Fondos de inversión
Los mejores fondos de inversión

Fidelity: Oportunidades de mercado y planes de ahorro regulares

1
Publicado por Rankia el 13 de agosto de 2012

Fidelity logo

Comprar barato, vender caro ¿Es esta la regla de oro de toda inversión?

Teóricamente, para ganar dinero en Bolsa hay que comprar acciones cuando los precios son bajos y venderlas cuando son altos. Repetir esta fórmula de éxito debería proporcionar una riqueza cada vez mayor.

Parece sencillo. Pero entonces, si es así, ¿por qué no somos todos millonarios?

Por dos razones:

  • Primera, porque los mercados son impredecibles y pueden fluctuar rápidamente sin rumbo fijo en cualquier dirección. 
  • Segunda, porque muchos inversores caen en la trampa de permitir que sus sensaciones primen sobre decisiones de inversión bien fundadas.

Los mercados son impredecibles a corto plazo

¿No sería mucho más fácil invertir si la Bolsa fluctuase con arreglo a un conjunto estricto de normas o directrices pactadas? Por ejemplo, imagine que los precios aumentan en la primera semana de cada mes, permanecen constantes durante otra semana y luego descienden gradualmente a los niveles anteriores; suponga que este modelo se repite una y otra vez, como muestra el siguiente gráfico hipotético:

Bolsa predecible hipótesis Fidelity

Con esta certeza de conocimientos, sería fácil comprar durante el período en que los precios son bajos y vender cuando se encuentran al máximo una quincena después, para luego repetir la operación todos los meses hasta hacernos ricos.

Sin embargo, desgraciadamente, los mercados no se rigen por estas normas en la realidad. Intentar “buscar el momento óptimo” para tomar decisiones de compraventa a corto plazo es un juego peligroso y muy pocos inversores profesionales consiguen tener éxito así con cierta regularidad. Esto se debe a que los mercados se comportan irregularmente: pueden apreciarse progresivamente durante unos días y desplomarse de repente, perdiendo las ganancias acumuladas (ver el gráfico adjunto). Las noticias inesperadas, ya sea en torno a una empresa concreta o a la economía en general, pueden influir decisivamente en las cotizaciones bursátiles a corto plazo.

Fidelity hipótesis bolsa impredecible

 

Entonces, si invertir es tan impredecible, ¿por qué molestarse siquiera? Y ¿cómo se gana dinero en Bolsa?

Sencillamente, viéndolo desde otro punto de vista.

 

Conociendo la psicología del inversor

Tener esperanzas e inquietudes por lo que respecta a nuestro dinero es inherente a la naturaleza humana. Sin embargo, algunas veces estas sensaciones pueden apoderarse de nuestra capacidad decisoria en detrimento nuestro. Las dos sensaciones más poderosas en materia de inversión son la esperanza y el temor, ya que muchas veces pueden desbaratar estrategias de inversión bien fundadas.

Caso práctico: Temor

Susan, de 32 años, tiene el sueño de comprarse una casa en Francia cuando cumpla 40 años, para lo cual posee una cartera de crecimiento internacional bien diversificada. Después de invertir una cantidad inicial de 10.000€ ha ido realizando aportaciones periódicas de 500€ al mes a través de un plan de ahorros regulares durante una serie de años. Tras un largo período de sólidos rendimientos sobrevino cierta volatilidad en el mercado, tras la cual la cartera de Susan se vio depreciada más del 10% respecto al máximo alcanzado. Al temer que pudiera perder el dinero ganado con tanto esfuerzo, Susan decide cancelar su plan de ahorros y vender inmediatamente su cartera, traspasando el dinero a una cuenta de efectivo. En su opinión, «no tiene sentido invertir en acciones cuando el mercado se comporta tan mal». 

Análisis

La actitud de Susan se ha visto afectada por la sensación de pérdida y arrepentimiento. En su situación, el temor derivado de la depreciación de su cartera pesa más que el potencial de futuro crecimiento a corto plazo.  

Aunque antes Susan se sentía cómoda con el riesgo asociado a su cartera, no pudo evitar alarmarse al ver cómo el deterioro coyuntural del mercado mermaba el valor de su cartera. Esto la llevó a tomar una decisión irracional que podría costarle muy caro por dos razones.

En primer lugar, Susan ha vendido sus participaciones en un período bajista, cuando el mercado se encuentra al “mínimo”, siendo éste, teóricamente, el peor momento de vender. Su actitud le ha impedido estar en condiciones de beneficiarse de la próxima recuperación del mercado.

Por otro lado, Susan ha abandonado su estrategia de inversión a largo plazo, unadecisión que puede llevarla a malograr su sueño, tal como lo ideó.

Caso práctico:Esperanza

David, de 38 años, lleva invirtiendo en acciones desde hace más de 10 años. A mediados de los 90 mantenía una cartera bien diversificada de fondos de renta variable que registró fuertes ganancias durante varios años.

Sin embargo, David empezó a tener la impresión de que se estaba perdiendo el rápido crecimiento de las compañías tecnológicas, puesto que su cartera apenas tenía exposición a ese sector. A juzgar por los resultados recientes, los valores tecnológicos eran los que mejores rendimientos ofrecían, lo que indujo a David a vender su cartera en 1999 y adquirir acciones de diversas firmas especulativas de tecnología. Las acciones se revalorizaron bastante durante unos meses, pero a principios de 2000 sufrieron un brusco descenso y hacia 2003 ya habían perdido más de la mitad de su valor total.

Frustrado, David liquidó todo y decidió esperar al siguiente “suceso seguro” para recuperar su dinero. Tras observar atentamente la evolución del mercado “desde fuera” y comprobar que había registrado fuertes alzas en los últimos tiempos, ahora David cree que las compañías de recursos pueden ser rentables, lo que le llevó a invertir el resto de sus ahorros en el sector de la minería. Asimismo, suscribió un préstamo de inversión con el fin de recuperar el terreno perdido desde su última incursión infructuosa.

Análisis

David ha dejado de aplicar estrategias de inversión bien fundadas, como la diversificación y la adopción de un horizonte a largo plazo, debido a su exagerado optimismo. Al basarse únicamente en sus sensaciones, persigue una ganancia rápida sin percatarse del alto riesgo que esto conlleva. Aunque lógicamente sabe que perseguir los rendimientos del sector más alcista en un momento dado es una estrategia insensata, ahora actúa de forma irracional, ofuscado por la rabia que le causó las pérdidas anteriores.

Aun con suerte y ganando dinero con este planteamiento, ¿volvería David a una estrategia más segura después? Probablemente no. Lleno de confianza por su éxito, lo más probable es que siguiera haciendo apuestas más fuertes y arriesgadas, como si fuera un jugador de casino, hasta volver a darse el batacazo. 

Dos secretos para abordar los mercados volátiles de manera racional

1) Elimine las sensaciones con un plan de ahorros regular 

¿Cómo decide cuándo debe invertir en un mercado volátil? La respuesta podría estar en un plan de ahorros regular.

Al invertir una cantidad fija a intervalos regulares, puede adentrarse paulatinamente en el mercado con independencia del precio que rija un día determinado. Esta estrategia, conocida como “promedio de eficiencia", le ayuda a suavizar el efecto de los vaivenes del mercado sobre el valor de su inversión.

Esta estrategia, cuya ventaja reside en aprovechar las fluctuaciones de precios, consiste en comprar más participaciones cuando los precios son bajos y menos cuando son altos, como se muestra en el siguiente ejemplo.

Promedio de eficiencia estrategia Fidelity

Hechos relevantes sobre el “promedio de eficiencia”:

  • Invertir a intervalos regulares suaviza los máximos y mínimos a lo largo del tiempo
  • En un mercado sometido a fluctuaciones, el promedio de eficiencia puede reportarle el beneficio de adquirir más participaciones cuando los precios son más bajos.

2) La debilidad de los mercados puede presentar oportunidades 

Al multimillonario estadounidense Warren Buffett  habitualmente se le define como el inversor con más éxito del mundo.

Buffett estuvo aumentando su fortuna durante más de 50 años, no mediante estrategias complejas o fórmulas mágicas, sino ciñéndose a principios de inversión básicos de una manera disciplinada.

Cuando el mercado bursátil estadounidense se desplomó tras el fatídico boom tecnológico de los años 90, muchos inversores se lanzaron a vender sus participaciones inducidos por el miedo, mientras otros observaron con inquietud lo que ocurría sin intervenir. Pero Buffett no. Aplicando la regla de oro de la inversión (comprar cuando los precios son bajos), Buffett se dedicó discretamente a acumular títulos baratos sobrevendidos de diversas compañías estables y de alta calidad, como Gillette y Coca-Cola. Muy pronto, el mercado se percató de que las entidades “blue-chips” (o de mega capitalización) de alta calidad no se habían visto afectadas por el crack tecnológico y seguían registrando excelentes beneficios, por lo que no tardaron en regresar a sus anteriores cotizaciones. Al cabo de tres años, la Bolsa estadounidense se apreció más del 50% respecto a sus mínimos y Buffett, que había seleccionado títulos mejores que la media del mercado, obtuvo resultados aún mayores.

Estrategia de Warren Buffett de comprar barato Fidelity

Así pues, la próxima vez que baje la Bolsa, piense de forma racional y no se deje llevar por sus sensaciones o estado de ánimo. Siempre que tenga una perspectiva de inversión a largo plazo, considere la debilidad coyuntural como una oportunidad potencial para comprar más acciones a precios baratos.

Para hacerlo aún más fácil, los fondos gestionados que ofrecen las gestoras profesionales como Fidelity realizan el trabajo pesado por usted, escudriñando constantemente el mercado para descubrir las mejores oportunidades de inversión en su nombre. 

Pero recuerde: no puede invertir con éxito si ni siquiera invierte.

Artículos relacionados con "Fidelity: Oportunidades de mercado y planes de ahorro regulares"

Etiquetas: fondos de inversión · Fidelity · timing · plan de ahorro · largo plazo · Volatilidad · Warren Buffett · errores de inversión · promedio de eficiencia · Consejos para ahorrar



Añadir comentario
1
Comentarios
1 Franz
13 de agosto de 2012 (18:35)


Muy buenos ejemplos para un fantástico artículo. Más no voy a olvidar unas de las muchas frases de Dominic Rossi; En mi opinión estos riegos está ampliamente descontados en las valoraciones. Aunque todavía no hemos salido de las dificultades, hay mas razones para ser precavidamente optimistas, cuando se alcanza uno de estos puntos de inflexión, los mercados pueden avanzar con fuerza.
Aunque soy consciente de que todavía quedan riesgos importantes que superar en los próximos seis a nueve meses, creo que este cambio en el liderazgo del mercado índice que hemos pasado a una fase más positiva. Los mercados están subiendo por las razones adecuadas, renta y seguridad, a pesar de los bien documentados riesgos.
Y como muy bien has dicho ha llegado la hora de dejar de pensar en vender acciones y empezar a comprarlas.
Un saludo

Me gusta

Recomendado por: 4 usuarios



Guardado por: 2 usuarios

Autores

Carla Quinto

Carla Quinto

Licenciada en ADE y Derecho

Rankia

Rankia

Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia.com.

Enrique Roca

Enrique Roca

EX-Director de Carteras de Fondos de Inversion. Ha obtenido numerosos premios nacionales e internacionales siendo destacado por la revista Citywire y el Financial Times como uno de los mejores gestores europeos. Imparte masters especializados en destacadas escuelas de Negocio. Sus inversiones financieras más significativas se concentran en Bestinver.

Aneliya_vasileva



RSS
e-Mail









Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.