Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Aceptar

Fondos de inversión

Los mejores fondos de inversión

Guía de Fondos de inversión de Rankia Descárgala ahora

5 pasos para diseñar un plan de inversión con fondos de inversión

A la hora de invertir en fondos de inversión (al igual que en otros productos financieros como pueden ser los ETFs o acciones) es importante diseñar un plan de inversión. Seguirlo nos ayudará a conseguir los objetivos establecidos. A continuación, comentaremos cinco pasos para constituir nuestro plan de inversión con fondos de inversión. "Todo es relativo" en el mundo de las inversiones, por lo que cada inversor eligirá su propia estrategia, pero planificar un camino puede ser determinante para el éxito de nuestra inversión. 

  1. Tomamos la decisión de invertir. Tener claro qué vamos a hacer y el porqué
  2. Establecemos nuestro perfil y objetivos de rentabilidad. Horizonte temporal 
  3. Decidimos en qué fondos de inversión invertir. Construcción de la cartera inicial
  4. Estrategia a seguir
  5. Seguimiento y/o rebalanceo de la cartera

Por último, plantearemos un ejemplo de plan de inversión. Puedes ver un ejemplo de plan de inversión para millennials "Cartera de fondos de inversión para millennials. Se puede invertir desde 10 euros.

Plan de inversión

1. Tomamos la decisión de invertir. Tener claro qué vamos a hacer y el porqué

Lo primero que deberíamos hacer en nuestro plan de inversión es plantear la pregunta "por qué" queremos invertir. Cuáles son nuestros objetivos y de qué cantidad disponemos para cumplirlos. Además, resulta imprescindible tener claro el concepto de fondos de inversión de modo que podamos entender su evolución (tanto para bien como para mal). 

(Ampliar información con "Todo lo que hay que saber de Fondos de inversión en un único artículo")

En caso de que creamos que no disponemos de los conocimientos suficientes para invertir nosotros mismo, quizá sea conveniente acudir a un asesor financiero que nos ayude en esta tarea. Tenemos los que pertenecen al banco con el que operemos (dependientes) o los que no forman parte de ninguna entidad bancaria (independiente, por ejemplo EAFIs). Aun acudiendo a un asesor financiero independiente, es importante tener nuestro propio criterio y entender la inversión que vayamos a realizar. Además, conviene tener cuidado con aquellos asesores no independientes que solo nos ofrecen productos de la casa.

Los fondos de inversión son para el largo plazo, por lo que es fundamental que no vayamos a necesitar esa cantidad a corto plazo. Supongamos que queremos ahorrar para comprar una casa en el futuro, un coche, pagar la universidad de nuestro hijo/a (en caso de tenerlo/a), jubilación...

2. Establecemos nuestro perfil y objetivos de rentabilidad. Horizonte temporal

Muchos inversores piensan que tienen un determinado perfil, cuando en realidad es otro. Por ejemplo: El inversor A piensa que tiene un perfil agresivo. Sin embargo, un día su cartera de fondos cae un 5% y decide retirarlo todo. Esto nos lleva a pensar que quizás no es un perfil agresivo, sino más bien conservador. Un ejemplo de test para estudiar qué perfil tenemos es el siguiente:

¿Qué edad tiene?

a) Menos de 30 años

b) Entre 30 y 55 años

c) Más de 55 años

¿Cuál es su horizonte temporal?

a) Menos de 2 años

b) De 2 a 5 años

c) Más de 5 años

¿Con qué nivel de conocimientos financieros cuenta?

a) Nivel alto

b) Nivel medio

c) Nivel bajoPerfil de inversor

¿Qué porcentaje supondría la inversión de sus ahorros?

a) Menos del 20%

b) Entre 20% y 60%

c) Más del 60%

¿Qué pasaría si mi cartera cae en un día un 1%?

a) Retiraría mi dinero.

b) Me asustaría pero no haría nada.

c) Compraría más. 

¿Qué pasaría si mi cartera cae en un día un 5%?

a) Retiraría mi dinero.

b) Me asustaría pero no haría nada.

c) Compraría más. 

¿Qué pasaría si mi cartera cae en un día un 10%?

a) Retiraría mi dinero.

b) Me asustaría pero no haría nada.

c) Compraría más. 

Esto es un simple ejemplo para determinar qué perfil de riesgo tenemos.

Establecido nuestro perfil, pasaremos a determinar qué rentabilidad esperamos de nuestra inversión:

  • Obtener una rentabilidad superior a la inflación. 
  • Obtener un 5% cada año.
  • Obtener un 10% cada año. 

Esto no quiere decir que el objetivo se vaya a cumplir, pues la rentabilidad no está garantizada en el mundo de los fondos de inversión. Sin embargo, tendremos que tenerlo claro, si queremos diseñar un camino para cumplirlo. 

3. Decidimos en qué fondos de inversión invertir. Construcción de la cartera inicial

Si vemos la lista de fondos de inversión que hay en Morningstar, tenemos por lo menos 32.120 fondos registrados en España (esto teniendo en cuenta que un fondo puede tener varias clases, es decir, realmente habría menos fondos). Tenemos que escoger unos pocos fondos de esa larga lista para construir nuestra cartera inicial en base a: 

  • Perspectivas de mercado. Es decir, invertiremos y/o mantendremos aquéllos fondos que creamos que lo van a hacer mejor en los próximos meses/años en función del análisis de los activos, zonas y áreas que tengamos. 
  • Análisis del gestor del fondo. Ver la experiencia previa que ha tenido como gestor, analista o auditor, así como la trayectoria en términos de rentabilidad. 
  • Comisiones. Generalmente elegiremos aquel fondo que tenga unas comisiones más bajas. Aunque este punto da pie a un debate histórico y relativo, pues hay quienes prefieren pagar una comisión mayor si tenemos perspectivas de que la rentabilidad va a ser mayor.
  • Ratios e indicadores: como por ejemplo la volatilidad, rentabilidad, ratio de Sharpe, ratio de Información, Alpha, Beta, Máximo Drawdown... 
  • Divisa: normalmente en euros, aunque hay inversores que prefieren invertir en otra divisa en algún punto determinado para aprovechar una posible tendencia de la misma. 

Podéis consultar los siguientes posts donde se comenta cómo elegir un fondo de inversión. 

¿Cómo hacer una cartera de fondos en base a nuestro perfil?

¿Cómo elegir un fondo de inversión?

Borja Montero de Quality Funds nos explica cómo seleccionar fondos de inversión

Es importante tener una cartera diversificada y descorrelacionada para controlar el riesgo de la misma. Veamos la diferencia entre ambos conceptos con un sencillo ejemplo:

  • Invertir en 20 bancos (o fondos del sector financiero) distintos supone que tenemos una cartera diversificada pero no descorrelacionada. Lo normal es que si el sector financiero pasa por un mal momento todos o la mayor parte de los bancos lo pasen mal. 
  • Invertir en bancos, farmacéuticas, Europa, EEUU, emergentes, oro, renta fija supondría tener una cartera diversificada y descorrelacionada. Tener activos descorrelacionados entre si ayudará a nminimizar la volatilidad o fluctuación de nuestra cartera.

¿Cómo se que tengo una cartera descorrelacionada? Cuando por lo menos uno de los activos tiene un comportamiento diferente al mercado. 

En este punto también estudiaremos la opción de invertir en fondos de gestión activa o fondos de gestión pasiva, debate que podemos seguir en este hilo "Gestión activa vs Gestión Pasiva". Uno de los principales argumentos de la gestión pasiva son las comisiones, mucho menores que en el caso de los fondos de gestión activa. A largo plazo, un gran parte de los fondos de gestión activa no supera a su índice de referencia y en muchas ocasiones la diferencia se corresponde a la comisión aplicada. Nuestra labor será elegir aquellos fondos que creamos que se vayan a comportar mejor que su índice y la categoría a largo plazo, que los hay. En caso de no confiar en que nuestro fondo lo vaya a hacer mejor que el índice, eligiremos uno de gestión pasiva. 

4. Estrategia a seguir

En este punto vamos a plantear algunas estrategias para nuestro plan de inversión. 

