Fondos de inversión
Los mejores fondos de inversión

Carmignac Gestión: Carta del mes, septiembre 2012

2
Publicado por Rankia el 14 de septiembre de 2012

Carmignac logo

Carta del mes: «Queda declarada la guerra al riesgo sistémico»

Las presiones deflacionistas derivadas de la crisis crediticia de los países desarrollados siguen sin dar tregua a la economía mundial. Incluso los países emergentes han ralentizado su ritmo de crecimiento, la recuperación estadounidense flaquea y, lo que es más importante, los países europeos no consiguen salir por sí mismos de su espiral infernal de déficits, austeridad y recesión.

El grado de inquietud de las entidades de crédito internacionales les impulsa a invertir sus abundantes activos líquidos en productos sin rendimiento —e incluso a veces con rentabilidades negativas—, antes que asumir el riesgo de prestar dinero a tipos razonables a países de la periferia europea. Este cierre efectivo de los mercados de capitales a los países del sur de Europa representa una perspectiva funesta para estos últimos. Por lo tanto, resulta imprescindible que el Banco Central Europeo salve a esta economía del desastre y restaure la necesaria confianza de los mercados en la perdurabilidad de la zona del euro. Su presidente, Mario Draghi, ha demostrado entender bien la situación al anunciar un apoyo masivo al mercado de deuda pública europea. El plan de ataque aún es incierto y está plagado de obstáculos, pero la guerra al riesgo sistémico ya ha sido declarada.

Editorial

El buen tono de los mercados de renta variable europea durante el mes de agosto constituye una primera batalla ganada por la esperanza en la economía real (vea nuestra carta mensual del pasado marzo titulada Es algo más que simplemente la economía)

Si finalmente el BCE no nos decepciona durante las próximas semanas, los mercados también se beneficiarán de una liquidez adicional. No obstante, nuestra previsión de un empeoramiento de la actividad económica —que explica la prudencia que mantuvimos en julio— ha resultado ser muy acertada en el conjunto de la zona del euro. La producción industrial ha bajado en junio en España (6,9 %), Italia (8,2 %) y Francia (2,3 %), además de cambiar de dirección, por primera vez desde principios de 2010, en Alemania (-0,3 %). Por otro lado, en julio se registró una retirada de depósitos por valor de 74.000 millones de euros en el sector bancario español. A pesar de sus esfuerzos, Italia y, en especial, España aún corren el riesgo de asfixia a corto plazo si sus costes de refinanciación no se normalizan rápidamente. Observaremos que en Francia, mientras que la amenaza del derrumbamiento económico llama a la puerta, sigue prevaleciendo una especie de pasividad en la atmósfera. Los poderes públicos —tal vez al sentirse al abrigo de un estatus seguro como bono refugio— no parecen percibir la urgencia de reforzar la competitividad de la economía.

El viento arrecia

Desde finales del mes de marzo, los tipos de interés que exigen los inversores internacionales para prestar dinero a Italia o España han aumentado rápidamente. España, concretamente, debe pagar ahora un interés similar al que tuvo que asumir antes de la actuación del BCE del pasado diciembre. El reciclaje mediante la compra de deuda pública de la liquidez concedida por el BCE a los bancos sólo ha sido una tregua pasajera. Por el contrario, ha reforzado aún más la funesta relación entre la situación económica de los países y el riesgo bancario. La economía española se hunde, su tasa de desempleo alcanza ya el 25%. Al mismo tiempo, Italia registra ya dos trimestres de crecimiento negativo. Incluso para los países que intentan poner en marcha valientes planes de ajuste presupuestario, esta falta de crecimiento reduce sus probabilidades de éxito y hace que la aceptación social de las medidas sea cada día más difícil. La desconfianza de los mercados en relación con los estados se propaga a los bancos, que temen una evasión más rápida de su base de depósitos. Evidentemente, este es el caso concreto de España, donde el sector bancario, con Bankia a la cabeza, sigue estando considerablemente infracapitalizado. Y es aquí donde reside el mayor desafío, puesto que el total de los depósitos de los bancos italianos y españoles (3 billones de euros) representa 17 veces la suma de los depósitos de los bancos griegos. Esta vez se trata de sumas considerables que harían incontrolable una gran fuga de capitales. Por consiguiente, es imprescindible limitar la percepción del riesgo de liquidez del sistema a corto plazo.

Los compromisos que asuman los países emisores a cambio del apoyo del BCE constituirán un factor clave durante las próximas semanas.

Estos compromisos condicionarán, como es comprensible, el apoyo que aportará Alemania a la iniciativa de Mario Draghi, además de suponer una pérdida de parte de su soberanía económica que será, sin duda alguna, duramente negociada. Portugal y España siguen teniendo grandes déficits primarios (sin contabilizar los intereses de la deuda pública) y, por lo tanto, deberán mantener sus esfuerzos presupuestarios, a pesar del apoyo del BCE. Los obstáculos a los que se enfrenta la actividad económica europea aún están lejos de desaparecer.

Al otro lado del Atlántico, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, también asumió sus responsabilidades

...confirmando la necesidad de un apoyo adicional a una economía estadounidense que no consigue crear más empleo. De hecho, el estancamiento de la tasa de paro por encima del 8 % comienza a mermar la confianza de los consumidores, la cual bajó durante el mes de agosto (el índice mensual del Conference Board ha caído de 65,9 a 60,6). Además, según algunas estimaciones, el impacto negativo del llamado «precipicio presupuestario» en 2013 podría ascender a cerca de tres puntos de crecimiento (como resultado combinado del impacto sobre la actividad económica del fin de las reducciones fiscales de la era Bush y la reducción del gasto público). Por último, independientemente de que se materialice o no el «precipicio presupuestario», la prioridad presupuestaria de la próxima Administración estadounidense será necesariamente reducir el déficit. Por lo tanto, incluso a pesar de que algunas estadísticas económicas no hayan sido tan malas como se esperaba durante las últimas semanas, parece que la iniciativa del presidente de la Fed de hacer, al igual que su homólogo europeo, «lo que sea necesario» para ayudar a la economía estadounidense debería ser tomada en serio.

En los mercados emergentes se mantuvo la ralentización económica general durante el verano; aunque la reacción de los poderes públicos fue más convincente en América Latina que en Asia.

Así, el gobierno brasileño anunció en agosto un programa de inversión en infraestructuras (carreteras, vías férreas, aeropuertos) del 1,6 % del PIB durante 5 años. Además de intervenir mediante la introducción de numerosas medidas de alivio fiscal. Asimismo, los bancos centrales tomarán desde ahora el relevo de los bancos privados y están en condiciones de acelerar la concesión de créditos (un incremento del 26 % desde el comienzo del año). Por lo tanto, incluso a pesar de que el país conseguirá con dificultades un crecimiento económico del 2 % durante este año, la bajada de los tipos del 8 % al 7,5 % decidida a finales de agosto bien podría ser la última del ciclo (¡hace un año los tipos se situaban en el 12,5 %!). En contraste, en la India el proceso de reformas clave sigue bloqueado (más de una treintena de proyectos de ley se encuentran a la espera) y el crecimiento tendrá dificultades para remontar a corto plazo por encima del ritmo actual del 5,5 %. En China, bajo la influencia de varios factores claramente identificados (como la ralentización de las inversiones —especialmente las inmobiliarias—, el deterioro de la balanza comercial compensado por el apoyo al consumo interno), el ritmo de crecimiento económico ha seguido disminuyendo. Mientras que esta tendencia no se agrave, la perspectiva de un plan sólido de reactivación por parte de las autoridades chinas sigue siendo poco probable, por lo que los mercados seguirán castigándola (el índice de renta variable china H, que cotiza en Hong Kong, ha caído un 6 % en lo que va de año). Pero ¿se mantendrán inactivas las autoridades chinas en caso de que surjan más señales de deterioro? Lo dudamos, visto el margen de maniobra monetaria del que disponen, especialmente tras un año de transición en el liderazgo político. Entretanto, la caída del precio del mineral de hierro (actualmente muy por debajo de los 100 dólares la tonelada, ha descendido un 35 % en lo que va de año) muestra la ralentización del gasto en infraestructuras en China. No obstante, al mismo tiempo, el precio del cobre se mantiene al mismo nivel que a principios de año, en torno a los 7.500 dólares la tonelada. Esta resistencia constituye una prueba del reajuste de la economía china a favor de la actividad industrial orientada al consumo interno (las ventas de automóviles aumentaron un 10 % durante el pasado año). El aumento del precio de la energía —provocado por la reactivación del riesgo geopolítico en Oriente Medio— y de los productos alimenticios —tras la sequía estival en los Estados Unidos— constituyen una nueva fuente de preocupación, al menos para algunos países. Por ejemplo, recordemos que la India importa el 80 % del petróleo que consume, mientras que Brasil ha alcanzado un nivel considerable de autosuficiencia. Por lo tanto, permanecemos muy atentos; además, está claro que Europa no podrá contar con China para detener su naufragio económico.

En este contexto, una estrategia de inversión mundial debe ser lo más lúcida posible y tener todos los cabos bien atados.

Porque, de confirmarse, las iniciativas de la Fed y el BCE representan la contrapartida de una situación económica mundial que resulta alarmante. Debemos apostar por dichas iniciativas y protegernos de la difícil situación económica. Ello pasa por estructuras de cartera en las que tengan cabida los beneficiarios directos del apoyo del BCE (renta variable y renta fija privada de bancos europeos y deuda pública de la periferia en el caso de los fondos de renta fija), pero que sigan favoreciendo a las empresas poco expuestas al ciclo económico. También pasa por mantener, e incluso reforzar, las posiciones auríferas (coincidiendo con la iniciativa de «reflación» por parte de los bancos centrales) y, para aquellos fondos que puedan hacerlo, los bonos emergentes, que se benefician de la ralentización de la economía mundial. A este respecto, destacamos que la renta variable emergente —cuya trayectoria está muy atrasada— podría finalmente beneficiarse tanto de una reducción de la aversión al riesgo en todo el mundo como de la continua bajada de los tipos de los mercados emergentes. Finalmente, una gestión responsable también pasa por contar con una capacidad rápida de ajuste de las tasas de exposición de los fondos —tal y como hicimos durante el verano—, ya que la guerra declarada por el BCE no se ganará en el primer asalto.

Estrategia de inversión

Divisas: Mario Draghi acude al rescate del euro

El viento favorable provocado por las declaraciones de Mario Draghi (ver editorial) realizadas durante el verano ha aupado al euro, que registró una subida de un 2,35 % a finales de agosto. Paralelamente a nuestros ajustes en la cartera de renta variable, redujimos parcialmente la exposición de Carmignac Patrimoine al dólar estadounidense y al yen, y aumentamos la exposición al euro de Carmignac Investissement. Seguimos pensando que a medio plazo el euro debería recuperar su tendencia bajista, reflejando el debilitamiento de la economía europea y de una ineludible bajada de tipos. No obstante, a corto plazo los factores técnicos sostienen la moneda europea, algo que era preciso tener en cuenta. Así, mantuvimos intacta la mayoría de nuestras coberturas sobre monedas emergentes.

Renta Fija: ¿En proceso de normalización?

Lógicamente, los mercados de renta fija se han visto fuertemente influidos por las declaraciones del BCE. Los bonos «refugio» han sido las primeras víctimas, con la deuda pública alemana a la cabeza, cuyos tipos han subido un 1,56 %, antes de volver al 1,32 % al final del periodo. Los bonos públicos estadounidenses a 10 años mantienen un perfil similar, con unos tipos que han llegado a alcanzar el 1,85 % antes de volver a caer hasta el 1,54 %. En Carmignac Gestion hemos navegado a través de esta volatilidad con prudencia, reduciendo la sensibilidad de la cartera en un punto en el caso de Carmignac Patrimoine y manteniéndola estable (alrededor de los siete puntos) en Carmignac Global Bond, lo que nos ha restado algunos puntos de rentabilidad. Naturalmente, la deuda corporativa se ha beneficiado de la recuperación del apetito por el riesgo, pero en menor medida que la renta variable, lo cual deja entrever un margen de progresión aún importante. El esperado retroceso del riesgo sistémico nos ha convencido para volver a introducir una línea de deuda pública italiana con vencimientos cortos en Carmignac Sécurité, lo que representa menos de un 10 % de los activos. Tras algunos meses registrando una rentabilidad muy positiva, la deuda pública emergente ha sucumbido a la recogida de beneficios, tras las ventas de bonos del Tesoro estadounidense, penalizando temporalmente la rentabilidad de Carmignac Emerging Patrimoine.

Renta Variable: Refuerzos selectivos

Naturalmente, el mercado de renta variable europea ha sido el principal beneficiario de las declaraciones de Mario Draghi (+4 % en agosto), por delante del mercado estadounidense (+2 % en moneda local) y del índice emergente (-0,5 % en moneda local). La exposición a la renta variable de los fondos mundiales ha sido incrementada hasta un 100 % en Carmignac Investissement y un 45 % en Carmignac Patrimoine. Los fondos europeos han seguido la misma dirección, aunque en menor medida. Por otro lado, la estructura de cartera de nuestros fondos mundiales y europeos ha reflejado la evolución de nuestro análisis sobre la disminución el riesgo sistémico, nutriéndose de forma muy selectiva de títulos del sector financiero (bancos y compañías de seguros).

Materias primas: Barómetro de la ralentización de la economía mundial

La demanda de metales industriales sigue bajo presión (ver editorial), lo que ha disuadido a los inversores y comprimido de forma considerable las valoraciones (la negociación del sector se basa en un múltiplo promedio de 8 veces los resultados estimados para 2013). ¿Acaso es el momento de reforzarse en este sector? Por el momento, nuestros temores acerca del empeoramiento de la economía mundial siguen llevándonos a apostar por los servicios petrolíferos, que consiguieron unos resultados excelentes durante el último trimestre y ofrecen una buena visibilidad. Además, los valores auríferos, que cuentan con una gran presencia en Carmignac Commodities y Carmignac Investissement, han comenzado a despertar. Tras un largo periodo de rentabilidades decepcionantes, estos valores se benefician del anuncio de nuevas inyecciones de liquidez por parte de la Fed y el BCE, y se anotan una subida del 9,4 % en euros durante el mes de agosto, frente al alza del 2,5 % del metal de oro. Gracias a sus posiciones, Carmignac Commodities registró una rentabilidad positiva, tanto en términos absolutos como relativos, durante el mes de agosto.

Fondos de fondos: Asignación de activos

La rentabilidad de nuestro Fondo de Fondos, Carmignac Profil Réactif, se ha visto penalizada por el resultado dispar de los Fondos subyacentes, a excepción del Fondo de renta variable europea, el de materias primas y el de renta fija a corto plazo. Además, la prudente exposición a la renta variable no ha permitido a dicho Fondo aprovechar plenamente la recuperación de los mercados de renta variable de los países desarrollados. Este posicionamiento ha sido corregido durante el mes, así como la exposición al euro, que ha sido reforzada.

Sobre Didier Saint-Georges

Didier Saint-GeorgesDidier Saint-Georges inició su carrera en 1982 trabajando en la Embajada de Francia en Nueva Zelanda.  A continuación trabajó en Citigroup y Hamant Carmignac, antes de pasar 10 años en JP Morgan como Jefe de Renta Variable en Europa y Francia. Luego, pasó dos años en Merrill Lynch como Director de Renta Variable. Posteriormente, se convirtió en Director General de renta variable y derivados de Merrill Lynch, donde estuvo cinco años antes de iniciar su colaboración en Carmignac en el año 2007. Actualmente, Didier Saint-Georges es miembro del Consejo de Administración y miembro del Comité de Inversiones de Carmignac.

 

Sobre Carmignac Gestion 

Carmignac Gestión fue fundada por Edouard Carmignac en el año 1989. Carmignac Gestion es una de las primeras gestoras independientes de Europa. Es una de las gestoras que más está creciendo en volumen de activos, gracias a su gestión y buenos resultados. Su fondo estrella, el Carmignac Patrimoine, ha acabado en positivo durante los últimos tres años y tiene ya un patrimonio de 19 995 M millones de euros. Junto con el Carmignac Patrimoine, un fondo mixto flexible, los productos más conocidos de Carmignac son el Carmignac Securité, que invierte en deuda corporativa y de gobiernos, y el Carmignac Investissement, un fondo puro de renta variable.

Conferencia de Carmignac en España: ¿Es la situación económica mundial una amenaza o una oportunidad?

Los próximos días 25,26 y 27 de septiembre, Didier Saint-George, precisamente el autor de la carta de este mes para Carmignac Gestión, presentará la conferencia de Carmignac Gestión: “¿Es la situación económica mundial una amenaza o una oportunidad?”.

Los lugares en los que tendrá lugar serán el Gran Hotel Silken Domine en Bilbao el día 25, el Hotel Westin en Valencia el día 26 y el Hotel Alfonso XIII en Sevilla el día 27.

El acto comenzará, en las tres ciudades, a las 13:00 horas y concluirá a las 14:15 horas tras el que se degustará un almuerzo buffet y la participación en la jornada cuenta como una hora de formación para la recertificación EFPA European Financial Advisor (EFA) y EFPA European Financial Planner (EFP). 

Para apuntarse al evento es necesario enviar un correo electrónico a event.es@carmignac.com. Igualmente, si lo deseas, puedes dejarnos tus preguntas en los comentarios e intentaremos plantearlas al concluir la presentación.

Etiquetas: Carmignac · riesgo sistemico · abismo fiscal · Banco Central Europeo · crisis de deuda soberana · italia · Fondos de inversión de Renta Variable · Fondos de inversión Europa · Fondos de inversión España · Fondos de inversión de Renta Fija · fondos de invers



Añadir comentario
2
Comentarios
1 Augur
17 de septiembre de 2012 (20:03)

No encuentro información del evento en su web. ¿Es gratuito? ¿hay que ser partícipe?

Me gusta
2 Enrique valls
Enrique valls  en respuesta a  Augur
18 de septiembre de 2012 (16:38)

Creo que es gratis. De todas formas, puedes preguntarlo en: event.es@carmignac.com.

Un saludo,

Me gusta

Recomendado por: 1 usuario



Autores

Enrique Roca

Enrique Roca

EX-Director de Carteras de Fondos de Inversion. Ha obtenido numerosos premios nacionales e internacionales siendo destacado por la revista Citywire y el Financial Times como uno de los mejores gestores europeos. Imparte masters especializados en destacadas escuelas de Negocio.

Carla Quinto

Carla Quinto

Licenciada en ADE y Derecho

María Isabel Alarcón
Rankia

Rankia

Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia.com.




RSS
e-Mail









Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.