Subastas judiciales
Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

Mi solución al desastre judicial

110
Publicado por Tristán el subastero el 21 de marzo de 2011

Aunque se que mi propuesta va a indignar a algunos, como lo prometido es deuda, hoy voy a aportar mi solución al insostenible desastre judicial español. A ver si conseguimos que portadas como la de "El jueves" no estén en el futuro tan justificadas como hoy.

En primer lugar me gustaría mencionar que casi todos estamos de acuerdo en que España necesita varias reformas estructurales para colocarnos en el lugar que nos corresponde entre los países más adelantados del mundo. Pero lo que apenas he oído mencionar es que, concretamente en España, la reforma estructural más importante y con mayor potencial de transformación del país es, precisamente, la reforma del sistema judicial. 

Necesitamos un sistema judicial capaz de dar respuesta en unos pocos meses a cualquier desencuentro legal. No me refiero a las grandes demandas civiles tipo "Torres Kio", "Gran Tibidabo" o "Forum Filatélico", sino a los pequeños y medianos pleitos, que podrían resolverse en semanas o meses porque las pruebas son aplastantes (letras firmadas, escrituras de hipoteca, etc.) pero cuya resolución se demora más de cuatro años la mayoría de las veces.

¿Cuántos acreedores legítimos se ven obligados a cancelar sus deudas por la mitad del principal porque saben que eso es mejor que meterse en un pleito de varios años tras el cual se colocarán, en el mejor de los casos, como el último de los acreedores embargantes? Este es el pan nuestro de cada día. Hay abogados que se han especializado precisamente en eso, en llegar a acuerdos que eviten el pleito a costa de que el acreedor se conforme con cobrar solo una parte de lo adeudado. Muchos morosos profesionales viven de eso, sabiendo que al final solo van a tener que pagar una parte de sus deudas.

Ignoro si existen estudios sobre el lastre que eso supone para la economía española, pero sospecho que es muy grande. Solo en el mercado del alquiler de viviendas, se calcula que más del 90% de los potenciales arrendadores prefieren cerrar sus casas que exponerse a los peligros que todos conocemos.

Hasta aquí he resaltado la importancia de tener un sistema judicial con sentencias previsibles y rápidas. El problema es cómo conseguirlo. Pero la solución la tenemos delante de nuestras narices aunque no la sepamos ver.

¿Acaso no funciona fenomenal el sistema español de Notarías y el de Registros de la Propiedad? Mi propuesta sería replicar dichos sistemas de forma que los jueces, una vez aprobada su oposición y designada la plaza en la que tienen que ejercer, simplemente tuvieran que contratar al personal del juzgado, tal como hacen los notarios o los registradores y a funcionar. Otros tendrían que hacerse cargo de juzgados existentes, como ocurre tantas veces con las contratas públicas, pero siempre con capacidad para despedir o contratar. Como en cualquier empresa.

Este Tristán es un cabrón neoliberal y lo que propone es introducir criterios de rentabilidad y de beneficio en un servicio público, QUIERE PRIVATIZAR LA JUSTICIA. 

Pues claro que quiero introducir criterios de rentabilidad, precisamente porque por tratarse de un servicio público, debemos procurar que sea rápido y eficaz y está archidemostrado que el camino más corto para conseguirlo es que los implicados directos se beneficien de ello. Y más aún si conseguimos que se haga sin costes extra ni para los ciudadanos ni para para la Administración, igual que las notarías y los registros.

En realidad lo que propongo es que se calcule el coste que tiene para el Ministerio de Justicia cada sentencia dictada por los juzgados y que el coste medio sea el precio que la Administración pague al juez por cada demanda, pero solo cuando la sentencia sea firme, haya sido ejecutada y se pueda archivar. De forma que si la sentencia es recurrida y tumbada en segunda instancia, sea esta segunda instancia quien cobre el precio y se quede el primer juez con un palmo de narices, así aprenderá que la Judicatura no está para hacer un uso alternativo del Derecho, sino para aplicar estrictamente la Ley. Si la sentencia es confirmada, cobra el primer juez y los honorarios del juzgado de segunda instancia los paga el recurrente, que así aprende que recurrir por recurrir y para dilatar los procedimientos no sale gratis.

