Riviera Invest: La suspensión de pagos presagia un nuevo escándalo con cientos de afectados

Autor: Luis Torralba ( 2 de septiembre de 2008 )
Tema: Vivienda

La estafa de Riviera Invest

El pasado 21 de julio, Corporación Riviera Invest, un grupo empresarial alicantino dedicado principalmente a la promoción inmobiliaria, presentó una demanda voluntaria de concurso de acreedores (la antigua suspensión de pagos) sobre una de sus participadas, Riviera Coast Invest. Dicha solicitud se halla en el Juzgado Mercantil número 1 de Alicante, procedimiento número 428/08.

Esta circunstancia ha perjudicado a más de un millar de personas de diferentes provincias españolas (Alicante, Murcia, Málaga y Granada), que a lo largo de estos últimos años han estado comprando apartamentos o estudios de Riviera Invest.

Unos apartamentos/estudio por los que sus propietarios debían cobrar una rentabilidad anual garantizada (abonada mensualmente), tal y como ha venido anunciando Riviera Invest a bombo y platillo en los últimos meses a través de distintos medios de comunicación, pero que de un tiempo a esta parte han dejado de percibir según han informado personalmente algunos de esos compradores a este semanario.

Tal situación ha provocado que muchos de ellos hayan hecho frente común a través de la Asociación de Afectados por el Grupo Riviera, que está representada legalmente por el letrado José Luis Escobar, el cual afirma haber interpuesto una demanda por presunta estafa en un juzgado alicantino.

"Se trata de una estafa en toda regla", advierte el abogado, que reconoce desconocer el alcance real del número de afectados "porque cada día aparecen más, dado que muchos de ellos estaban de vacaciones y no se han enterado hasta ahora".

La forma de actuar de Riviera Invest, presidido por un conocido empresario de Benidorm, Roch Tabarot, es llamativa. Riviera Invest ofrece a sus potenciales clientes la posibilidad de rentabilizar sus ahorros a través de la compra de un estudio/apartamento, pero no para especular con una hipotética subida de su valor y posterior venta. Se trata de que una vez construido el inmueble -y pagado en metálico-, la misma empresa que lo vende, Riviera Invest, ofrece la posibilidad de alquilarlo a terceras personas con una rentabilidad garantizada anual del 7% para el comprador (hasta hace poco era del 6%).

Cheques sin fondos en Riviera Invest

Por tanto, la compañía actúa como promotora y gestora al mismo tiempo, es decir, promoviendo los bienes inmuebles para su venta al mercado inversor y posteriormente gestionando dichos estudios/apartamentos hacia los usuarios finales.

A priori, la de Riviera Invest se trata de una buena inversión, más si cabe teniendo en cuenta los tiempos que corren para el sector del ladrillo. Sin embargo, los problemas han comenzado cuando los compradores han dejado de percibir tal garantizada rentabilidad e incluso, como ha señalado uno de ellos a este semanario, recibiendo cheques sin fondos por parte de Riviera Invest y que algunos de los apartamentos/estudios o no existían o estaban a medio construir.

Riviera Invest ¿un nuevo caso como Afinsa?

Lo peor ha sido cuando sin saber qué había sido del dinero entregado a cuenta de sus apartamentos, los inversores conocieron la noticia de que la empresa con la que habían firmado la compra del estudio, Riviera Invest o alguna de sus filiales, se declaraba el pasado 21 de julio en suspensión de pagos. ¿Se encuentran estos ahorradores ante un nuevo Afinsa-Fórum Filatélico?

La promotora se anunciaba hasta hace unos meses bajo el sugerente reclamo de "¿Quiere hasta un 6% de rentabilidad con una inversión diferente?". Y aún la semana pasada, con un mes de suspensión de pagos sobre la espalda, Riviera Invest lo continuaba haciendo en su web (www.rivierainvest.es) aumentando la ´rentabilidad´ hasta el 7%. Una oferta que pasa por combinar la alta rentabilidad garantizada con la creación de un sólido patrimonio inmobiliario.

Tan llamativo modelo de negocio, el creado por Riviera Invest, ya condujo a este semanario a investigar a finales del mes de julio del pasado año (números 351 y 352), su cuando menos sorprendente actividad inversora, más propia de una empresa de servicios de inversión que de una promotora inmobiliaria. De hecho, tanto el Banco de España como la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) confirmaron a EL BOLETÍN que Riviera Invest no se hallaba debidamente inscrita en sus registros para poder prestar servicios de inversión.

Sin embargo, Riviera Invest domiciliada en Alicante, pero cuyas oficinas centrales están en pleno centro de Madrid, no sólo ha seguido ofreciendo tan ´innovador´ producto de inversión sino que todavía hoy se puede observar en su web cómo ofrecen rentabilidades anuales garantizadas que llegan al 9% en función del proyecto y las condiciones contractuales.

"Somos una víctima más" declaran desde Riviera Invest

Para comprobarlo basta con entrar en dicho portal y pinchar sobre ´MIPIM 2008´. Dicho acrónimo corresponde al Mercado Internacional de Profesionales Inmobiliarios, el gran escaparate mundial del sector que se celebra todos los años en Cannes (Francia).Tal y como figura en la citada web, los responsables de Riviera Invest presentaron a inversores institucionales diversos proyectos entre los que figuraban complejos hoteleros-residenciales con todo tipo de comodidades en Málaga, Granada, La Vila Joiosa y Marrakech.

Germán Piñeiro, director de Marketing de Riviera Invest, ha manifestado a este semanario que la decisión de presentar un concurso voluntario de acreedores está motivada por la situación del sector. "Nos consideramos una víctima más de la crisis del ladrillo", asegura.

Piñeiro reconoce que la empresa "intentó devolver el dinero o dar alternativas para recuperar la inversión, siempre actuando de buena fe"; mientras que el hecho de que algunos cheques no hayan podido disponer de fondos está motivado "porque la empresa no puede atender ningún pago a la espera de la resolución judicial, pero eso no significa que no tengamos liquidez".

El directivo de Riviera Invest, descarta cualquier tipo de actividad fraudulenta llevada a cabo ("como fotocopiar avales"), a la vez que mantiene que "se harán frente a todas las deudas contraídas con los afectados, que por otro lado no son ni miles ni cientos". Piñeiro ha manifestado a EL BOLETÍN que el abogado de la asociación de afectados, José Luis Escobar, se está dedicando a "hacer una campaña de pánico social a través de afirmaciones absolutamente falsas. De ahí que le hemos presentado tres querellas: por difamación, injurias y calumnias".

Uno de los afectados por la presunta estafa, Pascual Martínez, un ciudadano de Cartagena, no tiene la misma opinión que Riviera Invest. Martínez afirma que sus ahorros "de toda la vida" se han evaporado como por arte de magia. "Invertí 45.000 euros en dos apartamentos en Murcia, que nunca llegué a ver. Primero me dijeron que no los iban a construir y luego me fueron dando pagarés sin fondos. Todo fueron mentiras y más mentiras".

Corporación Riviera Invest es la empresa matriz de este grupo en la que se integran los servicios centrales del mismo, así como la propiedad del capital social de las empresas que lo conforman y que son cuatro: Riviera Invest Promociones, Riviera Invest Gestión, Riviera Centre of Sporting Excellence y la Fundación Riviera.

La actividad promotora de esta corporación focaliza su actividad hacia la compra, construcción y comercialización de complejos residenciales temáticos destinados al colectivo universitario (Ulyss), personas mayores (Jardines del Edén), ejecutivos (Business City) y turismo (Delfín).

Roch Tabarot, presidente de Riviera Invest y compañero iniciático de Zaplana

Roch Tabarot, empresario español de origen francés/agelino, no sólo es la cabeza visible del holding alicantino sino que continúa al frente de un buen número de sociedades, bien como presidente o bien como administrador único. Además de Riviera Invest (y de todas sus empresas satélites), Roch preside el Casino Costa Blanca de La Vila Joiosa.También hace lo propio con una empresa dedicada a la organización y celebración de apuestas deportivas, loterías y otros juegos (Retra), además de otra que presta servicios en restaurantes (Hocoba).

Como administrador único aparece en dos empresas más dedicadas a la promoción inmobiliaria: Aglabahia, ubicada en la Urbanización Golf Bahia en Finestrat (Alicante); y Promoalacant, en pleno centro de Alicante. Se da la circunstancia de que en todas esas empresas, salvo en el caso del Casino Costa Blanca, figuran reclamaciones administrativas, todas ellas de créditos incobrables con distintos organismos.

Tabarot es muy conocido en Benidorm y fue amigo de Eduardo Zaplana cuando éste era sólo un joven abogado buscándose la vida. Una vez que Zaplana alcanzara la alcaldía de la ciudad a través de una tránsfuga, Tabarot siguió en contacto con su amigo.

A mediados de los noventa y con Zaplana ya presidente autonómico, Tabarot se hizo con el Casino Costa Blanca a través de una de sus sociedades, Benilexa, pero Hacienda negó la licencia de explotación a este empresario francés afincado en Benidorm por las deudas que acumulaba con la Generalitat por impago de tasas sobre el juego. Para saldar dicha deuda recurrió a diversas opciones.

Una de ellas, tal vez la más sonada, fue la de presentar como aval unos terrenos sobre los que había alcanzado un acuerdo con la constructora valenciana Cleop para construir una urbanización de lujo. Sin embargo, el fisco se negó y Cleop acabaría entrando en suspensión de pagos más adelante. A lo largo de todo este tiempo, dicho casino ha sido intervenido por la Generalitat en varias ocasiones por sus múltiples irregularidades.

Jose Luis Escobar, abogado de la Asociacion de Afectados por el Grupo Riviera

–¿Nos encontramos ante una simple quiebra empresarial o hay algo más?
–Partiendo de que la situación actual está determinada por una crisis crediticia y de venta de inmuebles, Riviera Invest no se ve afectada por ninguno de estos factores. Primero porque dispone de 25 millones de euros de crédito para la promoción y compra de terrenos. Y segundo porque había vendido todo, incluso lo que todavía no habían empezado a construir. Estamos ante un fraude masivo en toda regla.

–¿Está hablando de algún tipo de delito?
–Si entregar fotocopias en color como si fueran avales no es delito, si comprar un inmueble libre de cargas y luego sí tenerlas no es delito, si prometer un 6% de intereses y no pagarlos no es delito, si quedarte con dinero a cuenta no es delito...

–¿Qué medidas van a adoptar al respecto?
 –Básicamente medidas penales y pleitos civiles para la rescisión de contratos.

–¿Cuántos pueden ser los afectados y a cuánto asciende el presunto fraude?
–De momento contabilizamos más de un millar de afectados que están repartidos en distintas provincias, pero principalmente en Murcia, Alicante, Málaga y Granada. En cuanto al importe presuntamente estafado bien podemos hablar de más de cuarenta millones de euros.

–¿Por qué ningún organismo ha intervenido antes de que Riviera Invest se declarase en suspensión de pagos?
–Eso mismo me pregunto yo. No entiendo como un periodista se dio cuenta y ni el Banco de España, ni la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ni ningún otro organismo oficial se percató de ello, pese a que ese mismo periódico se puso en contacto con ellos advirtiéndoles de lo que se estaba cociendo.

–¿Ni siquiera el Instituto Nacional de Consumo?
–Tampoco, pero vamos a dirigirnos a ellos porque creo que tienen mucho que decir.

–¿Qué papel han jugado en todo esto los bancos?
–La actitud de la CAM, Banco Popular, Caja Murcia y Ruralcaja, las entidades con las que trabaja Riviera Invest, es cuanto menos sospechosa por no exigir cuentas a la empresa. Como dato curioso debo decir que los apoderados de estas entidades bancarias no han dado señales de vida en los últimos siete meses. Por algo será.

–¿En qué situación se encuentran los afectados y qué futuro les espera?
–Imagínese. La situación es desesperada y el futuro incierto porque se han quedado en el camino los ahorros de muchas familias que ahora no pueden recuperar el dinero invertido.

–¿Dónde está el dinero que presuntamente ha volado?
–Eso quisiera saber yo, pero creo que al menos 50 millones de euros están en Marruecos porque sabemos que allí quieren hacer lo mismo que aquí. Lo que es un hecho es que Riviera Invest está en concurso voluntario, no tiene liquidez y con sobreseimiento general de pagos, pese a que recibió docenas de millones de euros en depósitos por venta de inmuebles sobre plano que jamás construyó.

–¿Se ha puesto en contacto con ustedes algún responsable de Riviera Invest?
 –De momento no, pero me consta que a primeros de septiembre quiere hablar conmigo el propio presidente, Roch Tabarot.

–Por último, ¿es cierto que los responsables de Riviera Invest tienen previsto querellarse contra usted? ¿De qué le acusan?
–Efectivamente, así me ha informado su letrada. ¿Los cargos? Difamación, injurias y calumnias. Su mejor defensa sería pagar. Querellarse molesta, pero no solventa nada.

Riviera Invest construyó su sede eludiendo las normas urbanísticas de Alicante

La sede central de Riviera Invest en Alicante se ubica en el antiguo emplazamiento del Liceo Francés, es decir, en lo que se conoce como zona dotacional donde sólo pueden ubicarse escuelas o cualquier otro servicio público. Los responsables de Riviera Invest se curaron en salud domiciliando allí la Fundación Riviera. Unos responsables que fueron detenidos el pasado miércoles 10 de septiembre tras la orden dictada por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, el mismo que llevó el caso Afinsa/Fórum

En la actualidad, la Fundación Riviera Invest tiene sus oficinas radicadas en un emplazamiento de la ciudad de Alicante que debería estar ocupado por una escuela o cualquier otro servicio público. Se trata de un edificio de la Avenida Albufereta, anteriormente ocupado por el Liceo Francés, que a su vez alberga también las oficinas centrales de Riviera Invest en Alicante.

Sin embargo, según comenta a este semanario un reconocido urbanista de la provincia de Alicante conocedor del PGOU de dicha ciudad, el suelo sobre el que está construido el edificio es dotacional ´escolar´, por lo que la ocupación de estas oficinas no cumple la normativa urbanística del vigente PGOU de Alicante. Tal vez en la próxima revisión se cambie su actual uso. Pero, por el momento, estas instalaciones no podrían estar ocupando este edificio.

La Concejalía de Urbanismo de Alicante ya denegó la licencia para las oficinas de Riviera Invest en 2007 por no permitirse dicha actividad en este inmueble. Sin embargo, y bajo la apariencia de una fundación, la empresa acabó instalándose en este emplazamiento después de llevar a cabo una profunda remodelación, también sin autorización municipal.

Detenciones y arrestos en Riviera Invest

La detención de los responsables de Riviera Invest se produjo la noche anterior a la dimisión de Luis Díaz Alperi como alcalde de Alicante. Precisamente su sustituta, Sonia Castedo, fue la concejala que denegó los permisos de construcción de la sede central de Alicante a Riviera Invest.
A última hora de la tarde del pasado miércoles 10 de septiembre, cerca de una veintena de policías de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Comisaría General de la Policía Judicial, muchos de ellos llegados expresamente desde la capital de España, detuvieron a la cúpula directiva del Grupo Riviera Invest. La detención se produjo después de que el magistrado titular del Juzgado Central de Instrucción Número 1 de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, el mismo que llevó el caso Afinsa/Fórum Filatélico, ordenara su detención por el posible riesgo de fuga.

El presidente de Riviera Invest, Roch Tabarot, junto con cuatro directivos y la abogada de Tabarot, Sonsoles Sánchez, eran arrestados en plena pista del aeropuerto de El Altet cuando se dirigían en una furgoneta a coger un avión previsiblemente hacia Marruecos.
José Luis Escobar, presidente de la Asociación de Perjudicados del Grupo Riviera, estuvo presente en el aeropuerto alicantino junto con más de un centenar de afectados. "Queríamos evitar a toda costa que los responsables de Riviera Invest lograran salir del país", apunta Escobar a este semanario.

El principal cargo al que se enfrentan los administradores de Riviera Invest es el de una presunta estafa inmobiliaria y falsedad documental a cientos de personas, principalmente de las provincias de Alicante, Murcia, Málaga y Granada. "Podríamos estar hablando de más de 100 millones de euros y un número de afectados por encima del millar", señala el abogado.

Los reguladores sabían lo de Riviera Invest

El ´modus operandi´ de Riviera Invest era bastante peculiar: la empresa ofrecía a sus potenciales clientes la posibilidad de rentabilizar sus ahorros a través de la compra de un estudio/apartamento de una media de 20 metros cuadrados, pero no para especular con una hipotética subida de su valor y posterior venta.

Una vez construido el inmueble -y cobrado en metálico-, la misma corporación que lo vende ofrecía la posibilidad de alquilarlo a través de una filial suya a terceras personas ofreciéndoles una rentabilidad garantizada anual del 7% para el comprador (hasta hace poco era del 6%).

Tal operativa fue puesta en conocimiento por este semanario a finales de julio del pasado año tanto al Banco de España como a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El primero llevó a cabo una inspección a lo largo de dos semanas, tal y como lo confirmó a este periódico un portavoz oficial del Banco de España, aduciendo que la inspección "se centró exclusivamente en analizar si la empresa realizaba actividad reservada a las entidades de crédito como es la captación de fondos reembolsables del público". Sin embargo, la conclusión de los inspectores fue que "la actividad de Riviera Invest era distinta, por lo que no cabía la intervención del Banco de España". La CNMV, por su parte, se limitó a reconocer que Riviera Invest  "no estaba debidamente registrado para ofrecer servicios de inversión".

El último detonante del affaire fue cuando Riviera Coast Invest presentó el pasado 21 de julio una demanda voluntaria de concurso de acreedores. Fue entonces cuando los afectados se reunieron en una asociación, cuyo abogado, José Luis Escobar manifestó en una entrevista en EL BOLETÍN, "que si entregar fotocopias en color como si fueran avales no es delito, si comprar un inmueble libre de cargas y luego sí tenerlas no es delito, si prometer un 6% de intereses y no pagarlos no es delito, si quedarte con dinero a cuenta no es delito...".

Este semanario ha tratado de contactar con Riviera Invest vía telefónica, pero lo único que ha logrado es un mensaje grabado donde una voz femenina advierte que durante los meses de julio y agosto, Riviera Invest tiene horario de verano, de nueve a dos de la tarde. Dicho contestador salta a cualquier hora del día.

Al cierre de esa edición, la cúpula directiva de Riviera Invest todavía no había comparecido ante el juez Santiago Pedraz, titular del Juzgado Número 1 de la Audiencia Nacional. Un portavoz oficial de la Audiencia Nacional advertía a este periódico que los administradores de Riviera Invest "pasarán mañana sábado día 13 a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Elche".

De momento es la Fiscalía de la Audiencia Nacional la que está asumiendo la investigación, pero el portavoz de la Audiencia reconocía en la mañana del viernes 12 a EL BOLETÍN que "en cualquier momento podría trasladarse a la Fiscalía Anticorrupción". Una decisión cuanto menos singular dado que el Fiscal Anticorrupción habitualmente se dedica a asuntos de corrupción de funcionarios y políticos. El mismo portavoz de la Audiencia señalaba que "habitualmente la Brigada de Delitos Económicos de la Policía Judicial trabaja codo con codo con la Fiscalía Anticorrupción". Será pues la justicia la que termine pronunciándose sobre un caso que devuelve a la memoria el affaire Afinsa/Fórum Filatélico.

El clan Tabarot, directivos de Riviera Invest, una familia muy especial

La detención de Roch Tabarot en el aeropuerto del Altet de Alicante es el último episodio de esta saga familiar en la que se mezclan ambición, poder, política y lucha armada. Su padre, Robert Tabarot –un octogenario caballero con la Orden Nacional del Mérito y uno de los antiguos comandantes OAS (grupo activista contrario a la descolonización de Argelia)– coordina la actuación económica y política de sus tres hijos: Roch, Michéle y Philipp, según informaciones publicadas en noviembre pasado por el semanario francés l’Express. Hasta el momento, Roch (1960) habría desarrollado la vertiente económica desde Alicante, mientras sus hermanos Michèle (1962) y Philippe (1970) han alcanzado posiciones de primer orden en el UMP, el partido de Nicolás Sarkozy.

Para el semanario francés, el sufrimiento causado por el exilio, unido a una fuerte politización, ha cohesionado a este grupo familiar hasta formar un auténtico clan. Su máxima: resistir en el combate hasta dejar KO al adversario. Michèle, alcaldesa de Le Cannet (localidad próxima a Cannes), diputada de la Asamblea Nacional y responsables de la política de adopciones, es uno de los políticos más prometedores del partido del presidente francés. L’Express asegura que en cada cita electoral todo el clan se reúne en un lugar secreto y Roch organiza la velada. Una policía omnipresente, activa política cultural y deportiva y autoritarismo casi dictatorial, son los rasgos característicos de su forma de gobernar. A la sombra de su hermana, Philippe ha llegado a secretario general de la UMP de Cannes Centro y candidato a la alcaldía, aunque de momento se conforma con ser de la oposición.


La publicidad engañosa de Riviera Invest hizo de señuelo para muchos ahorradores

El estallido del affaire Riviera Invest devuelve a la memoria el caso Afinsa/Fórum Filatélico, pese a que unos ‘negociaban’ con pequeños apartamentos y otros lo hacían con sellos de correos. Sin embargo, ambos comparten el mismo denominador común: la manifiesta ausencia regulatoria. Ni el Banco de España, ni la CNMV, ni siquiera el Instituto Nacional de Consumo han cogido el toro por los cuernos. Más bien todo lo contrario, lo han mareado y al final el bicho ha terminado por empitonar a otro buen número de ahorradores. Los reguladores españoles conocían, como mínimo desde julio de 2007, lo que se estaba cociendo en Riviera Invest, dado que este semanario les consultó sobre ello. Han tenido que pasar más de doce meses para que un juez decretara la detención de la cúpula de los directivos de Riviera Invest, mientras aumentaba el número de inversores que depositaban sus ahorros en los productos de Riviera Invest.

Fue a partir del pasado mes de abril cuando muchos de ellos comenzaron a no recibir sus abonos mensuales “garantizados”, tal y como anunciaba a bombo y platillo Riviera Invest. Una publicidad que resultó engañosa y que sirvió para que este semanario iniciara la investigación que ha culminado con la detención de los administradores de Riviera Invest. Sin embargo, dicha publicidad cautivó a muchos inversores sin saber a lo que se atenían. ¿Realmente una empresa que no es un banco ni una caja de ahorros puede ‘garantizar’ una rentabilidad mensual del 6% como si de un depósito se tratara? Los órganos reguladores españoles deberían de haber actuado mucho antes, pero también los inversores deberían haberse informado debidamente cómo era posible cobrar una rentabilidad que en la gran mayoría de los casos no la ofrecía entonces –ni ahora–, ni un depósito bancario, ni un fondo de inversión, ni siquiera una Letra del Tesoro. Instrumentos de inversión debidamente regulados. Para evitar casos como los de Afinsa y/o Riviera Invest habría que potenciar dos aspectos fundamentales: por un lado, una regulación efectiva y firme; por otro, la cultura financiera. Desgraciadamente todavía hay quien piensa que se cambian duros a cuatro pesetas. Como también los que en pleno siglo XXI se mueven como pez en el agua como el Lazarillo de Tormes hace nada más y nada menos que cinco siglos.  

Auto judicial del caso Riviera Invest

Artículo publicado en la revista El Boletín

Artículos relacionados

Comprobaciones antes de comprar una vivienda: Comprar casa es fácil (III)
Avalar una hipoteca
Las claves legales del caso Fórum Filatélico-Afinsa
Última hora del caso Fórum Filatélico y Afinsa
Etiquetas: vivienda · inmobiliaria
Añadir comentario
1
Comentarios
1 Puerto
19 de septiembre de 2008 (14:26)

Me parece un buen artículo, pero no estoy de acuerdo en que la gente que invirtió debería de haber sospechado que nadie da duros por pesetas.
Soy un afectado y le aseguro que antes de invertir investigue todo lo posible, pero en este país donde llames, la información siempre es buena para este tipo de gentuza.
Es sencillo para personajes como Tabarot – Fernández – Germán Piñeiro etc. engañar a la gente , pues ya de entrada se le permitió una publicidad bajo mi punto de vista engañosa, con anagramas de ciertos bancos, no es el inversor el que se tiene que preocupar de este punto, para eso existen organismos con personal, se supone cualificado, para investigar este tipo de fraude y adoptar las medidas oportunas.
En cualquier caso el único error que para mi hemos cometido los inversores de este producto es fiarnos y pensar que los organismos competentes estaban pendientes de estos estafadores, que ofertaban productos financieros, cosa que no ha ocurrido, con el agravante de que los han soltado por 60.000 y 40.000 Euros.
En los medios de comunicación se habla de una estafa de 70.000 Euros así que con un desfase tan grande entre el fraude y la fianza, hará pensar a mucha gentuza como esta, que vale la pena estafar el ahorro de toda la vida de mucha gente.
Tambien tengo mis dudas si no han intervenido personajes de mayor peso.
Un saludo

Me gusta

Recomendado por: 3 usuarios

Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar