Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

El miedo a ser despedido...

15
Publicado por Yo mismo el 09 de marzo de 2012

 

Cierto mensaje que se oye reiteradamente en todas y cada una de las reformas es aquel que nos cuenta que “sólo los trabajadores improductivos tienen que tener miedo a ser despedidos”. La lástima es que este mensaje parte de un error de base importante que no es otro que considerar que el mundo es perfecto.

En realidad la frase debería ser redactada de otra forma, por ejemplo: “los mejores trabajadores no tendrán que tener miedo a ser despedidos”, que sin ser del todo exacta refleja mejor lo que debe esperar cada trabajador. La gran diferencia es que el miedo a ser despedido depende de una definición de la palabra “mejor”. ¿Quién es el mejor trabajador?. Pues cada empresario o dirigente de empresa tiene claro cuáles son para ellos los mejores trabajadores, y por tanto mirando hacía el otro lado, cada empresario o dirigente de empresa tiene claro quiénes son sus peores trabajadores. Pero esta definición no se puede entender sin entender que cada empresario tiene sus propios criterios para definir quienes son los mejores y los peores.

Por lo tanto, los primeros que han de tener miedo, en definitiva han de ser aquellos trabajadores que se alejen de los criterios de sus superiores. Si presuponemos que los superiores no se equivocan nunca y que siempre tienen en cuenta criterios puramente racionales, podríamos asumir que los trabajadores productivos no tendrían miedo. Sin embargo a medida que el empresario que decide quienes son los mejores y los peores se aleja de este ideal de empresario modelo, los trabajadores que han de temer se alejan también del ideal.

En todo caso, quizás deberíamos recordar que el máximo miedo nos lo encontraremos en aquellas empresas que van mal; (es donde nos encontraremos las causas más plausibles para un despido objetivo por causas económicas). Esta es una de las perversidades de todas estas reformas. Resulta que a las empresas que les vaya mal se les permite sin mayores problemas rebajar los sueldos y facilitar el despido. Esto significa que si en un sector una empresa lo hace bien y otra lo hace mal, resulta que se premia directamente a la que lo hace mal, que puede por tanto rebajar sus costes a costa de los trabajadores sin mayor problema.

Ya sé que normalmente la causa “mala gestión” es algo que en todos los análisis queda para el sector público, pero sin embargo deberíamos tan siquiera contemplar la posibilidad, aunque fuese a nivel teórico, de que existan casos de empresas y empresarios que tengan serios problemas de gestión. Evidentemente todo aquel que se encuentre en una empresa en la que el empresario no  sea de los mejores se encontrará en una situación en la que la persona encargada de coordinar todos sus recursos a su disposición y combinarlos eficientemente no sea de las mejores. En esta situación, es el empresario el que ha de elegir quien se queda y quien se va.

El hecho de que el que elija quien se va coincida con el que no sabe seleccionar plantea un escenario en el que es fácil inferir que los trabajadores han de preocuparse bastante más por adecuarse a los criterios que el encargado de “nominar” valora que a hacer un buen trabajo.

Según lo expuesto en la reforma laboral, resulta que se despedirá a los que tienen una menor antigüedad porque eran más baratos de despedir que los antiguos. Curiosamente aquel que mire únicamente el precio del despido, (recordemos que es lo que sugiere el texto de la reforma laboral que es lo que hacen los empresarios), no cambiará la decisión, (que supuestamente es lo que busca la reforma según el texto), sino que seguirá despidiendo al mismo pero más barato. Es como tratar de elegir entre dos bienes cualesquiera en función del precio. Si en una situación elegimos el bien A por barato, no se va a cambiar la elección bajando el precio de los dos bienes en el mismo importe.

También hay empresarios que tienen cierta preferencia, y podemos imaginar que le tienen cierto cariño a un trabajador determinado; pongamos por ejemplo que es la persona que dice que si a todo, a un jefe que no le gusta que le lleven la contraria, ¿le llevará la contraria?. Pues el problema es que la combinación gestor ineficiente y persona que no acepte opiniones contrarias suele ser bastante habitual, hasta el punto de que una persona que acepte (o que busque críticas como gran forma de mejorar) difícilmente tomará decisiones sin mirar todos los puntos de vista y por tanto tiene más probabilidades de estar en el lado de los que no van a tener excusas para despedir por razones objetivas.

Ante una situación o una empresa como la descrita, el que dice amén a todo, ¿tendrá más miedo o menos?. Pues lo más probables es que siga igual de tranquilo. Sin embargo el que se basaba en trabajar y en fijar unas reglas claras, ahora mismo verá que su mundo se ha derrumbado.

En definitiva, ¿Quién tiene que temer?, Pues aquel al que le hayan cambiado las circunstancias, y es fácil entender que el miedo lo tendrán aquellos casos en los que el despido era improcedente y ahora por decreto ley pasa a ser procedente. Y esto es sencillo, el que estaba más seguro antes que ahora, es aquel trabajador que se basaba en cumplir para que no pudiesen despedirlos de forma procedente que es el que ahora realmente ha cambiado. El que no era productivo, o incluso causaba quebrantos a la empresa seguirá exactamente igual porque su coste de despido no ha variado.

En todo caso, resulta que lo que se trata siempre en esta medida no era precisamente de generar confianza, sino de meter miedo, porque este miedo es muy útil para negociar con las empresas. De hecho precisamente se trata de reducir poder de un lado, dar poder del otro, lo cual invariablemente llevará a que el precio del mercado refleja esta situación, o sea que el miedo y la incertidumbre es un elemento clave para que los trabajadores estemos totalmente vendidos para aceptar lo que el empresario disponga.

Y desde este punto de vista nos hemos encontrado con un gran “éxito” de la reforma laboral; el miedo se ha instalado en los trabajadores, y curiosamente nadie siente miedo porque si hace su trabajo puede ser despedido. El miedo viene derivado de que puede ser despedido por cualquier razón, haga o no haga su trabajo de acuerdo al sentido común.

Etiquetas: despido · Reforma Laboral · Abaratamiento del despido



Añadir comentario
15
Comentarios
2 Feinmann
10 de marzo de 2012 (01:19)

Hay otro efectos:
- Hemos pasado de tener un mercado de trabajo dual, el de los contratos precarios y los contratos de calidad a que todos sean precarios.
- Con esa precarización, tambien habrá un riesgo que tendrán que descontar los bancos a la hora de conceder prestamos. Menos seguridad en el trabajo es mas riesgo, y ya sabemos la adversión al riesgo que tienen los bancos, los prestamos que concederán serán menores.
- Tambien concederan prestamos menores considerando que el salario del trabajador puede ser reducido como una decisión unilateral del empresario.
- Menos credito redundará igualmente en menos gasto, menos consumo, menos PIB,
- Reducido el PIB las empresas tendrán motivos para otra ronda de despidos y reducciones, y el ciclo vuelve a empezar.

Total, que con esto me temo que nos hemos metido en un ciclo infernal que nos va a hacer alucinar. No descartaria yo el vernos como los griegos, pues aunque el punto de partida sea mejor, a un ciclo realimentado positivamente, pero a la baja, se la trae al pairo, y buscará el suelo en un movimiento acelerado.

Me gusta (9)
3 Pagano
10 de marzo de 2012 (01:39)

Estimado Tomas:

Como siempre enhrabuena por tus deducciones, no obstante, el problema de esta reforma no reside en el despido. El despido siempre ha sido libre, lo unico es que tenia un coste, que se suprime.

Lo grave de esta reforma es la arbitrariedad que se autoriza para cambiar todas las condiciones laborales de forma unilateral(salario, movilidad geografica, movilidad fucional, etc, etc) de forma que o acceptas o la puerta.

Y esto si que tiene graves consecuencias ya que genera inseguridad(juridica) a los trabajadores de cara a mantener un proyecto personal).
¿Como te puedes comprar un piso si te pueden trasladar cuando quieran, o te pueden rebajar el sueldo, etc, etc?

Como decia Candido Mendez(UGT), los empresararios querian abartameinto del despido y financiacion, y el gobierno les ha dado abartamiento del despido y un garrote.

Por ultimo, como siempre la ley nunca se hace para que se cumpla sino para fastidiar a determinadas empresas o personas.

Que empresa decente va a contratar a alguien de más de 50 años si cuando tenga que despedir se tiene que hacer cargo del paro. Si ahora resulta que es mas facil de despedir a los de 40 a 50 años.

Que oportunidad tendran los parados que no cobran prestaciones de encontrar empleo cuando se subvencionara a la empresa con el 50% de lo que le reste de cobrar al parado.
¿Donde esta la igualdad de oportunidades en estos casos?
El mercado de trabajo como cualquier mercado no puede estar intervendio de esta forma ya que se esta descriminando un derecho fundamental por edad. Y todo esto suponiendo que haya que trabajar hasta los 67 años.

¿Donde se ha visto un periodo de prueba de un año? etc, etc

Como comentas si algo se puede hacer mal hay gente que incluso consigue hacerlo peor..

Lo bueno de esta reforma es que ya no hay dualidad en los contratos laborales y quizas los sindicatos cogan la fuerza que necesitan.

la fuerza la da la unidad, y si nadie trabaja como la huelga del metal de hace dos veranos en pontevedra al final se consiguen las cosas.

Parece que se estan olvidando que la teta no da para mucho mas con los salarios mileuristas que existen.

Un saludo

Me gusta (5)
4 Adan esmit
10 de marzo de 2012 (15:57)

Buenas reflexiones, que llevan a varias conclusiones, pero para mi a una primordial: cada empresario echará al que le de la real gana, disfrazado de procedente, aunque sea un pecado mortal lo que hace.

Me gusta (1)
6 fran_
10 de marzo de 2012 (17:38)

Estupendo artículo, como siempre. Ayer la prensa publicaba unas declaraciones de Rajoy: «La reforma acabará con la desesperación de los jóvenes»..., que sólo faltaba completarla con ".... y empezará la desesperación de los mayores".

Rajoy: «La reforma acabará con la desesperación de los jóvenes»

Y esa desesperación es la que en parte sentimos yo y otros muchos, que vemos como de la noche a la mañana se nos puede mandar a la calle con una indemnización de risa. Y es que para superar la cacareada dualidad del mercado de trabajo se ha decidido precarizar a todos, en vez de "desprecarizar" a los que estaban en peor situación.

Se ha puesto en manos de las empresas un incentivo para mejorar su competitividad vía reducción de costes salariales, al que van a recurrir sí o sí. Las menos competitivas serán las primeras, pero contagiarán a las más eficientes, que tendrán que ajustar gastos de personal si no quieren ser sobrepasadas por las otras.

Con esta reforma se está dejando en evidencia la gravedad de la crisis, y el negro futuro que nuestros políticos nos están deparando. En mi caso, y hasta ahora, había sido un privilegiado dentro de la crisis, conservaba (y conservo) mi puesto de trabajo, tenía alguna subida salarial, etc. pero es obvio que esto se acaba.

Me gusta
7 1755
X

Estupendo artículo, como siempre. Ayer la prensa publicaba unas declaraciones de Rajoy: «La reforma acabará con la desesperación de los jóvenes»..., que sólo faltaba completarla con ".... y empezará la desesperación de los mayores".

Rajoy: «La reforma acabará con la desesperación de los jóvenes»

Y esa desesperación es la que en parte sentimos yo y otros muchos, que vemos como de la noche a la mañana se nos puede mandar a la calle con una indemnización de risa. Y es que para superar la cacareada dualidad del mercado de trabajo se ha decidido precarizar a todos, en vez de "desprecarizar" a los que estaban en peor situación.

Se ha puesto en manos de las empresas un incentivo para mejorar su competitividad vía reducción de costes salariales, al que van a recurrir sí o sí. Las menos competitivas serán las primeras, pero contagiarán a las más eficientes, que tendrán que ajustar gastos de personal si no quieren ser sobrepasadas por las otras.

Con esta reforma se está dejando en evidencia la gravedad de la crisis, y el negro futuro que nuestros políticos nos están deparando. En mi caso, y hasta ahora, había sido un privilegiado dentro de la crisis, conservaba (y conservo) mi puesto de trabajo, tenía alguna subida salarial, etc. pero es obvio que esto se acaba.

1755  en respuesta a  fran_
10 de marzo de 2012 (20:27)

Creo que con esta reforma lo que se está buscando es forzar una deflación de precios y salarios. Obviamente las empresas se desharán en primer lugar de aquel personal que le salga más caro.
Y si te ponen en la calle te ves obligado a coger lo que te den. Lo que te den es, por ejemplo, aceptar una rebaja de salario del 30-40% por realizar en otra empresa las mismas tareas que hacían en tu antiguo trabajo (Y aquel al que no hayan echado se cuidará muy mucho de cada euro que le entre. Aquí no va a consumir ni el tato)

Es decir, de nuevo se busca que Spain sea un país que compita por precio en una economía globalizada. Ese es precisamente el modelo de los años 60.

Pero ¿qué sentido tiene en pleno siglo 21 que un país que quiere de nuevo competir en precios se necesiten 6 meses para crear una empresa?

¿Qué sentido tiene decirle al mundo que ofreces curritos baratos si la electricidad es la tercera más cara de Europa?

¿Qué sentido tiene postularte como país de salarios y despido barato si las cotizaciones empresariales desalientan cualquier proyecto de inversión?

Enlazando con lo anterior ¿qué sentido tiene que un país en el que se busca hundir precios y salarios tenga 7 niveles de Administración: Europea, Estatal, Autonómico, Provincial, suprarregional, comarcal y local.

Por último: qué sentido tiene que los sindicatos convoquen una huelga general si sus ingresos provienen en grandísima medida precisamente los Presupuestos Generales del Estado?

Me gusta (3)
8 Cambioyev
10 de marzo de 2012 (21:10)

El poder ventajoso y arbitrario que el gobierno ha brindado a las empresas a la hora de despedir, modificar a la baja las condiciones de trabajo (sueldos, movilidad, polivalencia, jornadas y horarios) y de contratar bajo el abusivo lema "esto es lo que hay, lo tomas o lo dejas, decídete ya que tengo esperando tropecientos mil"... va a suponer:

1) Incremento del margen empresarial de beneficios por producto para bienes básicos y monopolísticos (al mantenerse o subir los precios y reducirse el coste laboral).

2) Empeoramiento aún mayor del poder adquisitivo de muchas familias que necesitan sobrevivir y salir adelante.

3) Aumento del desempleo que (por la necesidad del punto 2) va a producir un incremento de trabajos "en negro" y, por tanto de la economía sumergida. Si actualmente se estima que está en torno al 25%, dentro de poco superará el 30%.

4) Menores ingresos fiscales por falta de regulación de los mercados y por la ausencia de interés en investigar los grandes fraudes que se producen en la “economía legal” (por el incremento de la contabilidad en “B” de las empresas, por pactos contra la competencia…) y en la “economía sumergida” (por no declarar los ingresos).

5) Reducción de los Presupuestos Generales del Estado, con recortes en los servicios públicos, que llevará a la pérdida de más derechos y servicios para los ciudadanos (educación, sanidad, seguridad, justicia, asistencia a personas necesitadas, ayudas…) y a un empeoramiento en la calidad de los servicios públicos que queden.

6) Aumento de concesiones del Estado a las empresas para que éstas ofrezcan, en régimen de monopolio, algunos de los servicios públicos dejados de atender por la Administración Pública, a un coste mayor para el ciudadano.

Entonces… me pregunto: ¿así se reactiva la economía?

La verdad... no sé si molesta más esta situación en la que unos cuantos y sus amigos se enriquecen de forma descarada a costa de la precariedad laboral y económica de la mayoría de la población... o que nos tomen por tontos.

Me gusta
9 Cambioyev
Cambioyev  en respuesta a  1755
10 de marzo de 2012 (21:41)

Voy a tratar de contestar tu último punto: ¿qué sentido tiene que los sindicatos convoquen una huelga general si sus ingresos provienen en grandísima medida precisamente los Presupuestos Generales del Estado?...

...con otra pregunta:

¿Por qué el Congreso de los Diputados ha aprobado la reforma financiera del gobierno con el apoyo del principal partido de la oposición... y, en cambio, la reforma laboral ha sido aprobada con los votos en contra de éstos?

La política está entre dos bandos, sector financiero y ciudadano, y necesita a ambos.

Al primero lo necesita para que financie la carrera hacia el poder. Y con quien te da (podría decir mejor "presta"... pero creo que no es muy real) el dinero no se juega.

A los ciudadanos los necesita para legitimizar ese poder ante la sociedad. Y en ese juego democrático al pueblo hay que darle la opción de que pueda votar al menos entre dos partidos (si no... creo que no sería democracia), el de los buenos y el de los malos (para cada "votante creyente" el de los buenos es el suyo y el de los malos el otro).

Por eso, los dos partidos mayoritarios, por un lado, pactan acuerdos con seriedad sobre el sector financiero... y por otro, buscan los focos para escenificar un irreal enfrentamiento en una materia laboral que afecta directamente a los ciudadanos.

Y los sindicatos subvencionados por lo gobiernos son actores de reparto y cumplen la función de aparentar la defensa de los trabajadores, de encauzar la teatrera alternancia en el poder en el juego democrático, de recoger toda esa energía concentrada de un pueblo empobrecido, indignado, frustrado, decepcionado... y difuminarla mediante la válvula de escape de manifestaciones y huelgas para "teletubbies", sin en realidad cambiar nada.

Dime quien te financia o subvenciona... y te diré quien eres.

Me gusta
10 Xxavier
11 de marzo de 2012 (08:56)

En la situación actual, la ley debe favorecer al máximo a los empresarios, porque es el único camino para aumentar la inversión y poner freno al incremento del desempleo. Lo demás son buenos deseos, pero la realidad es como es. En otras circunstancias, si el fomento de la inversión no fuera la prioridad absoluta, las garantías laborales del caso serían viables, pero ahora su costo es excesivo...

Hay quien apela a la necesidad de mantener la demanda interna, pero lo primero es la competitividad. España no es una isla, y si la demanda interna cae (que está cayendo, y más que caerá) habrá que exportar bienes y servicios masivamente, y para ello hay que tener costes bajos, aunque sea a costa -las cosas como son- de incrementar el grado de explotación del empleado. ¿Qué hizo Japón en los años 50, o Taiwán y Corea en los años 60? Pues eso...

Me gusta (1)
11 phluisma
11 de marzo de 2012 (09:29)