Mi abogado siempre dice que es imposible predecir qué sentenciaran los Juzgados de Primera Instancia, pero que las Audiencias Provinciales están para poner las cosas en su sitio aplicando correctamente la Ley. Con la reforma que propongo se acabaron las sentencias creativas porque al juez le pueden suponer no cobrar por el trabajo realizado y entonces con qué dinero le pagaría el sueldo a los empleados del juzgado. Los jueces tendrían que ajustarse a Derecho y los eternos recursos disminuirían y todos ganaríamos con ello.

Lógicamente los futuros empleados judiciales ya no serían funcionarios, y de nuevo ganaríamos el resto de la ciudadanía. Menos funcionarios, menos impuestos. Simultáneamente, cuantas más sentencias dictadas, firmes y ejecutadas, más pasta gana el juzgado, miel sobre hojuelas, pasta para el juez, primas a la productividad para sus empleados que pueden ganar bastante más de lo que ganaban hasta ahora con el sistema actual, acreedores contentos y dispuestos a invertir aún más en sus negocios, etcétera. Todos ganamos y nadie pierde, bueno no, pierden los que hasta ahora se aprovechaban de la lentitud de la Justicia.

Para los que repliquen que esto es una barbaridad y que los experimentos hay que hacerlos solo con gaseosa, mi propuesta es que la reforma se aplique solo a los juzgados de nueva creación, hasta que los dichos "juzgados reformados" representen un máximo del 5% sobre el total de juzgados. Cuando la ciudadanía compruebe que ese 5% de los juzgados se cepilla tranquilamente el 25% de la carga de trabajo y que sus estadísticas de sentencias recurridas y tumbadas se reduce casi a cero, entonces habrá llegado el momento de llevar a cabo la reforma total.

Lo que le pido a los pocos lectores que aún me quedan es que piensen en esta propuesta sin etiquetas y teniendo en la cabeza exclusivamente los resultados previsibles de la misma, sin entrar en ideologías ni en politiqueos. A muchos les da grima la palabra "privatización", como si significara que el ciudadano va a perder parte de sus derechos o va a tener que pagar por ellos. Nada más lejos de mi intención. En este caso, el ciudadano no tiene por qué pagar nada más de lo que ya paga y sus derechos se van a ver incrementados con una resolución más rápida de sus conflictos judiciales y con una inmediata disminución de la conflictividad judicial.

En los años ochenta había muchos que parecían encantados con la gran utopía comunista, un sistema totalitario y criminal que tiranizó a la mitad de los europeos y engaño a parte de la otra mitad. Esta propuesta no va dirigida a los nostálgicos de aquel gulag, los cuales seguro que están vomitando de asco al leer estas líneas. No, ellos jamás aceptarán que LA ÚNICA Y VERDADERA UTOPÍA ES DISFRUTAR DE UNA JUSTICIA VERDADERA Y RÁPIDA y que lo importante es alcanzar ese objetivo sin detenerse en si alguien se beneficia o no por el camino. El resto son monsergas.

 

Etiquetas: critica · legislacion · sistema judicial · justicia



Añadir comentario
110
Comentarios (mostrando del 61 al 80)
61 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  Biglebowski
24 de marzo de 2011 (15:59)

300+300=600

Me gusta
62 Biglebowski
Biglebowski  en respuesta a  Tristán el subastero
24 de marzo de 2011 (19:11)

Entonces, lo que sobra de los primeros 300, ya que la parte ejecutante solo pide 100, quien se lo queda?

Me gusta
63 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  Biglebowski
24 de marzo de 2011 (20:23)

Serían sobrante para el demandado si no hubiera una hipoteca posterior (la tercera), que es quien se los va a llevar.

Me gusta
64 Ramirogaliza
25 de marzo de 2011 (12:35)

Me produce verdadero estupor que se puedan hacer propuestas tan frívolas, descabelladas y delirantes como las que se vierten aquí respecto de la administración de justicia. Lo son hasta tal extremo que produce rubor hasta rebatirlas. Es como si alguien me dice que el Sol es un planeta helado..., ¿tendría que rebatir eso?; ¿podría hacerlo sin formar yo mismo parte del ridículo?

Me gusta
65 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  Ramirogaliza
25 de marzo de 2011 (16:18)

¿Por casualidad no serás funcionario de Justicia? Yo soy un simple usuario, de ahí mis limitaciones.

Me gusta
66 Ramirogaliza
25 de marzo de 2011 (19:36)

Tristán, está bien que reconozcas tus limitaciones, yo también tengo las mías. Por otro lado, no deja de sorprenderme la ilimitada fe que tiene mucha gente en la gestión privada de los asuntos. Y ello a pesar de que, si hiciesen una mínima reflexión acerca de su experiencia personal, llegarían a la conclusión de que el funcionamiento de la empresa privada es, en general, nefasto y el trato y atención al cliente mucho más insatisfactorios que los dispensados por la administración a los usuarios. Llama particularmente la atención que se hable de imponer criterios de productividad en el sector público, dejando caer que eso ya sucede con normalidad en el sector privado. La realidad es que, si tuviésemos de medir al sector privado por su competitividad y productividad, habría que buscar los resultados en el subsuelo y que los salarios están tan escasamente vinculados a la productividad en la empresa privada como en la función pública. Es como si Torrente se pusiera como ejemplo de estilo y buen gusto.

Otro error muy frecuente, ya hablando de la Administración de Justicia, consiste en valorar exclusivamente las figuras de juez y secretario judicial, considerando al resto de funcionarios (porque aquéllos también lo son) como ganado insustancial y fungible. Consecuencia de esta visión es plantear cualquier mejora señalando a jueces y secretarios como clave y panacea de la reforma y al resto de funcionarios como problema o incluso estorbo. La realidad es que la mayoría de los órganos jurisdiccionales funcionan sin que se sepa que hay un secretario, que los jueces, más allá de los juicios, son unos tipos que al final del día (y no todos los de la semana) firman los montones de papeles que les preparan los gestores y tramitadores, ejerciendo funciones que exceden con mucho su responsabilidad y obligaciones y asumiendo volúmenes de trabajo brutales. La oficina judicial va tirando y no es un caos total gracias a este esfuerzo suplementario y no retribuido, gracias a que no poca gente se queda hasta las tantas o va por la tarde para "sacar papel" y, pese a la creencia generalizada, a los muchos que van a trabajar cuando tendrían plenamente justificada una baja médica sin coste alguno.

Además, hay que desmontar el mito de la fijeza e inamovilidad del funcionario, no sólo porque existe un régimen disciplinario muy riguroso (más que el de los jueces en determinados aspectos) que puede dar lugar a la separación del servicio, sino porque en la administración en general y en la de Justicia en particular hay una elevada tasa de precariedad y temporalidad derivada del interinaje (según los últimos datos, esta tasa llega a ser incluso superior a la del sector privado).

Me gusta
67 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  Ramirogaliza
25 de marzo de 2011 (19:41)

No estoy de acuerdo con nada de lo que has afirmado. Con nada. De hecho, pienso todo lo contrario de todas y cada una de tus afirmaciones.
Qué se la ve a hacer.

Me gusta (1)
68 Ramirogaliza
25 de marzo de 2011 (22:17)

Tristán, es metafísicamente imposible estar totalmente en desacuerdo con lo que digo. Hasta yo, que estoy muy en desacuerdo contigo, no puedo decir que estés equivocado absolutamente en todo. Por otro lado, mis reflexiones las baso en un conocimiento de primerísima mano obtenido en distintos puntos de la geografía española. De verdad, las soluciones maximalistas tipo carnicero de la esquina son escasamente aprovechables.

Todavía recuerdo a Sarkozy, Obama y otros líderes interplanetarios, allá por 2008, cargando contra la irresponsabilidad del sector financiero y de las casas de análisis y clamando exigencia de responsabilidades a los mismos. Hoy, una vez los Estados han acudido al rescate, esos canallas irresponsables (nunca mejor dicho) han convencido a gran parte de la sociedad de que son los Estados, las administraciones públicas, los culpables de la crisis. Resulta patético ver a los desharrapados y desheredados del mundo ponerse a la cabeza de esa manifestación falaz en contra de sus propios intereses, que en gran medida dependen de la acción protectora del Estado. Todo lo que sobra, según el poder financiero y empresarial, es justo lo que separa a las clases medias y más desfavorecidas de la miseria, la exclusión social y el azote de los poderosos.

Cambiemos el Estado del Bienestar por el Estado de Beneficencia; hagamos que los funcionarios puedan ser contratados y despedidos a voluntad, todo un avance hacia el siglo XIX. Acabemos con los sindicatos, al parecer las únicas instituciones deficientes que ha generado la especie humana y, por cierto, uno de los últimos diques de contención que impiden que los trabajadores queden desnudos en campo abierto. Empujemos a los futuros pensionistas a la disyuntiva de elegir entre la miseria o el engorde de las cuentas de resultados, como no, bancarias. El capitalismo más despreciable ha declarado su victoria total y considera rendida incondicionalmente a la sociedad. Pero cuidado, porque a lo mejor llega un día en el que los arrogantes acaban manteados en las plazas públicas, o algo peor.

Me gusta
69 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  Ramirogaliza
25 de marzo de 2011 (22:31)

Te veo un pelín ideologizado. Solo un pelín.

Me gusta
70 Ramirogaliza
Ramirogaliza  en respuesta a  Tristán el subastero
25 de marzo de 2011 (22:58)

Todo el mundo que tenga cerebro está ideologizado. Lo que tú propones y lo que proponen todos esos a quienes denuncio se basa en una ideología bastante concreta.

Me gusta
71 5.....s
5.....s  en respuesta a  Ramirogaliza
26 de marzo de 2011 (00:11)

juas ...juas...juas...desde el respeto...un saludo...

Me gusta
72 Ramirogaliza
26 de marzo de 2011 (14:12)

No cabe mayor espaldarazo a mis comentarios que mi conocimiento unido a vuestra reacción. Un abrazo.

Me gusta
73 5.....s
5.....s  en respuesta a  5.....s
26 de marzo de 2011 (16:49)

plas plas plas...un saludo...

Me gusta
74 5.....s
26 de marzo de 2011 (16:53)

Pero hombre de dios, como se va a privatizar la justicia, la justicia es imprivatizable, el dia que lo hagan las manifestaciones contra las resoluciones injustas, la mayoria en contra del sentir del puebloal que deberian de representar como poder, haran que las revoluciones no puedan ser paradas ni por todos la compra de los creadores de opinion del pais, Un saludo...

Me gusta
75 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  5.....s
27 de marzo de 2011 (13:31)

¿Privatizar la Justicia, quien ha hablado de eso?
Una cosa es eso y otra, muy distinta, es PRIVATIZAR LA OFICINA JUDICIAL. Para que distingas entre una cosa y la otra, la "oficina judicial" es el papeleo y la Justicia es lo que hacen los jueces cuando dictan sus resoluciones.

Me gusta
76 5.....s
5.....s  en respuesta a  Tristán el subastero
27 de marzo de 2011 (13:41)

en fin que no es la justicia a lo que te refieres, ¿te refieres a los de la astilla? a que se privatice a estos solo a estos o tambien a estos, a que se astillize el proceso?... entre otros, no se tristan, lo que se debe de hacer es dotar a la justicia de instrumentos, los juzgados funcionan donde los jueces funcionan, ese es otro elemento, el espacio es otro , no tienen espacio, los medios, pero si comparten hasta impresoras, sabemos de sobra que la justicia no funciona y es lenta, pero querer desplazar esa responsabilidad, a los que estan normalmente sobresaturados, es una vision desenfocada ... un saludo...

Me gusta
77 Ciberet
27 de marzo de 2011 (16:22)

Hola a todos. Perdonad que descienda un poco en el debate, y que vaya a cosas concretas. Acabo de leer este artículo titulado "Los 10 resquicios legales que usan los inquilinos morosos para no pagar el alquiler", algo así como el "decálogo del moroso profesional". Aunque el tema no esté relacionado directamente con el asunto del post, sí que nos puede dar una idea de varios asuntos espinosos en los deshaucios inmobiliarios. Puede dar ideas a los morosos, pero por otra parte, pone el foco en los problemas cotidianos que surgen a la hora de tomar posesión de un inmueble, problemas que deberían ser resueltos (¿cúando?, ¿por quién? ¿hay algún político interesado?) en beneficio de los propietarios y de los buenos arrendatarios, que verían bajar sus rentas sin ninguna duda.
¿Mejoraría todo esto con la privatización de la oficina judicial, como apunta el "cabrón neocon" Tristán, o bastaría con cambiar las leyes?

http://www.idealista.com/news/archivo/2011/03/22/0308115-los-10-resquicios-legales-que-usan-los-morosos-para-no-pagar-el-alquiler?xtor=EPR-75-[esta_pasando_20110322]-20110322-[notinmo_1_leermas

Todo esto que se cuenta está también relacionado con las subastas judiciales, claro (FCalvo contaba en un comentario que le habían parado una subasta por pedir súbitamente el ejecutado abogado de oficio).

¿Qué opinais?

Me gusta
78 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  Ciberet
27 de marzo de 2011 (17:15)

Muy bueno el artículo, aunque le dará ideas a los morosos menos profesionalizados.
Cambiar las leyes no significa nada si no hay un poder judicial efectivo para aplicarlas y no aquí no lo hay. En España se puede pagar con un cheque sin fondos y que no te pase nada de nada muy a pesar de la Ley. Esto no funciona.

Me gusta
79 Feinmann
Feinmann  en respuesta a  5.....s
28 de marzo de 2011 (02:03)

Al Estado y al Poder no le interesa una justicia operativa, sino una justicia con problemas. En base a esos problemas, luego pueden motivar prescripciones como la del caso Alierta (¿alguien sabe siquiere que riñeran al juez?) o como los Albertos, que con sentencia firme, jamás pisarán la carcel, van a estar recurriendo ad aeternum, y la sentencia ejecutiva solo despues de que se mueran.

Me gusta
80 Mekanet
28 de marzo de 2011 (20:46)

Creo que se ha olvidado una parte fundamental en la exposición: los Secretarios Judiciales. Nos cargarmos de un plumazo:
1. La fe pública judicial (el juez no puede ser notario de si mismo)
2. Al verdadero responsable del juzgado en asuntos de personal. Son los Secretarios quienes realmente saben los procedimientos que se llevan a cabo en un juzgado, quienes controlan de forma administrativa al personal,...El juez, muchas veces no conoce (ni tiene que conocer) el estado en el que se encuentra el procedimiento.
3. Son los Secretarios quienes se encargan de la Oficina Judicial (el antiguo juzgado), de las ejecuciones, de los convenios, de las subastas,...

Y si piensas que El Secretario Judicial es una figura caduca, le echas un vistazo al sistema alemán, donde descargan de muchísimo trabajo al Juez.

Además hubo una reforma procesal impresionante en el año 2009, lo que pasa que hay que darle tiempo para que se vean los resultados. Que casi cuatro años de atascos en algunos juzgados, no se van a solventar por la proposición de privatización.

Me gusta

Tristán el subastero

Tristán el subastero

Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.




Twitter
RSS
e-Mail
Facebook







Sitios que sigo



Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.