Fondos de inversión
Los mejores fondos de inversión

Es el momento de centrarse en la calidad. La visión de Fidelity

1
Publicado por Patriciamarti el 21 de mayo de 2012

Europa vuelve a ser el centro de la información y a generar inestabilidad en los mercados financieros internacionales. Bajo estas líneas, Dominic Rossi, director de inversiones del área de renta variable, y Andrew Wells, director de inversiones del área de renta fija, desgranan su visión sobre los últimos acontecimientos en la zona euro, sus repercusiones y lo que cabe esperar durante las próximas semanas.  

 

Dominic Rossi, Director Mundial de inversiones del área de Renta Variable 

Dominic Rossi
 
No es en absoluto sorprendente que estemos donde estamos. Parece que Grecia tiene muchas probabilidades de abandonar el euro.
 
Preveo un incremento de las primas de riesgo en los mercados de deuda pública. De hecho, la reacción de los mercados de deuda pública y acciones ya está descontando la realidad de una salida de Grecia. Parece probable que España tenga que solicitar pronto ayuda oficial del BCE y el FMI para recapitalizar sus bancos. Soy un poco más optimista sobre la situación en Italia, porque al menos el país empieza a registrar el superávit primario que necesita para estabilizar las cosas.  
 
Si Grecia abandona la moneda única, aunque creo que es más una cuestión de cuándo, se plantearían dos posibles situaciones. En un caso así, lo primero que ocurriría normalmente es que el FMI se desplace a Atenas para mantener conversaciones bilaterales. Después, podría hablar directamente con el banco central de Grecia y con el gobierno, algo que no ha podido hacer en el pasado por la presencia de los representantes europeos de la troika. Con el BCE fuera de la ecuación, se daría una relación puramente bilateral entre el FMI y el gobierno y el banco central griegos. Entonces, el FMI concedería a Grecia un préstamo dirigido en gran parte a que el país pudiera comprar energía, ya que es un importador neto de petróleo. Grecia se comprometería a aplicar un programa de austeridad para poder acceder a los fondos del FMI. Así ocurrió con la mayor parte de los mercados emergentes durante las crisis de finales de la década de 1990.  
 
Desafortunadamente, esto sólo puede pasar si el gobierno es de corte ortodoxo y moderado. Sin embargo, si los sondeos no mienten, este no es el tipo de gobierno que va a tener Grecia. Lo más probable es un ejecutivo que rechazará la austeridad. En ese caso, es posible que Grecia intente hacer las cosas por su cuenta e imponga controles al capital, como hicieron algunos países emergentes, en concreto Malasia. Para los griegos la situación es muy difícil.
 
¿Pueden contenerse los problemas griegos?
 
Evitar el contagio es vital si se quieren limitar las amplias repercusiones de una salida de la zona euro para los mercados. El aspecto clave después de una posible salida de Grecia son los sondeos de opinión tanto en Italia como en España. Lo mejor sería que viéramos un cambio radical de actitud en estos países a medida que se vayan alejando de la perspectiva de seguir el ejemplo griego. Esto daría más legitimidad a los esfuerzos de los gobiernos italiano y español para avanzar y hacer lo que tienen que hacer.  
 
El entorno probablemente será muy difícil para los inversores bursátiles durante los próximos doce meses. Como hemos visto hasta ahora durante la crisis, las iniciativas políticas seguirán teniendo sin lugar a dudas un efecto positivo en el mercado, pero el efecto durará poco, apenas uno, dos o tres meses. Resulta imposible pronosticar cuándo se producirán esos movimientos al alza o cuál será su magnitud. Sin embargo, actualmente existen demasiados obstáculos para que las Bolsas registren avances significativos a largo plazo. Todavía hay que resolver los diferentes problemas de la zona euro y el proceso de desendeudamiento de los bancos, y todo ello antes de que hayamos siquiera comenzado a considerar los problemas presupuestarios de EE.UU., que se han aparcado ante la proximidad de las elecciones presidenciales.  
 
Los mercados continuarán pasándolo mal durante los próximos meses. Seguiremos poniendo el acento en empresas de alta calidad con sólidas estructuras de financiación y generadoras de flujos de caja. La preservación del capital sigue siendo el aspecto más importante para los inversores. La renta variable con reparto de dividendo se mantiene como una estrategia importante y está funcionando bien.  
 

Andrew Wells, Director Mundial de inversiones del área de Renta Fija y del grupo de Soluciones de Inversión  

Andrew Wells

La opinión generalizada en estos momentos es que estamos en un entorno de intolerancia total al riesgo, pero como las influencias son de una índole tan política, resulta muy difícil analizar las cosas sobre la base de los fundamentales económicos. En este entorno, el mercado está descartando totalmente el riesgo. Lo interesante es que desde la perspectiva de la renta fija la gente no está vendiendo activos, por lo que las rentabilidades totales de los bonos siguen siendo buenas; de hecho, las rentabilidades en el año son positivas.  
 
La liquidez es escasa en estos momentos, pero los fundamentales crediticios fuera de los gobiernos en dificultades no se han deteriorado considerablemente. Este hecho ha brindado apoyo a la mayoría de las valoraciones en los mercados de renta fija. Además, la mayor parte del dinero oportunista salió de estos mercados en anteriores fases de ventas, por lo que no estamos viendo un funcionamiento desordenado en estos momentos.  
 
Sin embargo, sí estamos detectando algunos cambios importantes en lo que denominamos credit basis o base de crédito (la diferencia entre el efectivo y los derivados), ya que se está ampliando. La gente está cubriendo su riesgo comprando protección, pero no está vendiendo sus instrumentos en efectivo, y esta evolución del mercado tenemos que vigilarla estrechamente porque si la base se amplía demasiado, se producirá aún más volatilidad.
 
En términos generales, la situación griega tiene que resolverse antes de que pueda instaurarse de nuevo una confianza real. Se tiene que producir una escisión de Grecia y después una manifestación contundente de apoyo, ya sea a través de la recapitalización de los bancos, una operación de refinanciación a 5 años o más estímulos económicos para los estados del euro que siguen rezagados.  
 
Resulta interesante constatar que las cosas no han cambiado mucho económicamente hablando en los últimos meses. Sin embargo, los mercados sí se han dado cuenta de que no se puede negociar una refinanciación a largo plazo con un gobierno que no existe o tiene una composición muy incierta. Lo que realmente está alejando a Grecia de Europa es la falta de estabilidad política a largo plazo. Los políticos griegos saben que su posición negociadora es débil, pero también deberían saber que si salen del euro, la situación tiene más probabilidades de empeorar que de mejorar.  
 
Es evidente que no existen deseos de invertir en riesgo en estos momentos. No hemos visto un rebote significativo desde los niveles actuales en muchos de los activos de riesgo. La gente está muy nerviosa y le preocupa que éste no sea más que otro capítulo de una historia terrible. Esperamos que la situación se prolongue durante todo el verano y que siga habiendo incertidumbre política conforme nos vayamos acercando al otoño de este año.
 
Se necesitan desesperadamente mejoras del crecimiento del PIB y de momento no se están viendo. En EE.UU., todas las miradas están puestas en los datos económicos y las pruebas disponibles sugieren que la recuperación se ha debilitado con respecto al final del año pasado.  
 
Un aspecto que preocupa es una posible caída importante de las acciones desde los niveles actuales, ya que podría provocar dificultades en los mercados de deuda. Por el momento, preferimos EE.UU. por la dinámica de este mercado y por los atractivos rendimientos de los bonos corporativos.
 
En lo que respecta a las oportunidades para los inversores, hemos visto rentabilidades positivas en lo que llevamos de año en la renta fija con calidad crediticia. Estas rentabilidades positivas probablemente continuarán, especialmente en esas empresas de alta calidad que están bien gestionadas y pueden seguir financiándose a bajo precio.
 
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados con "Es el momento de centrarse en la calidad. La visión de Fidelity"

Etiquetas: Fidelity · Andrew Wells · Dominic Rossi



Añadir comentario
1
Comentarios
1 tonimangri
23 de mayo de 2012 (00:17)

Buenísima aportación a la página!! muy interesante!! Una opinión de celebridades financieras como Andrew Wells y Dominic Rossi merece mucho la pena leerla!
Un saludo y gracias por informarnos de tantas cosas interesantes!

Me gusta (1)

Recomendado por: 1 usuario



Autores

Enrique Roca

Enrique Roca

EX-Director de Carteras de Fondos de Inversion. Ha obtenido numerosos premios nacionales e internacionales siendo destacado por la revista Citywire y el Financial Times como uno de los mejores gestores europeos. Imparte masters especializados en destacadas escuelas de Negocio.

Carla Quinto

Carla Quinto

Licenciada en ADE y Derecho

María Isabel Alarcón
Rankia

Rankia

Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia.com.




RSS
e-Mail









Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.