. Y deberá desaparecer.

Haz una prueba muy sencilla:
¿Cuál es la comunidad autónoma más pobre de España? Extremadura, no?
¿Cuál es la comunidad autónoma con más gasto en funcionarios por habitante?
Ni te contesto, verdad?
Haz la misma prueba ahora cambiando la palabra 'pobre' por 'rica', y el dato también te saldrá igual para ambas preguntas.
La realidad es la que es, no es por tocar los huevos. Es porque queremos ser libres y prósperos. Pero lo 1º libres.

Si quieres realmente que tu país y su población vaya avanzando y prospere, el camino es SOLO 1. No hay más.
Si lo que quieres es una política de hamaca y taberna, combinaciones hay infinitas. Y cada una es un berenjenal de fenómenos y cosas raras, y efectos extraños, y de mucho menor crecimiento, ausencia de éste, o decrecimiento.

Me gusta
<< Volver al mensaje 'Serafín, nadie duda que efectivamente hay ese segmento (minoritario) al que aludes.El '


Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar