Rentas Vitalicias: ¿Qué son y cómo funcionan?

Autor: Consumer.es ( 6 de julio de 2006 )
Tema: Banca, Seguros

En la actualidad hay más de dos millones de personas que cuentan con un seguro de este tipo en España

Planificar el ahorro con vistas al futuro, sobre todo de cara a afrontar periodos en los que pueden reducirse los ingresos o ampliarse los gastos, es hoy día una necesidad e incluso una obsesión para numerosas familias españolas. Para potenciar y promover esta práctica, en el mercado están ganando interés los denominados seguros de rentas vitalicias.

El Gobierno estudia introducir nuevas ventajas fiscales que hagan más atractivos estos vehículos de ahorro, muy útiles, sobre todo para complementar la pensión pública de jubilación. Estos seguros, que ofrecen un interés de en torno al 3% anual, permiten disponer de una renta mensual de forma vitalicia. En la actualidad, hay más de dos millones de personas que cuentan con un seguro de este tipo en España. Con los incentivos fiscales que se introducirán con la nueva reforma fiscal de 2007, las expectativas anticipan una mayor demanda del producto.

¿Qué son las rentas vitalicias?


Los seguros de rentas vitalicias se van imponiendo en el mercado, sobre todo, debido a la preocupación que existe por complementar adecuadamente las pensiones públicas de jubilación, en numerosos casos insuficientes para mantener el nivel de vida de sus titulares. Esta es su principal finalidad. No obstante, en general, los seguros de rentas vitalicias sirven para planificar el ahorro de que se dispone (que debe de ser de una cuantía destacada, para que la renta sea también significativa) y dosificarlo en forma de rentas a partir de un determinado periodo.

El seguro de rentas vitalicias es una modalidad de los seguros de vida-ahorro en la que una entidad aseguradora, a cambio de una prima única (es decir, el pago en una vez de una determinada cantidad de dinero), garantiza al asegurado una renta periódica, que puede ser mensual, trimestral... hasta su fallecimiento. Esa renta que pagará la aseguradora incluye el pago de un interés atractivo, que en la actualidad supera el 3% anual.

Este tipo de seguro de rentas vitalicias sirve para que el ahorrador convierta una cantidad de dinero, normalmente elevada, en un pago periódico vitalicio. Es decir, los clientes conocen en cada momento la renta mínima que van a percibir, con la garantía de un interés mínimo durante toda la operación. Ignacio Baeza, de Mapfre, señala que el producto requiere un perfil de cliente muy determinado, con una cierta edad y con un ahorro ya constituido, que luego se irá percibiendo en el tiempo con una rentabilidad moderada.

Además de la renta mensual, en la contratación del producto se puede solicitar también la cobertura por fallecimiento, es decir, la suscripción adicional de un seguro de vida. Si se contrata esta cobertura, que suele ser lo más habitual, cuando el asegurado fallece sus beneficiarios recibirán la prima única dispuesta más o menos un pequeño porcentaje (que puede ser de un 1 o un 2%, superior o inferior a la prima). El que sea un porcentaje mayor o menor a la prima aportada dependerá de cálculos técnicos que tenga que realizar la entidad.

Por ejemplo, si el asegurado al contratar el producto tuvo que pagar una prima única de 25.000 euros, a su fallecimiento el beneficiario recibiría esos 25.000 euros más un 1% adicional (250 euros), en total 25.250 euros. Manuel Álvarez, director de vida particulares de Caser, afirma que lo más habitual es que se contrate el seguro de rentas vitalicias con cobertura de fallecimiento. “Son escasas las personas que lo contratan sin cobertura de fallecimiento. Esta modalidad sólo puede interesar a individuos solos, sin familia. En estos casos, la prima única a pagar al formalizar el seguro de rentas vitalicias es menor”, afirma.

¿Cómo funcionan las rentas vitalicias?


Las entidades que comercializan las rentas vitalicias son las aseguradoras especializadas en el ramo de vida. A la hora de contratar el producto, el titular del seguro deberá desembolsar una cantidad de dinero, normalmente elevada para poder obtener una renta mensual significativa. La renta mensual vitalicia que podrá obtener dependerá principalmente de su edad, su sexo y la esperanza de vida.

Cuando un cliente se acerca a una aseguradora a contratar este producto, la entidad tiene que hacer el cálculo de cuántos años puede estar cobrando, es decir de cuál es su esperanza de vida. Por lo tanto, cuánto mayor sea el interesado menor será la disposición inicial que deba abonar a la aseguradora para obtener una buena renta, ya que se presupone que va a vivir menos años que otra persona más joven.
Por lo general, la esperanza de vida de las mujeres es mayor que la de los varones, de ahí que, a igual edad, la prima única que deban pagar al contratar el producto sea más elevada que la de los hombres. Igualmente, la renta mensual que recibirán suele ser algo más baja en la mujer que en el varón.

El producto puede ser contratado por un asegurado o por dos. “En el caso de que lo contraten dos asegurados, mientras vivan los dos cada uno cobrará el 50% de la renta. En caso de muerte de uno de los dos, el asegurado superviviente pasará a cobrar el 100% de la renta”, comentan desde Banco Sabadell. En caso de muerte del último asegurado, el beneficiario o los beneficiarios designados recibirán la prima aportada más un pequeño capital adicional. A cierre del primer trimestre del año, había en España un total de 2.086.005 personas con un seguro de rentas vitalicias.

Tipología de rentas vitalicias

En la actualidad, existen dos tipos principales de seguros de rentas:

Rentas inmediatas: el beneficiario empieza a cobrar, según se acuerde en el contrato, con carácter inmediato a la contratación del seguro (generalmente un mes). Este el seguro de rentas vitalicia más tradicional. En este caso, por ejemplo, el titular suscribe hoy el seguro y comienza a cobrar una renta mensual al mes que viene.

Rentas diferidas: El beneficiario empieza a cobrar, según se acuerda en el contrato, a partir de una fecha futura determinada. Con esta opción, un cliente puede suscribir el seguro hoy, que tiene 50 años, y puede desear comenzar a cobrar dentro de 15 (a su jubilación, con 65 años).

En cualquier caso, la duración del seguro irá desde la fecha de efecto del seguro hasta el momento del fallecimiento del asegurado. También en ambos casos, la entidad se compromete a pagar unos intereses anuales, que se calculan en función de la curva de tipos de interés a largo plazo. En la actualidad, las aseguradoras están ofreciendo sus seguros de rentas vitalicias con un interés cercano al 3% anual. Ignacio Baeza, de Mapfre Vida, afirma que el interés puede variar dependiendo de la tarifa vigente en el momento de la contratación, aunque se mantendrá fijo durante la vida de la póliza.

¿Cuáles son las coberturas del seguro de rentas vitalicias?

Como hemos mencionado, el seguro de rentas se considera un seguro de vida mixto por lo que presenta las siguientes coberturas:

Supervivencia: mientras viva el asegurado, la entidad le garantiza el pago de una renta periódica. En algunas ocasiones, existe la posibilidad de transmitirla al cónyuge en caso de fallecimiento del asegurado, si así se solicita en la contratación del seguro. Es lo que se denomina la “reversión” de la renta.

Fallecimiento: en caso de fallecimiento del asegurado por cualquier causa, la aseguradora abona un porcentaje la prima única pagada a los beneficiarios. También se puede contratar la transmisión o reversión de la renta a un segundo asegurado. En este caso, esta devolución de la prima se produciría al fallecimiento del último asegurado. Este porcentaje puede ser inferior o superior al 100%. Por ejemplo, un 98% o un 102%.

En este tipo de productos, una vez que haya sido satisfecha la prima única, los asegurados podrán solicitar tanto rescates parciales como el rescate total, siempre y cuando se haya contratado la garantía de fallecimiento. No obstante, las aseguradoras suelen imponer elevadas penalizaciones cuando los titulares desean realizar rescates del dinero acumulado.

¿A quién interesan los seguros de rentas vitalicias?


Generalmente con los seguros de rentas vitalicias, podrán asegurarse todas las personas físicas con edades comprendidas, entre los 15 y los 85 años. No obstante, los clientes ideales del producto son los mayores de 50 años. De hecho, la fiscalidad es más atractiva cuanto mayor sea el asegurado.


Manuel Álvarez, de Caser, afirma que los seguros de rentas vitalicias suelen interesar a personas que deseen planificar su futuro con un producto de vida ahorro a largo plazo. En la actualidad, los seguros de rentas están cobrando más importancia dada la tendencia demográfica que está mostrando España,
que cuenta con una población fuertemente envejecida.De acuerdo con los datos de la agencia Eurostat, en el caso de España la esperanza de vida al nacer en el año 2005 era de 75,7 años en el caso de los varones y de 83,1 años en el de las mujeres. De hecho, parece que el siglo XXI será el del crecimiento espectacular de la población mayor.


“Los seguros de rentas vitalicias son extremadamente interesantes para clientes con edades por encima de los 50 años que busquen inversiones estables con una rentabilidad adaptada a mercado muy bien tratada fiscalmente”, comenta Eduardo Borreguero, del departamento de asesoría jurídica de Caser.

“Las garantías complementarias que pueden adquirir estos seguros hace que se conviertan en un producto atractivo para clientes que han ido acumulando ahorros a lo largo de toda su vida laboral y que quieren garantizarse unos ingresos fijos mensuales para lo que les reste de vida complementarios a los que perciban por parte de la Seguridad Social. En caso de fallecimiento, les gustaría que su cónyuge siguiera cobrando esos ingresos y, si falleciera éste, que los herederos recuperaran la inversión”, añade Borreguero. Es, por tanto, un instrumento interesante para los clientes jubilados o que estén muy cerca de la jubilación, que quieran completar de forma vitalicia su pensión de la Seguridad Social.

Otro tipo de cliente al que puede interesar este producto es a padres y tutores que quieran dejar parte de los recursos a los hijos de una forma tutelada a su fallecimiento. En este caso, interesa sobre todo a familias en las que los padres han tenido a sus hijos ya bastante mayores y quieren asegurarse de que tendrán unas rentas periódicas dosificadas y que no podrán gastarse el capital de forma descontrolada.

“En general, los seguros de rentas vitalicias son interesantes ya que el concepto de pensión al que hace referencia su diseño se muestra muy atractivo para los colectivos de rentistas que desean que los productos financieros de alguna manera se autoadministre sin consumir el principal”, afirma Eduardo Borreguero. De ahí que este seguro esté diseñando pensando, particularmente, en personas de avanzada edad que perciben una elevada cantidad, por ejemplo por la venta de un inmueble.

En algunas ocasiones, esas personas prefieren que alguien se comprometa a gestionarles ese capital obtenido y que se lo devuelva en forma de renta vitalicia, ante el miedo que tienen a que se les pueda acabar por hacer ellos mismos una mala administración. Se aseguran así, un mantenimiento de su calidad de vida y poder adquisitivo. Los seguros de rentas vitalicias están diseñados concretamente para cubrir a un segmento de la población cada vez más amplio, que se preocupa más por obtener unas rentas regulares que le permitan salvaguardar su nivel o calidad de vida.

Además, son interesantes en familias con algún discapacitado menor de edad. Los padres pueden contratar este producto para que, a su fallecimiento, su hijo disminuido disponga de unas rentas mensuales que le permitan hacer frente a sus necesidades.

Ejemplo CASO1:

Una mujer con 50 años acaba de recibir una herencia y decide reinvertirla en un seguro de rentas vitalicias. Acude a la aseguradora X quien haciendo un cálculo teniendo en cuenta su sexo, edad y esperanza de vida, le solicita una prima única de 328.930 euros. Con esta prima, la entidad le asegura unas rentas vitalicias (es decir, que cobrará hasta que fallezca) de 600 euros. Comenzará a cobrarlas a partir del próximo mes y durante todos los meses de su vida, hasta que fallezca. La aseguradora también le garantiza un interés creciente de un 3% anual. Además, a su fallecimiento, el beneficiario designado por la mujer (por ejemplo sus hijos) recibirán un capital garantizado de 331.930 euros.


CASO 2:

Un varón de 60 años decide contratar un seguro de rentas vitalicias con un capital de 100.000 euros, que constituye la prima única. La aseguradora le garantiza un interés neto anual del 3,20% . En este caso, el varón decide comenzar a cobrar de forma inmediata, sin dejar pasar más tiempo. Así, la renta mensual que cobrará de por vida será de 253,97 euros. A su fallecimiento, los beneficiarios designados en el seguro de vida (cobertura adicional que suele contratarse), recibirán un capital igual al 101% de la prima aportada, es decir 101.100 euros. Si ese varón decidiera contratar el seguro de rentas vitalicias con 70 años, con la misma prima única (100.000 euros), la renta que recibiría con ese mismo interés sería de 270 euros mensuales.

¿Cuál es la fiscalidad de los seguros de rentas vitalicias?

Los seguros de rentas vitalicias tienen una fiscalidad atractiva, tanto para el asegurado como para su cónyuge o herederos en caso de fallecimiento.
Las rentas mensuales que cobre el asegurado tributan en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas como rendimiento de capital mobiliario y disfrutan de importantes reducciones que dependen de la edad de su contratante en el momento de formalizar el contrato de seguro. Estas reducciones permite que sólo tribute:


El 45% de la renta, si el asegurado es menor de 40 años.
El 40% de la renta, si el asegurado tiene entre 40 y 49 años.
El 35% de la renta, si el asegurado tiene entre 50 y 59 años.
El 25% de la renta
, si el asegurado tiene entre 60 y 69 años.
El 20% de la renta, si el asegurado tiene más de 69 años.


Ignacio Baeza, de Mapfre, asegura que de acuerdo con la fiscalidad actual, cuanto mayor es la edad del rentista, mayor es la reducción anual sobre el rendimiento, que puede llegar a ser de hasta el 80% para asegurados mayores de 70 años. “La reforma del IRPF prevista para el año 2007 contempla incluso una mejora de estos porcentajes”, añade.

La siguiente tabla resulta más ilustrativa de cómo se aplican las retenciones:

Edad en el momento de la contratación Renta exenta de impuestos Retención
Menos de 40 años 55% 6,75%
Entre 40 y 49 años 60% 6%
Entre 50 y 59 años 65% 5,25%
Entre 60 y 69 años 75% 3,75%
Más de 69 años 80% 3%


Los datos anteriores son según la actual ley del IRPF aunque está previsto que se reduzcan aún más con la nueva ley fiscal que prepara el Gobierno y que entrará en vigor en enero de 2007. El ahorro fiscal también dependerá del nivel de ingresos del titular.

En caso de fallecimiento del primer asegurado, la renta mensual que cobra el cónyuge superviviente está exenta en su Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aunque en la fecha de la transmisión de la renta (fallecimiento del primer asegurado), la transmisión de los derechos sobre la póliza debe tributar en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones por la provisión transmitida (aproximadamente por el importe de la prima única pagada), disfrutando de una reducción de 9.195 euros. El impuesto resultante se podrá fraccionar en 15 años. Esto constituye un atractivo fiscal adicional.


En caso de extinción del seguro por fallecimiento del último asegurado, el capital de fallecimiento (por ejemplo 102 por ciento de la prima única pagada) tributará en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones de los beneficiarios, con una reducción de 9.195 euros.


Pensión vivienda Una modalidad extra del producto es la renta vitalicia asociada a una vivienda, lo que se conoce como seguro vivienda pensión. Con este particular instrumento, el cliente entrega su vivienda a cambio de una renta vitalicia. Este producto, especialmente indicado para personas de edad avanzada, tiene múltiples modalidades, alguna de las cuales permite al asegurado mantener el usufructo vitalicia de su vivienda mientras está percibiendo una renta de la compañía aseguradora que complementa la pensión pública que pueda percibir. Una de las últimas modalidades que se ha creado del producto es la hipoteca inversa, que permite conseguir una renta mensual vitalicia formalizando un crédito sobre una vivienda que se tenga en propiedad, pero que no dejará de ser de su titular.

Articulo publicado por la revista consumer.

Copyright © Gracia Terrón para Consumer.es




Etiquetas: banca · seguros salud · gobierno · ahorro
Añadir comentario
1
Comentarios
1 Vidal13
17 de enero de 2013 (17:32)

Hola, buenas tardes, acabo de leer tus explicaciones y tengo una duda real sobre la RVI ;
Dispongo una renta vitalicia con una prima unica inicial de 10.000€, al y a rescatarla ( ventana sin penalización) y con un capital de fallecimiento del 98%, la prima unica se ha convertido en 9.800€.
Mi pregunta es la siguiente; no deberia poder recatar los 10.000€ como prima de rescate de supervivencia?, el 98% no corresponderia en caso de fallecimiento a mis herederos.
gracias y saludos.

Me gusta

Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.