Voy a poner un ejemplo de productividad, el mío propio. Trabajo en el sector público. Desde que gané las elecciones sindicales me movieron a un puesto donde tengo menos contacto con los papeles del registro de entrada-salida, ¿será para que no me entere de las cosas que hacen?.
Resulta que antes en ese puesto yo a lo mejor tenía que envíar 50 cartas igualitas, y yo ya tenía montada mi sistema de mailing, en 20 minutos tenía hechas las cartas, firmadas, selladas, registradas y ensobradas a la espera del mensajero. O sea que yo hacía mi trabajo EFICAZMENTE.
La persona que han puesto ahora, uno siendo amable, trató de explicarle el sistema de mailing, y como es de los de yo tengo mi plaza y a cobrar, pues dijo que no entendía nada, ni tenía intención de entender.
Así que cuando le toca hacer las 50 cartas, las hace 1 a 1, y le lleva todo el día y parte del otro. Y un día tuve que oirle decir al jefe de turno, MIRA TU COMPAÑERA como trabaja, a ver si le echas una mano.
Un caso semejante le pasaba a un compañero agente forestal que hacía su turno, llegaba a la oficina sacaba sus datos del gps, de la cámara digital, etc y hacia su informe y estaba al día... en cambio su otro compañero, como no tiene ganas ni interés, tiene meses atrasados de informes. Y su jefe le dijo lo mismo, MIRA TU COMPAÑERO, necesita ayuda ....

A la hora de despedir, nos despedirán a nosotros, porque en "apariencia" NO HACEMOS NADA, pero somos a la hora de la verdad MILES DE VECES MÁS PRODUCTIVOS. Por desgracia la administración está llena de gente así.

En estos momentos en Galicia el gobierno autonómico ha retirado la ayuda ilegal que estaba dando a los trabajadores que venía de otras ciudades a la sede central. Digo ilegal, porque les estaba pagando el transporte al 100%, luego al 50% y ahora se lo quitó, pero ilegalmente, pues eso es un pago en especie, y no se ha declarado jamás como tal. Yo que venía en mi coche al trabajo nunca he recibido un solo euro. O sea que compañeros que venían de ciudades como Vigo estaban recibiendo un sobresueldo de unos 300 euros al mes. Y en cambio otros que nos hemos buscado vivienda aquí, cobramos 0 euros. Además ese pago en especie, jamás se ha declarado como tal. Pues ahora esos trabajadores ESTAN CABREADOS¡¡¡¡ Yo que llevo 18 años en la administración, calculo que comparado con un compañero, ha "cobrado" indirectamente casi 60000 euros a mayores que yo Y EN NEGRO. Esa ayuda se la daban a los que venían en bus, en cambio si venías en tren nada, y bueno ya si venías en coche o te alquilabas piso, menos aún.

Así funciona la admnistración.

Me gusta (1)
12 Tito11934
11 de marzo de 2012 (10:27)

Yo soy autonomo y tengo un empleado, con lo que teoricamente esta reforma solo me da beneficios y no me recorta nada ¿verdad?, pues UNA MIERDA. Mi negocio esta basado en que la gente gane dinero y pueda consumir y si la gente esta acojonada por que les pueden despedir en cualquier momento y casi gratis ¿creeis que va a consumir mas de lo extrictamente necesario? pues no, pero cuando mi negocio se termine de undir (ahora solo vegeta) podre despedir a mi empleado muy barato, que bien yo le contrate para eso, para despedirle casi gratis, no para que aumentase los beneficios de mi negocio.

Me gusta (2)
14 Tito11934
Tito11934  en respuesta a  Tito11934
11 de marzo de 2012 (10:35)

Por cierto yo me esoy preparando para ir a la manifestacion (a los sindicatos no les tengo mucho cariño que digamos, pero ahora mismo son el unico banderin de enganche al que nos podemos acoger) a ver cuantos de los que protestamos aqui y en el bar o en la empresa van hoy a la manifestacion, o diran:Ah, no, que protesten otros yo mejor me quedo tomando el vermut ( o chateando en rankia) total uno mas no se nota.
Como esperemos que "otros" defiendan lo nuestro lo llevamos claro.

Me gusta
15 Carballo
Carballo  en respuesta a  Tito11934
11 de marzo de 2012 (11:25)

Yo tambien me voy a la manifestacion, porque como esperemos defendernos protestando en el bar o por internet lo llevamos claro.
P.D. A mi tampoco me gustan los sindicatos pero a falta de pan...

Me gusta
16 Luis35
12 de marzo de 2012 (03:17)

Pues yo ya lo tengo claro, como decía Tito11934, sigo trabajando pero dado que a partir de ahora ya no se sabe lo que puede pasar, hemos decidido yo y mi mujer no consumir absolutamente nada, sólo lo imprescindible: comida, médicos, agua, luz, etc.
El único lujo que todavía pensamos conservar es Internet aunque nunca se sabe Afortunadamente no tenemos deudas (como una hipoteca), pero como la cosa está cada vez peor y no dejan de darnos por todos lados hemos decidido ahorrar todo lo que podamos. Ya he quedado con mi mujer en que nada de llamadas a móviles (sólo llamadas perdidas para avisarnos), se acabó salir a comer fuera (ya dejamos de hacerlo hace tiempo pero ahor ni no compraremos ni un helado en la calle), tomar café en la máquina del curro, etc, etc.
Por nosotros ojalá se vaya todo el puñetero el país a la MIERDA. ¿Es esto lo que querían, pues ya lo han conseguido?
No pienso gastar en nada, absolutamente en nada que no me sea completamente necesario. Ya que lo que quieren es hundirnos pues vamos a caer todos, empresarios y trabajadores. Y en cuanto a la comida, hemos empezado a boitecar a Mercadona por los comentario de su jefe recientemente. Es una pena porque me gustaba comprar allí pero no me dejan otra opción. Si en España "tenemos que trabajar como los chinos" pues que Roig ponga a sus hijos y a su mujer a trabajar como ellos. He dicho a trabajar, no a ponerse un disfraz de jefe y pensar que trabajas mucho cuando no das un puñetero palo al agua porque todo te lo hacen.

Me gusta
16 Luis35
12 de marzo de 2012 (03:17)

Pues yo ya lo tengo claro, como decía Tito11934, sigo trabajando pero dado que a partir de ahora ya no se sabe lo que puede pasar, hemos decidido yo y mi mujer no consumir absolutamente nada, sólo lo imprescindible: comida, médicos, agua, luz, etc.
El único lujo que todavía pensamos conservar es Internet aunque nunca se sabe Afortunadamente no tenemos deudas (como una hipoteca), pero como la cosa está cada vez peor y no dejan de darnos por todos lados hemos decidido ahorrar todo lo que podamos. Ya he quedado con mi mujer en que nada de llamadas a móviles (sólo llamadas perdidas para avisarnos), se acabó salir a comer fuera (ya dejamos de hacerlo hace tiempo pero ahor ni no compraremos ni un helado en la calle), tomar café en la máquina del curro, etc, etc.
Por nosotros ojalá se vaya todo el puñetero el país a la MIERDA. ¿Es esto lo que querían, pues ya lo han conseguido?
No pienso gastar en nada, absolutamente en nada que no me sea completamente necesario. Ya que lo que quieren es hundirnos pues vamos a caer todos, empresarios y trabajadores. Y en cuanto a la comida, hemos empezado a boitecar a Mercadona por los comentario de su jefe recientemente. Es una pena porque me gustaba comprar allí pero no me dejan otra opción. Si en España "tenemos que trabajar como los chinos" pues que Roig ponga a sus hijos y a su mujer a trabajar como ellos. He dicho a trabajar, no a ponerse un disfraz de jefe y pensar que trabajas mucho cuando no das un puñetero palo al agua porque todo te lo hacen.

Me gusta
18 The sagües
12 de marzo de 2012 (13:10)

Siempre ha existido la posibilidad de ser despedido pero ahora el miedo a ser despedido se ha elevado a la enésima potencia por el terror a no volver a ser contratado.

Me gusta



Guardado por: 1 usuario

Yo mismo

Yo mismo

Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.




Twitter
RSS
e-Mail







Sitios que sigo



Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.