  • Buy and Hold. Se invierte todo el capital al principio y no se realiza ningún cambio hasta que llega el momento de retirar la inversión. En este caso, se prevé una tendencia alcista a largo plazo. 
  • Market Timing. Se trata de invertir en los activos/áreas/sectores en el momento justo, es decir, comprar al precio más bajo y vender al precio más alto. Desafortunadamente, pocos son los inversores que tienen esa habilidad y normalmente muchos son los que compran caro y venden barato. 
  • Aportaciones periódicas. Se trata de invertir una cantidad cada X tiempo (cada mes, cada trimestre, cada año...) en vez de todo de golpe. Con esta estrategia nos aseguramos de no haber comprado en el punto más alto o haber vendido en el más bajo. 
  • En función del comportamiento de los fondos (Performance-Weighting Strategy). Imaginemos que tenemos la siguiente cartera en T0: 
  Patrimonio Porcentaje
Fondo A 25.000 25%
Fondo B 25.000 25%
Fondo C 25.000 25%
Fondo D 25.000 25%
  100.000 100%

Y esta después de 1 año:

  Rentabilidad 1 año Patrimonio Porcentaje
Fondo A 13,60% 28.400 26,28%
Fondo B 6,80% 26.700 24,71%
Fondo C 8,50% 27.125 25,10%
Fondo D 3,40% 25.850 23,92%
    108.075  

Datos de Investopedia

Muchos inversores se desharían del Fondo D finalizado el primer año por haber sido el menos rentable. Sin embargo, con esta estrategia vendemos participaciones del fondo que ha ido mejor para comprar del que ha ido peor, de modo que se equilibren los porcentajes. Sigue la teoría de los últimos serán los primeros...

5. Seguimiento y/o Rebalanceo

Un mínimo seguimiento y/o rebalanceo es necesario para que nuestro plan de inversión nos ayude a cumplir nuestros objetivos. En función de las perspectivas de mercado que tengamos saldremos de unos fondos y entraremos en otros, es decir, modificaremos nuestra cartera inicial. Este seguimiento o rebalanceo lo podemos hacer mensual, trimestral, semestral o anualmente en función de nuestras posibilidades económicas y de tiempo. La estrategia de buy and hold, sin embargo, no tiene en cuenta este punto. 

Es recomendable, sobre todo en momentos de volatilidad, realizar un plan basado en la inversión sistemática de forma que nos podamos asegurar no haber comprado al precio más alto, más que llevar a cabo una estrategia buy and hold. 

Conclusión: ejemplo de plan de inversión

Vamos a detallar un ejemplo de plan de inversión para ver mejor lo explicado anteriormente. Imaginemos un inversor de 30 años con un salario mensual de 2.000 netos y un horizonte temporal de 10 años. Desea invertir inicialmente 5.000 euros y realizar aportaciones trimestrales de 600 euros (2.400 anuales), suponiendo un perfil tolerante al riesgo. 

Una cartera inicial podría ser la siguiente:

  • Fondo monetario - 20%
  • True Value - 20%
  • Robeco Global Conservative Equities - 20%
  • M&G Global Dividend - 20%
  • MFS European Value/ Schroder US Small & Mid Cap Equity - 20%

Una pequeña cartera con fondos consistentes a largo plazo que iría ampliando a medida que vaya aportando más dinero trimestralmente. Sería conveniente aportar en las caídas para aprovechar mejor las subidas que puedan haber. También podría añadir algún fondo temático en función de las perspectivas que tenga sobre el mismo. 

 

 

Comparte:

  • 2 comentarios

    Añadir comentario
    1. Gonzalo Loayza
      #1

      Gonzalo Loayza

      Muchas gracias Anelia por tu interesante post, el cual creo que puede ser una guía muy importante para alguien que quiera construir un portafolio en base a inversiones en Fondos. Sugiero ampliar un poco más el tema de la selección de las estrategias, ya que Buy and Hold y Activas, representan un corte demasiado grueso al mercado, existiendo actualmente estrategias un poco más específicas que resultan siendo muy atractivas. Saludos.

      Me gusta (1)

    Autor del blog

    • Rankia

      Rankia

      Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

    Envía tu consulta
    guias rankia

    • Más leído
    • Más recomendado

    Conoce la otra comunidad del grupo Emergia.

    Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos